15/07/1993 | 396

¿Vamos a construir un Centro de Estudiantes superador… o vamos a destruirlo?

Luego de que el Centro de Estudiantes del turno mañana sacara la revista con el programa, que había sido elaborado en base a propuestas hechas por los estudiantes de varias divisiones, y al resumen del debate realizado por el cuerpo de delegados, la vice-Rectora llamó a una reunión de delegados donde presentó un acta, con obligación de firmarla, proscribiendo al Centro de Estudiantes del turno manaña y a la revista publicada. Todo esto, en nombre de una regimentación, basada en supuestas “circulares”, que los estudiantes desconocemos, ya que nadie nos las ha presentado. El 90% de los delegados presentes firmaron en disconformidad y pusieron de relieve que el Centro de Estudiantes tenía que ser manejado por los estudiantes, es decir “independiente”, y no regimentado por dictámenes de la rectoría.


Junto a la situación descripta anteriormente, gente de varias divisiones presentó un acta denunciando que este Centro de Estudiantes era anti-democrático. Los delegados y estudiantes (no delegados) abajo firmantes, nos reunimos urgentemente en el dia de la fecha, y llegamos a la conclusión de que la posición de la vice-Rectora y la gente que hizo firmar el acta  está relacionada, en el sentido de que en nombre de una votación “democrática”,  se inició una campaña para destruir al Centro de Estudiantes, formado hace un mes en base a un programa que estuvo en consideración de todos los estudiantes durante un mes, y que fue votado y aprobado por la mayoría de los delegados asistentes a las reuniones. Esto está basado en que toda esta gente, que se la da de “demócrata”, jamás presentó propuestas prácticas para superar a las del Centro, ya formado. No participaron en ninguna reunión, no fueron a la marcha convocada públicamente, etc. Algunos, que participaron de las reuniones, tampoco presentaron en ninguna de ellas propuestas y tareas diferentes a las que se publicaron en la revista. Por eso la posición es “liquidadora”, ya que no hay propuestas y tareas superadoras, o por lo menos “distintas”, a las del programa del Centro.


Los estudiantes que confeccionamos esta acta, creemos que debemos superarnos; y la mejor forma es presentando propuestas acerca de los objetivos del Centro de Estudiantes. Esto fue lo que hicimos en las reuniones, notándose la “ausencia” de aquéllos que ahora reclaman un Centro “democrático y representativo”. Por eso nosotros vemos como vital luchar por un Centro Independiente con propuestas claras, y no liquidar esta perspectiva dejándonos manejar por los “consejos” de la rectoría (como la elección regimentada de los delegados y la proscripción de las libertades democráticas de libre expresión de los estudiantes, amenazándonos con saciones).


Ramos Mejía, 29/6/93


 


Matías Jelicié


(5º 1ª – subdelegado)


Sabrina P. Alvarez


(2º 2ª – delegada)


Valeria Magro


(5º 1ª – delegada)


María Reyes


(3º 2ª – delegada)


Miranda Jelicié


(5º 3ª – delegada)


Marité Palma


(2º 1ª – delegada)


Pablo Echeverry


(1º 1ª – delegado)


Natalia González


(2º 2ª – subdelegada)

En esta nota