23/06/2005 | 905

Universidad en Tres Arroyos, entre sueños y realidades.

Por J. M.

A principios del 2005 se comenzó en la ciudad de Tres Arroyos con un proyecto, junto a la Universidad de La Plata que, como se puede leer en las páginas del diario local La Voz del Pueblo (LVP) “se encamina a cumplir el sueño de los tresarroyenses de tener una universidad local”. No parece menor la emoción de toda una ciudad que por años vio, por un lado, como partían las filas de su juventud burguesa y pequeñoburguesa hacia las grandes ciudades, y por otro, como una mayoría era sentenciada a una educación postrada en una ciudad que poco ofrece más que trabajos mal pagos. Pero a veces el entresueño no nos deja ver con claridad la realidad que poco tiene que ver con lo soñado.



Por más que desde las páginas de LVP se intente maquillar el rostro de la “universidad soñada”, sus propias palabras no pueden ocultar una realidad que se impone a cualquier charlatanería. Porque Tres Arroyos no está rodeada de una esfera de cristal que la hace ajena al resto del país, como muchos creen o quieren hacernos creer; el proyecto de universidad local no es más que el feto que nace de las entrañas de un proyecto educativo que a nivel nacional consiste en la destrucción sistemática de la educación pública por medio del ahogo presupuestario, por parte del gobierno nacional, necesario para el mantenimiento del superávit fiscal. En este marco, pensar que las flores y los abrazos que desparrama el intendente Sánchez a Solá y Kirchner inmunizan a esta ciudad de la política de hambre que impone este gobierno “nacional y popular”, es hipócrita.



No hace falta más que leer el artículo que LVP le dedica a la “soñada universidad” para caer del sueño a la realidad: de 453 alumnos que se inscribieron en las tres carreras que ofrece el proyecto sólo 265 siguen cursando; poco mas del 42% de los estudiantes no superaron las primeras vallas que el ingreso puso en su camino. Un número más que importante si se considera que es sólo el primer peldaño de una deserción planeada de manera escalonada; otra mitad del 57% sobreviviente desertará y ya lo ha hecho debido a que una vez superado el ingreso, los compañeros tendrán que afrontar una cursada de dos días semanales, mañana y tarde, sin excepciones, sin opciones y adivinen quienes son los perjudicados… sí, los trabajadores. Señor intendente, ¿cuántas becas y/o ayudas económicas se otorgaron para que esto no sucediera?



Esto sigue; el director del proyecto Gustavo Oosterbaan y el diario local se jactan de contar con 25 computadoras para la carrera de Informática; de lo que no deben estar muy orgullosos, porque no dicen nada, es que se las tienen que turnar entre 73 estudiantes y mucho menos mencionan que para la compra de tales aparatos se utilizaron 50.000 pesos, no digan nada… a que el director es contador… acertado.



Si seguimos escarbando por debajo de las palabras de G.O. que coquetean con la “incorporación de un sistema de videoconferencias” con el que “los profesores darán las clases de apoyo desde La Plata” se encubre la miseria presupuestaria que no permitiría pagarle a los docentes para que viajen a dar las clases, o la realidad de docentes que por 2 pesos no están dispuestos a que los paseen por lo ancho de la provincia. Pero para hablar de esto es inevitable atacar a los amigos Solá, Kirchner y su política educativa y eso en tiempos de campaña no está permitido por lo que nos tendremos que conformar con ver a los profes por tele.



“Cimientos sólidos para la universidad local” escupe el título del LVP y aunque es cierto que donde se dictan las clases los techos no se caen como en algunos colegios de Capital, hasta el mismo director se ve obligado a confesar que los alumnos se quejan por las condiciones en las que cursan, es que “los chicos tienen frío” y esto debido a que el edificio consta de “una instalación preparada para el funcionamiento como correo y no como universidad” y… ¿estará habilitada?



“Los que tienen plata mandan a sus hijos a estudiar afuera y los que queremos estudiar pero tenemos que trabajar no podemos porque los horarios de las clases, al final no se quién va a estudiar en la universidad esta”, se queja Natalia. A veces la realidad golpea duro y nos despabila, y es que no hay que estar muy despierto para ver lo inocultable. El proyecto de universidad nace en un momento histórico determinado, en el que el gobierno de Kirchner intenta recomponer el capital de la quiebra del 2001, y esto a costa de salarios de hambre y un estrangulamiento presupuestario a los gastos sociales que deviene en destrucción de la educación pública y de la salud, necesarios para un superávit fiscal extraordinario destinado al pago de la deuda, el subsidio de la banca y regímenes de jubilación privados y la burguesía exportadora. En este cuadro el recién parido proyecto nace muerto y la universidad-cadáver con suerte dará unos pocos pasos hasta las elecciones de Octubre. EnKubrir esto es despertar ilusiones y esperanzas impunemente, y esto es lo que hacen desde el intendente Sánchez y la camarilla de concejales vecinalistas, pejotistas y radicales, hasta su voz mediática, el diario La Voz de Pueblo.

El modelo de la universidad local es un fiel reflejo de la política nacional, de un régimen podrido de exclusión social que se maquilla en el doble discurso progresista para ocultar sus dientes. Los partidos patronales en Bs. As. no escapan al proceso de profunda desintegración que sufren los partidos nacionales en la Argentina y en el mundo, y pasan a formar filas en el proyecto K. Sánchez no solo no denuncia el ahogo presupuestario, no solo se saca fotos y piropea con la política kirchnerista, mientras los estudiantes cursan sin calefacción o directamente no pueden cursar por las trabas de una universidad restrictiva para la clase trabajadora, Sánchez cobra un impuesto a la comunidad para tapar los baches de esa política de hambre y miseria, Sánchez y los concejales en su conjunto son la mano que aplica esta política en la ciudad, Sánchez y los concejales son cómplices de Kirchner.



Para que el proyecto de universidad no muera proyecto y sea una universidad de y para los trabajadores:-Triplicación del presupuesto para educación.



-Becas completas y ayuda económica bajo control de los estudiantes

-Boleto estudiantil para compañeros de otras localidades.

 

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género