17/06/2004 | 855

A la muerte de un canalla

Los canallas viven mucho,

pero algún día se mueren.


 


OBITUARIO CON HURRAS


Vamos a festejarlo

vengan todos

los inocentes

los damnificados

los que gritan de noche

los que sueñan de día

los que sufren el cuerpo

los que alojan fantasmas

los que pisan descalzos

los que blasfeman y arden

los pobres congelados

los que quieren a alguien

los que nunca se olvidan

vamos a festejarlo

vengan todos

el crápula se ha muerto

se acabó el alma negra

el ladrón

el cochino

se acabó para siempre

hurra

que vengan todos

vamos a festejarlo

a no decir la muerte

siempre lo borra todo

todo lo purifica

cualquier día

la muerte

no borra nada

quedan siempre las cicatrices

hurra

murió el cretino

vamos a festejarlo

a no llorar de vicio

que lloren sus iguales

y se traguen sus lágrimas

se acabó el monstruo prócer

se acabó para siempre

vamos a festejarlo

a no ponernos tibios

a no creer que éste

es un muerto cualquiera

vamos a festejarlo

a no volvernos flojos

a no olvidar que éste

es un muerto de mierda.

En esta nota

También te puede interesar:

17 muertos y decenas de heridos en el barrio neoyorquino.
Un panorama de la lucha del movimiento de mujeres y diversidades en el continente.
Comenzó un proceso de sindicalización inédito en la cadena de cafeterías.
La escritora estadounidense falleció a los 69 años. Fue una docente, activista e intelectual relevante del feminismo de clase y antirracista.
La empresa siguió operando en medio del alerta meteorológico y seis trabajadores fallecieron.