08/05/2003 | 799

Un programa mejor que una cara

Buenas, Sr. Altamira:


Le comento que soy un estudiante universitario de 19 años y que, aunque no soy militante de su partido, tengo gran admiración por usted, ya que me parece que es el único dirigente de izquierda de la Argentina que tiene realmente capacidad política e intelectual.


Pero me tomo el atrevimiento de hacerle una crítica (creo que constructiva) sobre el desempeño de su partido en las elecciones del 27 de abril.


En vez de agitar proclamando las ideas y propuestas de su partido, lo que más se notó del PO en esta campaña fueron esos afiches con su cara que lo único que decían era «Altamira Presidente».


No estoy diciendo que esté mal sacar afiches con su cara, pero considero que en vez de hacer esto tendrían que haber sacado afiches con sus principales propuestas o críticas al sistema actual.


La gente que no conoce al PO siguió sin conocerlo, exceptuando la cara de su líder, y seguramente fueron menos los que leyeron la pequeña convocatoria a la Asamblea Constituyente que figuraba allí arriba.


El ejemplo más concreto fue una vecina mía. Es una señora de unos 55 años, que trabaja en una panadería y que toda su vida fue peronista, pero desde hace un año dice que es «ex peronista». Cerca de mi casa hay unos afiches de éstos que le critico, y el viernes último, antes de las elecciones, estaba yo hablando con ella sobre a quién iba a votar, y yo le digo: «vote al PO», y a lo que ella me contesta: «¿Al PO?… ésos para mí son milicos».


Para su tranquilidad, le digo, señor Altamira, que le expliqué a la señora que no era así, y creo que lo ha votado; pero sirve como ejemplo de la nula capacidad esclarecedora que tiene un afiche limitado a mostrar su rostro.


Eso es todo, espero que no se me enoje y le juro que si le digo esto a usted es por el respeto que le tengo.


De más estar decir que yo voté por el PO.


Bueno, no lo molesto más. Muchas gracias.


 


PD: Si me responde le estaré muy agradecido.