24/06/2004 | 856

Concierto de tango en la fábrica Sasetru

• Unas 1.500 personas asistieron al recital en la cooperativa de gestión obrera.


• La presentación se realizó dentro del ciclo organizado por la Secretaría de Cultura de la Nación.


Juan mira con orgullo el enorme escenario que construyó junto a los trabajadores de la fábrica Sasetru para que se pueda presentar la Orquesta Juan de Dios Filiberto. “Dos semanas estuvimos preparando el galpón, limpiándolo de hierros, desechos de la fábrica y una montaña de carbón”, cuenta este mecánico que bordea los sesenta años y es uno de los 159 integrantes de la cooperativa que quiere poner de pie esta fábrica que fue modelo en los sesenta y albergó a unos siete mil obreros.


El enorme dinosaurio fabril de hormigón y hierro, abandonado durante 20 años, se transformó el sábado último en un nuevo escenario del ciclo gratuito “Música en las fábricas”, organizado por la Secretaría de Cultura de la Nación, que se realiza en espacios recuperados por sus trabajadores.


Sasetru está ubicada en el límite donde Avellaneda deja de ser barrio obrero posindustrial para transformarse en un paisaje descarnado con casas sin terminar y techos de chapa, rodeadas de calle de tierra. Para el barrio y los integrantes de la Cooperativa de Gestión Obrera Sasetru, el concierto fue como un recreo dentro de esa larga lucha que vienen realizando en soledad hace dos años para poner a producir la fábrica cerrada.


Ante una audiencia de 1500 personas la orquesta, dirigida por Néstor Marconi, tocó durante una hora un conocido repertorio que incluyó temas como “Tiempos viejos”, “El choclo”, “Melodía de arrabal”, “Volver” y “La cumparsita”, en los que se lucieron las interpretaciones de María José Mentana y Hugo Marcel.


La jornada festiva para los trabajadores de Sasetru, que aprovecharon para inaugurar oficialmente el centro cultural Nilda Perrune (integrante de la cooperativa fallecida durante el proceso de recuperación de la fábrica) y ratificar la tenencia del establecimiento, tuvo el significativo acompañamiento de un heterogéneo público conformado por gente del barrio, piqueteros del Polo Obrero, documentalistas y otras organizaciones estudiantiles y sociales.


“Este concierto es un paso más para nosotros, porque así la gente puede conocer nuestra realidad. Lo único que queremos es trabajo genuino. Hasta ahora no tuvimos ningún tipo de apoyo de parte del Gobierno. Estamos solos y se hace muy difícil. Para poner en marcha la fábrica se necesitan unos 400 mil pesos, que generarían unos 300 puestos de trabajo. Mientras que a las privatizadas les dan subsidios millonarios”, apunta Oscar, otro de los integrantes de esta cooperativa de gestión obrera, que recibió el apoyo técnico de las universidades de La Plata, Buenos Aires y Luján.


Durante la tarde del encuentro tanguero, los mismos trabajadores oficiaron de guías por las amplias naves de la fábrica, donde una maquinaria que parece haberse quedado detenida en el tiempo espera ponerse nuevamente en funcionamiento. A la triste imagen de la fábrica vaciada, los obreros la contrarrestaron con la presentación oficial de su primera línea de pastas frescas La Sabrosa, producto del primer microemprendimiento de Sasetru que ocupa a unas 15 personas.


La música fue una excusa. El concierto hasta sufrió una breve interrupción por un corte de luz, que no amedrentó a la orquesta; su capacidad sonora le permitió seguir tocando varios minutos sin sonido. Hugo Marcel hasta se animó con una versión a capella de “El día que me quieras”, que fue acompañada por todo el público y que provocó una ovación que retumbó en el enorme galpón. Desde el escenario construido por Juan y sus compañeros, el cantante Hugo Marcel no pudo más que agradecer. “Para nosotros es un honor poder venir a tocar ante ustedes que siguen peleando por un trabajo digno.” Como respuesta, las 1.500 personas explotaron en un solo grito: “¡Sasetru es de los trabajadores!”.


 


A la Cooperativa Sasetru Gestión Obrera


Con gran alegría y satisfacción, celebramos tamaña gesta, la que pone de manifiesto que siempre “la unión hace la fuerza”.


Los abajo mencionados, adherimos desde nuestro humilde lugar de buscadores de la verdad.


¡¡¡Siempre en la lucha!!!


Grupo de los viernes


Biblioteca Teosófica de Argentina


Agrelo 3050, Capital


Horacio Alvarez, Andrea Boari, Horacio Bruno, Celia Desmoures, María Inés Hoc, Julio Leuwitt, María Martínez, Alicia Martínez, Amelia Pasi, Napoleón Ríos

También te puede interesar:

La banca del PO-FIT-U, al servicio de las luchas obreras.
Son más de 50 trabajadores de la fábrica Jocri, ubicada en Villa Ortúzar, que de denuncian patronal.
Comunicado de los trabajadores