31/05/2020

Alejandra Darín y la conducción de Actores: muy cerca del Estado y de las patronales, muy lejos de lxs compañerxs

En una entrevista reciente a Página 12, se expresó contra el reclamo por una compensación salarial votado en asambleas.
Por Julio Cortés Actuemos

La tres veces presidenta de la Asociación Argentina de Actores, Alejandra Darín, brindó este viernes 29 una entrevista a Página 12 por demás reveladora. La lectura de la misma ratifica una por una las imputaciones que desde la agrupación de artistas escénicos Actuemos, integrante de la Lista Multicolor de Actores, venimos realizando.


Darín vuelve a declarar a la dirección de nuestro sindicato, de la Lista Celeste, prescindente por el destino de los asociados, afirmando que se niegan a presentar un reclamo colectivo para que las muchas y muchos compañeres que lo necesitan accedan al Ingreso Familiar de Emergencia. Según ella, “sería un garrón” si supiéramos que estaremos un mes sin actividad, pero podríamos prepararnos para ello; lo mismo si fueran “tres o cinco, pero no sabemos”. De esa manera, omite lo que sí se sabe y se vive: que en el sector ya hemos pasado tres meses sin trabajar, o sea, tres meses sin percibir ingresos. Frente a ello, la única reacción que tuvo la dirección sindical fue avisar que había algunos bolsones de alimentos para “pasar a buscar”, ante lo cual tuvimos que advertirle que no se puede circular porque hay cuarentena, llevando a la corrección del operativo de entrega.


Muy suelta de cuerpo, la presidenta Darín afirma que “entre afiliados y no” estaríamos hablando de un padrón de “más de 10.000 actores y actrices”, cuando no se han preocupado nunca en los más de 18 años que dirigen la Asociación en hacer un censo del gremio. Cuando se han despreocupado del destino de miles de compañeras y compañeros, y se han desentendido incluso de les propies afiliades: esta dirección ha reconocido que, en los últimos tres años, redujo el padrón de más de 6.200 (en noviembre de 2017, última elección de autoridades) a los 5.200 que reconocen hoy. Se les cayó el 17 % del padrón y no hubo respuesta, ni siquiera inquietud. Por caso, para la dirección Celeste el mapa de Argentina finaliza en Bahía Blanca; de allí para el sur no hay una sola delegación sindical. Lo cierto es que existen miles de actrices y actores que superan largamente la cifra invocada por Darín, dejando claro no son para la dirección de AAA ni siquiera un número.


Ahora bien: ¿cuál fue la razón para abordar cifras de cantidad de compañeres? ¿Proponer un empadronamiento que permita reconocer el desarrollo de la actividad a nivel nacional, conocer cuántas y cuántos atraviesan una situación desesperante por la falta de ingresos? No. Darín utilizó la cifra sólo para atacar nuestro reclamo, votado en la asamblea del 30 de abril y ratificado en la reciente del 28 de mayo, por una compensación salarial, asegurando que “exigir 30 mil pesos para cada uno es una cifra que choca con las necesidades básicas que a muchos sectores de nuestra sociedad todavía no les llegan.”


En la lógica de Darín y la Celeste de Actores, la no esencialidad de nuestra tarea es también ausencia de necesidades básicas -o estas, según parece, ya estarían satisfechas. Esto cuando la presidenta, insistiendo en hablar del sector como si no tuviese responsabilidad, sostiene que “somos históricamente un gremio con una altísima tasa de desocupación” y que “en los últimos cuatro años se redujo nuestro trabajo un 52 por ciento”. Solo para no abrumar a quien esto lee, señalaremos que en ese lapso jamás convocaron a los asociados para ver como enfrentábamos colectivamente esa otra pandemia, contra la que abundaron en un “declaracionismo” que, como reconoce en la nota, ha resultado estéril.


En su afán por evitar reclamar por la situación de sus colegas al Estado y al gobierno que apoya, Darín se permite oficiar de lobbista de las patronales del sector, sosteniendo que “si las empresas productoras necesitan material tecnológico nuevo para producir ficción, también nos parece que debería haber una ley que haga que no tengan que pagar tantos impuestos para traerlas”.


El carácter antidemocrático y paternalista con que se maneja la conducción sindical que Darín encabeza queda descripto en sus palabras. Preguntada por la periodista respecto de las críticas que se le hicieran a la dirección sindical, preconizó: “creo que como sociedad hemos perdido la confianza. Nosotros somos dirigentes elegidos, y los actores y actrices tienen que confiar en que estamos trabajando activamente por la realidad que estamos atravesando”. Eligieron, como ya hemos dicho, convertir la práctica política y gremial en un acto de fe. Mientras tanto, son cada vez más las voces que se alzan reclamando por una asamblea extraordinaria para discutir cómo enfrentamos esta situación.


Mientras Darín y la dirección de Actores se esfuerzan por explicar los inconvenientes de  efectuar reclamamos reivindicativos para aliviar la situación de los integrantes de nuestro gremio –algo muy coherente con la actitud de “borrarse” del reclamo de absolución para nuestro compañero César Arakaki, preso por manifestarse contra la reforma laboral del macrismo y en proceso de juicio-, las actrices, actores, bailarinxs, titiriterxs continuamos organizándonos para dar satisfacción a nuestros reclamos.


El jueves 4 de Junio nos movilizaremos juntos a les músiques, fotógrafes y realizadores audiovisuales, al Ministerio de Cultura de la Nación, por la compensación salarial de $30.000 entre otras varias reivindicaciones resueltas en la asamblea federal de artistas escénicxs, porque sin ingresos no podemos vivir.





 

En esta nota

También te puede interesar:

Movilizan junto al Plenario del Sindicalismo Combativo.
Este viernes 11, a las 17 h, en el instagram de la agrupación Actuemos.
Este viernes 4, a las 18, en el ciclo de entrevistas por Instagram de la agrupación Actuemos
Este martes 1, a las 18 h, conversará con Andrés Mangone por el instagram @actuemos_agrupacion
Entrevista a César "Chino" Arakaki, actor y miembro de la agrupación Actuemos.
Las patronales del sector anuncian un ataque a las condiciones laborales y salariales.