23/06/1993 | 394

Una vida contra la guerra

Declaración del “Partito della Rifondazione Comunista”

Nuestro compañero Guido Puletti ha muerto. Lo han matado los nacionalistas en Bosnia, junto a otros dos compañeros suyos, empeñados como él en una misión de solidaridad internacionalista con el pue­blo bosnio. Guido, que ya había participa­do en numerosas iniciativas contra la gue­rra en Yugoslavia (entre las cuales la cara­vana por la paz a Sarajevo en diciembre pasado), terminó así una vida caracteriza­da por el empeño comunista e internacio­nalista iniciado hace muchos años cuan­do, joven estudiante, en su Buenos Aires, militaba en la organización trotskista «Po­lítica Obrera». Su batalla revolucionaria no fue interrumpida ni por el golpe militar de 1976. Guido fue arrestado y torturado y cuando obtuvo su libertad fue obligado a exiliarse con su familia a Italia, tierra de la que había partido su padre, treinta años antes, pero que él no conocía. En Italia, Guido retomó la lucha comenzando con la campaña contra el mundial del ’78 en Argentina. Poco después se radica en Francia donde se convierte en dirigente de la sección francesa del Comité por la IV Internacional. Retornado a Italia a princi­pios de los años ’80 continúa su militancia en el movimiento contra la guerra. En 1989 ingresa a «Democracia Proletaria» y en 1991 en “Rifondazione Comunista».


Guido ha sabido mantener alta, del inicio al final de su vida y de un hemisferio al otro del planeta, la bandera de la libera­ción de los oprimidos, del internacionalis­mo obrero. Lo recordamos con una frase de Ernesto Che Guevara: «la cualidad más hermosa de un revolucionario es sentir dentro de si cada injusticia co­metida en cualquier lugar del mundo”. Adiós Guido no te olvidaremos.

También te puede interesar:

Junto a las luchas, en diálogo con creadoras y creadores y afilando las armas de la crítica.
Falleció a sus 85 años. Se incorporó al PO bajo la dictadura de Onganía.
En el transcurso del miércoles 25 recibimos una dolorosa noticia en nuestra organización, Leyla Gómez, una joven compañera que militó con nosotros, falleció.