03/03/2020

Mendoza: en San Rafael el PJ utiliza la cultura como un negocio

El mes de febrero se dio por finalizada la “temporada teatral de verano” impulsada por la Dirección de Cultura de la Municipalidad de San Rafael. El municipio, trofeo feudal de la familia Félix, se dio el gusto de “incentivar” el turismo regional trayendo obras teatrales en declive con el único fin de garantizar un gran negociado a sus productoras. 


Es así como en el 2019 llegó al departamento una obra con Matías Alé y este año con la conocida Nazarena Vélez. La famosa se despachó por instagram reprochando al público sanrafaelino la poca asistencia al espectáculo. Lo cual es real. Las funciones, de mala calidad y excesivos precios, no superaban los 10 o 15 visitantes y contaron con numerosos invitados gratuitos para justificar la actividad. 


Lo llamativo de las obras no es su calidad sino el gasto que implicó subirlas a escena. Mientras san Rafael hace gala de 12 asentamientos y condiciones de vida pauperizadas con una línea de la pobreza superior al 30 % se dio a conocer contratos locatarios por más de 360 mil pesos solo por el alojamiento de los artistas en zonas turísticas del Departamento y un estimado de pago de más de 4 millones de pesos a la productora GRG, del productor Gabriel García que lleva ya 4 temporadas en el Teatro Roma, un teatro de primer nivel que fue cedido completamente al desembarco de las funciones de empresarios privados. 


Los pedidos de informes y las denuncias a la Dirección de Cultura y el Municipio de San Rafael no encuentran respuesta alguna. Ya que de aceptar estos costos, junto al gasto vendimial, el quedaría revelado el desfalco que realiza la gestión Felix en contraposición con el mínimo en el desarrollo de actividades culturales sociales, y contratación de funciones de artistas locales, muchos de los cuales trabajan por sumas inferiores a los 10 mil pesos.


El lucro generado por los negociados con el municipio es un ataque directo a las condiciones de vida de los trabajadores del arte, que siendo muchas veces contratados por el municipio solo encuentran cesaciones de pagos, precarización y violaciones a sus condiciones de trabajo. Es necesario dar una respuesta organizada a los negociados de Félix y sus lacayos, y abrir paso a los trabajadores locales del arte en todo el municipio.

 

En esta nota