24/07/2014 | 1324

Cine «El nexo» de Sebastián Antico

EXCLUSIVO DE INTERNET



Sin muchos recursos, Julio (Julio Arrieta, encarnándose a sí mismo) busca montar una obra teatral en la Villa 21 de Barracas cuando se produce una invasión alienígena. Al comienzo, los extraterrestres establecen fábricas de autos espaciales en todo el país, pero esconden un interés maligno. Todas las villas de Capital y Gran Buenos Aires se coordinan para preparar la resistencia que liberará a la humanidad.

El nexo (dirigida por Sebastián Antico, Argentina, 2007) está basada en un cuento escrito por Arrieta y en un corto que recibió la mención especial del Jurado en el BAFICI 2001. Su realización había prácticamente concluido hace siete años, pero su estreno se demoró en la última etapa por falta de financiación. Antico consiguió dinero de España y la película comenzó a exhibirse el pasado 26 de junio en el Espacio Incaa ubicado en el Gaumont.

«¿A dónde está escrito que no puede haber extraterrestres en la villa? Por lo general los extraterrestres, cuando uno mira una película norteamericana, bajan en un barrio de plata, donde hay gente de plata, hasta los marcianos tienen plata. A mí siempre me pareció que los extraterrestres no bajaban en la villa porque tienen miedo que les robemos, pero con esta película se van a dar cuenta que no es así», ironiza Arrieta en Estrellas (dirigido por Federico León y Marcos Martínez, 2007), un recomendable documental que se puede ver en YouTube.

Arrieta fue puntero peronista: «Milité 15 años en política con el propósito de armar un centro cultural y no lo conseguí, a nadie le interesa esa propuesta. Les interesaba que yo lleve gente a votar, que lleve a todos los negros que tengo a tocar el bombo». Esa situación de «llevar gente», Arrieta la trasladó a la formación y representación de actores de la villa para cine y TV. Y agregó: «Trabajamos en Tumberos, Sol negro y Disputas, y fijese que nosotros aparecemos como ladrones u hombres rudos, pero nunca aparecemos como héroes o abogados, porque somos portadores de cara, servimos para determinado personaje». En esa tensión entre la estigmatización social y la formación artística se movía el trabajo de Arrieta, quien falleció en 2011.

El nexo es una buena película. Con la excepción del sonido en algunos momentos, los rubros técnicos funcionan correctamente. Hay muy buenas actuaciones, destacándose Esther Oviedo (esposa de Arrieta en la ficción y la vida real), quien interpreta una maquina imparable de insultar. En su mayor parte, la película logra representar la vida cotidiana en la villa, crear una atmosfera de suspenso y escapar de la posición más cómoda, es decir, la autoparodia que generaría una mirada indulgente. Sin embargo, hacia el final, el caos del guión se intensifica y cobran protagonismo los débiles efectos especiales y un discurso nacionalista adornado con banderas argentinas por todas partes. El nexo que le interesa a Arrieta, como señala en Estrellas, es sobre todo un nexo pragmático entre los que están adentro y afuera de la villa, donde los de adentro piden ser respetados y ofrecen trabajo, y los de afuera aportarían técnica y fuentes laborales. Más allá de los límites ideológicos (no plantearse superar nunca ese adentro y afuera), El nexo nos muestra otra cara de la vida y los sueños en las villas miserias, muy lejos de la mirada policial de los medios y el cine.

Nicolás Rijman

En esta nota