18/05/2021

El Sadem prepara un fraude electoral: anuncian la eliminación de afiliados

Finalmente, la actual dirección del Sadem (Sindicato Argentino de Músicos) se pone en acción, pero no para enfrentar a empresarios y el Estado frente a la desesperante situación laboral en que se encuentran los músicos, sino para embestir contra sus propios afiliados. Según un comunicado en sus páginas oficiales, intima a sus afiliados a ponerse al día con las cuotas sindicales en el plazo de un mes, caso contrario “serán eliminados del padrón de socios activos por mora en el pago de cuotas dispuestas”.

Siendo año electoral, en el mes de agosto de 2021 vence su mandato y debe convocar a elecciones. Esta acción es claramente un paso hacia un gran fraude electoral. La “depuración” de padrones no cumple ningún objetivo de ordenamiento interno, sino la declaración abierta y pública que van a valerse de cualquier método para perpetuarse en sus cargos.

En plena pandemia, mientras los reclamos son de eximición de impuestos, de subsidios y ayuda económica para los artistas y trabajadores de la cultura, desde el Sadem aprietan para el pago. Pero a su vez, no anuncian siquiera formas de pago no presenciales, poniendo como condición la asistencia a la sede sindical en un horario acotado (miércoles de 11 a 14 horas).

Queda claro que el requisito del cobro no responde a disposiciones estatutarias sino a preparar una gran exclusión de afiliados del padrón electoral, que les permita manipularlo a su antojo.

Es la continuidad del gran fraude electoral llevado en las elecciones pasadas, con cientos de músicos con la cuota y carnet al día que no pudieron votar por ser excluidos arbitrariamente del padrón electoral. Ese fraude es el que impidió que la Lista Naranja Músicos Organizados ganara las elecciones, obteniendo aún con estas maniobras el 40% de los votos.

Para estas elecciones su temor es mayor, porque en casi año y medio de aislamiento por Covid-19, su parálisis y complicidad con gobiernos y empresarios han mostrado la peor imagen de un sindicato: una dirección inservible para encabezar la lucha y reclamos por nuestros derechos laborales y artísticos. Nada, ni una acción, movilización o asamblea (presencial, con distanciamiento o virtual), es un sindicato vaciado.

Músicos Organizados alerta sobre esta maniobra. Exigiremos una amnistía para las deudas de cuotas, más aún frente a una situación de asfixia económica de nuestro gremio. Denunciaremos legalmente esta maniobra fraudulenta, como corresponde a nuestra organización, en nombre de una mayoría de músicos que no se sienten representados por esta conducción. Pero también reclamamos una Asamblea Extraordinaria, inmediata (virtual o presencial, acorde a las limitaciones de aislamiento en que vivimos), donde discutamos un plan de acción por nuestros reclamos más urgentes y nuestros derechos laborales y artísticos.

Por subsidio de $45.000 mensuales y ayudas a los trabajadores de la música. Exijamos un verdadero subsidio al desocupado y a la creación, o becas que cubran los verdaderos costos creativos y de nuestro trabajo.

Por ciclos de música en vivo y/u online con cachet y técnica a cargo del Estado. Necesitamos se conformen ciclos de música modalidad online o en vivo (acorde a protocolos del momento) con espacios y técnica a cargo del Estado y acceso a un cachet para los artistas. Tenemos derecho al trabajo y a seguir generando actividades culturales en este contexto donde es tan necesaria la creación y la expresión libre.

Impuesto a las OTT y aumento de las regalías a los músicos. Las empresas de internet y contenidos digitales están acaparando las ganancias de la industria cultural. Necesitamos un verdadero impuesto progresivo que proteja a los artistas locales y devuelva al menos parte de las ganancias que produce el arte a sus creadores. Nos sumamos a las voces de denuncia por las magras regalías de Spotify y demás empresas para exigir el aumento del pago por reproducción ya.

Por un plan de vacunación que proteja a los trabajadores y evite muertes y desocupación en el sector. La posibilidad de realizar nuestra actividad depende en gran medida de la situación de la pandemia. Ante la nueva ola de contagios el avance la vacunación se torna clave.

Planteamos, declarar de utilidad pública el laboratorio mABxience, del grupo Sigman cita en el parque industrial de Garín en la provincia de Buenos Aires. Proceder a su intervención garantizando el envasado de la vacuna en territorio nacional y la ampliación de la producción del principio activo de AstraZeneca. Liberación de las patentes de todos los remedios, vacunas e insumos para el Covid.

Necesitamos una nueva dirección del Sadem, un sindicato que defienda los derechos laborales y artísticos de nosotros, los musicxs.

La comunidad artística ha participado activamente de las luchas de trabajadores y sectores en lucha, cada vez que hay una protesta nos encuentra en primera fila: reclamando por el aborto legal y gratuito, contra femicidios, por los derechos de la mujer, contra la represión, la depredación ambiental, la megaminería o la explotación animal.

Estas protestas han marcado un camino, el de la organización y lucha. Necesitamos recuperar nuestro sindicato para convertirlo en un organismo de debate fraternal, democrático, donde los musicxs podamos elaborar en una gran asamblea un plan de lucha por nuestros derechos artísticos y laborales.

Reclamamos una inmediata asamblea extraordinaria en el Sadem que canalice nuestros reclamos y necesidades en una campaña contra la precarización laboral que padecemos, por subsidios inmediatos a nuestra actividad, por un circuito pago por el Estado que garantice ingresos genuinos a los músicos afectados por la pandemia.

También te puede interesar:

Más de 1.000 bandas impulsan manifiesto antifascista.
Por su condición de mujer instrumentista y compositora se forjó una inestimable reputación de pionera.
Un grupo de artistas que incluye a Paul McCartney, Noel Gallagher, Damon Albarn y Lily Allen reclama que se actualicen las leyes de derecho de autor.
La protesta se centró en el monto que la empresa otorga a cada artista por reproducciones y descargas.