01/08/2021

“Poly Styrene: I am cliché”, vida y obra de la heroína del punk britanico

Un documental que permite conocer la historia de la mítica cantante.

Pensar en la voz de Poly Styrene es pensar en el punk. La ironía, la subversión y el romanticismo formaban parte de todo lo que era y representaba en un movimiento que necesitaba a una artista como ella. Al frente de los X-Ray Spex, banda que había conformado, supo llevar banderas de lucha que aún siguen arriba como lo son la crítica al consumismo y la posmodernidad, la lucha por la libertad y emancipación. Todo esto, visto desde la mirada de Celeste Bell, hija de Poly Styrene y directora del documental junto a Paul Sng, que no solo nos acerca un poco más a la figura de la cantante como tal sino que también nos permite conocer su costado humano fuera de los escenarios, un costado lleno de altibajos.

Con un relato en voz en off de la propia Celeste Bell, con acceso al diario de la cantante y comentarios de diversos artistas, este documental, estructurado de manera similar al libro de Bell «Dayglo: The Poly Styrene History», nos hace un repaso por la vida de Marianne Elliott-Said, mejor conocida como Poly Styrene. Celeste Bell nos invita a recorrer con ella tres continentes y el diario artístico de Poly, narrado por la actriz Ruth Negga, para poder comprender un poco más a la artista y madre Poly Styrene.

Poly Styrene contra todo

Desde la conformación de X-Ray Spex en 1976 y el primer recital en vivo Poly Styrene se vio atravesada por varias críticas, tanto por ser la primer mujer negra de ascendencia somalí en estar al frente de una banda con una popularidad en ascenso como así también por su forma de vestir no convencional para los parámetros estéticos de la época. Si bien todo esto fue batallado por la cantante arriba del escenario, procesando esas críticas en el exitoso single «Oh Bondage! Up Yours!», el documental también nos muestra cómo las mismas hacían cada vez más daño en la personalidad sensible de la cantante.

Tratando de hacer a un lado las críticas, la banda de Poly Styrene continuaba en ascenso a punto tal que emprenden la gira a Estados Unidos, donde conquistaron a todos con sus shows en el mítico antro neoyorquino CBGB, el mismo que vio nacer a los Ramones, y donde Thurston Moore de Sonic Youth ha manifestado sentirse nombrado caballero real del punk por la misma Poly Styrene al compartir los coros con ella en una de sus canciones. Pero también es ahí, en Nueva York, donde nace la crítica al consumismo por parte de la cantante; Poly Styrene había tenido sus primeros roces con el capitalismo en su máxima expresión y le había generado rechazo. También es allí donde conoce los excesos y vicios de un ambiente que al empezar a transformarse en un negocio, genera destrucción.

El relato en off de Celeste Bell por momentos se quiebra y es cuando habla de la salud de su madre, que ya había tenido sus primeros tropiezos desde el inicio de su carrera y que desde ahí cada vez era peor, sumado a los excesos que la habían seguido desde Nueva York llegado al punto de tener que haber sido internada en el hospital londinense Maudsley. La explotación para generar una imagen que venda deja como saldo grandes problemas de salud en los artistas. Las críticas hacia la forma de vestir o a la figura del cuerpo hicieron de Poly Styrene una persona totalmente influenciable, que de alguna manera absorbió todo lo malo y nocivo de un ambiente, lo que la condujo a muchos problemas en su salud mental.

Celeste Bell nos cuenta cómo fue la lucha de su madre, tanto contra los críticos y la industria de la música como así también con ella misma en la búsqueda de una estabilidad mental, pasando por varias alternativas, que muchas veces la hacían dejar de lado su figura de madre a causa de las decaídas. Lo que en un comienzo parece ser una crítica hacia el a veces abandono de su madre, termina siendo una crítica directa a los responsables del estado de salud de su madre.

Este documental no solo es necesario para conocer más de cerca la vida y obra de un ícono del punk como lo es, fue y será Poly Styrene, quien con tan solo un disco y algunos singles logró ser la influencia para el movimiento Riot Grrrl y el afro-punk, sino también para ver cómo el negocio de la música arremete contra todo sin importarle la salud de los artistas; cómo quienes se jactan de representarlos y cuidarlos son los mismos que facturan a toda costa sin tener el mínimo grado de empatía con ellos. Así como las banderas que levantaba Poly Styrene  en contra del consumismo o los estereotipos son banderas que hay que seguir levantando, el ponerle fin a este tipo de atropellos, ya sea en el ambiente artístico como en el resto de la sociedad, es una lucha más que aún sigue vigente.

También te puede interesar:

Entrevistamos a Pecho Anzoátegui, músico y candidato del FIT-U.
El nuevo material de la banda de Baltimore (EE.UU.) sorprende experimentando nuevos sonidos en este nuevo disco.
Puede verse en el Cine Gaumont hasta el 8 de septiembre.
“Prefiero tocar sutilmente que alardear con la batería”.
El séptimo lanzamiento de la banda norteamericana nos traslada a historias y personajes característicos de los pequeños pueblos estadounidenses.
Lo hizo en el ciclo por streaming organizado por la productora Sesiones Calavera.