18/04/2013 | 1264

Recorte y censura por parte del INCAA

Documentalistas se movilizan
Más información en: www.docacine.com.ar

La presidencia del INCAA firmó la resolución 982/13, la cual liquida el funcionamiento actual de la Vía Digital, la que por seis años fue un ejemplo de producción documental independiente en Argentina y América Latina, y que fue conquistada luego de años de lucha por parte del sector documental de todo el país en abril del año 2007.


La nueva resolución establece una reducción drástica a la cantidad de películas documentales que se venían aprobando anualmente y crea para ello un nuevo Comité de Evaluación de proyectos, el cual sería digitado desde la gestión del instituto, en reemplazo del actual Comité (conformado por representantes de las seis asociaciones de directores, productores y técnicos, quienes son elegidos democráticamente), el que ha tenido seis años de incuestionable desempeño con grandes resultados para la producción documental de todo el país (se analizaron más de 1.000 proyectos y se aprobaron alrededor de 50 por año). Este mecanismo garantizaba la pluralidad de voces y discursos, además de la transparencia tanto en la selección de los proyectos como en el manejo de los fondos para el documental.


La nueva resolución establece, además de topes para el número de proyectos que podrán presentarse, el arancelamiento para su presentación -lo cual perjudica a toda el sector documental, agravándose en el caso de los realizadores que viven en las provincias. En concreto, este ajuste cierra la principal puerta que los documentalistas independientes ganaron, a fuerza de lucha, para poder trabajar en la creación de nuevos y diversos discursos, generando además fuentes de trabajo técnico y artístico mediante la producción documental.


La medida crea, a su vez, un "Comité de Visualización" que instala una suerte de "comité de censura", el que será el encargado de velar para que la película terminada "coincida" con el guión originalmente presentado, bajo apercibimiento de no cobrar el 20% del subsidio y de tener que modificarla, so pena de tener que devolver la totalidad del subsidio recibido. Se trata de una barbaridad por donde se la mire: el "guión" de un documental siempre es tentativo, porque el documental trabaja sobre una realidad que no es estática ni previsible. Con esta nueva "norma", el realizador que quiera evitar que este comité de visualización le rebote la película tendrá que o bien haberla filmado antes y entonces presentar un guión coincidente, o bien forzar la realidad a sus preconceptos. Se busca, entonces, un relato homogéneo y un mecanismo de censura ideológica y económica.


La resolución 982 congela, además, los montos de los subsidios en 200 mil pesos, los que ya arrastran desde hace años un atraso en su actualización.


El rechazo de la comunidad documental es generalizado en todo el país. Las seis asociaciones de directores entregamos una carta en el INCAA el lunes 8 de abril, en la que se plantea la oposición a dicha medida y se solicita una reunión. La carta no fue respondida. Además, en esa ocasión, los representantes de la gestión ocultaron que la resolución ya había sido firmada. El fomento de la producción documental en Argentina, que es reconocido internacionalmente, fue conquistado por la lucha de los documentalistas en 2007. El funcionamiento del Comité de Evaluación creado para el análisis de los proyectos de esa vía de fomento ha sido destacado en varias oportunidades, incluso por la propia gestión que ahora lo tira por la borda.


El miércoles 17 de abril, Doca/Documentalistas Argentinos, junto con otros trabajadores de la cultura, se movilizaron al INCAA para exigir la derogación inmediata de la Resolución 982, en defensa de la creación documental independiente y por la verdadera pluralidad de todas las voces que han surgido todos estos años, en todos los rincones del país, y que se expresa en cientos de películas que han recibido premios y reconocimientos en todo el mundo.

También te puede interesar:

Interjuntas de ATE convoca a reunión nacional para evaluar nueva medida de lucha.
Ante la inminencia de un nuevo Plan de Fomento necesitamos un planteo propio.
Lucha de camarillas en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales.
La gestión de Luis Puenzo cumple un año de parálisis y da lugar a una nueva ola de intrigas palaciegas y movilizaciones. Se abre una deliberación en el campo del cine independiente.
La conducción de Doca reforzó su ataque macartista al Partido Obrero.
La organización independiente de los documentalistas en crisis.