21/11/2016

El documental Tiempo Muerto y la necesidad de transformar el deporte

La película muestra la proscripción política a una generación gloriosa del básquet por parte del gobierno militar de Aramburu y la Confederación Argentina.


La selección nacional de básquet fue campeona del mundial 1950, entre números títulos conquistados. Con la llegada de la "fusiladora" del '55, el gobierno militar, junto a la dirigencia de la Confederación Argentina de Básquet, inhabilitaron a 35 jugadores por haberles dedicado las victorias a Perón y Evita.


Este es el eje del documental Tiempo Muerto, de Iván y Baltazar Tokman, realizado en 2010 y disponible en la web. El film recoge los testimonios de estos jugadores, mostrando sus procedencias laborales, políticas y sociales y dando cuenta de un crisol variado unido por el amor al deporte.


La denuncia de la película está centrada en la dictadura militar y el rol de la burocracia de la federación, y muestra la continuidad de la sanción tras la vuelta de Perón.


La destrucción deportiva de esta generación del '50 traza una diferencia de 30 años con la profesionalización del deporte con la Liga Nacional de Básquetbol. Y de casi 50 años con la "generacion dorada" de Manuel Ginobili, Luis Scola, Chapu Nocioni y compañía, quienes se consagraron campeones olímpicos en Atenas 2004.


La reivindicación de los campeones del '50 resulta trunca si no sacamos las conclusiones de ese proceso: la importancia de la independencia política frente a la demagogia, la defensa de una democratización del deporte, y la necesidad de expulsar a la burocracia en los clubes, las federaciones y el Estado.


Los deportistas debemos crecer y tomar en nuestras manos el futuro del deporte.

También te puede interesar:

Movilizaciones en Jujuy contra la impunidad que todos los gobiernos le garantizaron a los Blaquier.
A 60 años de la muerte del dictador dominicano.
Declaró la compañera Margarita Tapia, quien fuera detenida junto a su esposo en la comisaría 7ma de Las Heras durante la última dictadura militar.
El represor dejará la cárcel común y gozará del beneficio de prisión domiciliaria.
Tapa de Prensa Obrera N°1617