28/08/2020

Recuperar la Asociación Argentina de Actores para defender nuestros convenios

Las patronales del sector anuncian un ataque a las condiciones laborales y salariales.
Por Julio Cortés Actuemos

Tal como venimos señalando en documentos y notas -en particular en la referida a la presentación de Acta (Asociación Civil de Trabajadores del Arte), que difundiéramos en las redes de nuestra agrupación Actuemos-, asistimos a un muy fuerte y profundo ataque contra nuestros convenios colectivos, es decir, nuestras condiciones salariales y laborales.

Como ya sucediera en el pasado –por caso, durante el menemismo- el reclamo de «mayor plasticidad», «flexibilidad», «adaptación a lo nuevo para no quedar fuera del mundo» y un largo etcétera, es la forma en que el capital maquilla su voluntad expresa de liquidar conquistas laborales, avanzando a una mayor precarización y a un aumento de la explotación en favor de recomponer la tasa de ganancia. Contaron para ello con la anuencia de los gobiernos de todo tipo y pelaje y, naturalmente, con la complicidad de las burocracias sindicales.

Es lo que ahora sucede, en particular respecto de las futuras producciones para las plataformas digitales (OTTs) con referencia a nuestro convenio colectivo de televisión. Desde sus oficinas en Miami Marcos Santana, presidente de la estadounidense Telemundo -quien comprara la productora argentina Underground de Sebastián Ortega-, se refirió a cómo será grabar El Marginal 4 en medio de la pandemia: «Mi idea es grabar en la Argentina si logro el consenso en donde los sindicatos y el Gobierno nos apoyen. Nuestra meta es hacer El Marginal (…) con una mirada distinta con la que hasta hoy venían operando en la industria argentina» (Infobae, 21/08). Lo que reclama Santana son exenciones impositivas y modificación de convenios, trabajando con un «protocolo sanitario» que vende como «producto de un gran aprendizaje que vamos a llevarle a Argentina» -pese a que no impidió, de hecho, que «tuviéramos algunos casos positivos» de Covid-19″ (ídem).

Pero la empresa norteamericana no es la única. Accedimos de manera extraoficial a un paper cuyo contenido, adjudicado a la Cámara Argentina de Productora Independientes de Televisión (Capit), resulta por demás revelador. En particular -insistimos, en caso de ser en efecto la voluntad expresa de Capit- para dar por tierra tempranamente con la «buena onda» con que los jóvenes integrantes de Acta afirmaban desde su proclama fundacional, la posibilidad de marchar juntes del bracete, patronales y trabajadores escéniques: «Equilibrando debidamente y de manera justa todos los intereses en juego» (Ámbito, 10/0).

El texto de marras plantea la reducción de tres meses a un mes para el lapso mínimo de contratación, la extensión de la jornada de grabación y la eliminación del pago del cachet previsto para lo que se denomina «invitados» -«toda vez que esas participaciones en general están orientadas a la propia promoción del actor o sus trabajos», afirma. Defienden que el pago que se les efectúa a lxs actores y actrices «implique la cesión de derechos de imagen y de comercialización mundial multiplataforma, sin limitación temporal alguna». El texto en cuestión pretende, así mismo, eliminar el pago de aportes diferenciales para actores extranjeros que hayan sido contratados en forma directa por una empresa extranjera. Plantea que se elimine la diferenciación de valores de pago por el trabajo en programas denominados Unitarios, Especiales y Tiras, «toda vez que el trabajo es el mismo independientemente del formato de emisión que se utilice para el programa, el que podrá emitirse ya sea en forma diaria, semanal o mensual de acuerdo a la programación que establezca cada medio de emisión». Propone, también, que para las filmaciones fuera de los sets, los traslados hasta la locación que sean de hasta 40 km desde el km cero (V. Cevallos y Rivadavia, CABA) corran por cuenta de actrices y actores (cuando en el convenio vigente están a cargo de las empresas). Estos señalamientos, solo a modo de ejemplo de las «bellezas» de la precarización.

En tanto, este lunes 24 se debatió en el Senado «el contexto del sector» dice Infobae, que ya titula prometiendo respuesta: «Por qué la intransigencia de algunos sindicatos puede terminar con la ficción en Argentina». En el cuerpo de la nota, además de presentar una defensa de la productora Polka (que arrastra deudas y amenaza con despidos a sus empleados, y no puede explicar cómo tras 25 exitosos años de existencia está en la quiebra), levantan la palabra de Diego Guebel, presidente de Capit. Guebel señala, sin dejar lugar a dudas de la intención de la cámara por él presidida y del tándem precarizador y antisindical que sostienen junto a «los jóvenes actores» de Acta: «Se consume más contenido, no menos. Hay una reconvención y las oportunidades están, pero hay que saber cambiar porque cambió la pauta de consumo. La relación con los gremios es buena, pero hay convenios que hay que repensar en este contexto. Es un poco lo que piden los chicos de Acta. Yo creo que se puede charlar». Otra voz del sector patronal concluye, en esta línea, que «estamos enfrascados en discusiones sobre convenios gremiales que ya no debieran existir» (Infobae Económico, 24/8).

Por su parte, la presidenta de la Asociación Argentina de Actores, Alejandra Darín, expuso el lunes 24 en el Senado. Su alocución se centró exclusivamente en las acusaciones ya conocidas a Polka y al grupo Clarín, abundando en destacar las a su criterio bondades del «Estado presente que garantiza la libertad de expresión y que promueve la reafirmación de derechos laborales», mediante «la prohibición de despidos, suspensiones y quitas salariales, normas llevadas a cabo como parte de una política de Estado en materia sanitaria, económica, social y laboral». Excepto loas al oficialismo (que no se condicen por cierto con la enorme cantidad de despidos homologados por el gobierno pese a su propio decreto, o con el crecimiento del hambre y el desempleo mientras se paga la deuda externa), nada sobre el punto que fuera el tema del día para el sector y es el tema de esta nota: nada sobre la desesperante situación del 90 % de las compañeras y compañeros que conforman nuestro gremio.

 

Volvemos a ratificar la necesidad impostergable de la deliberación colectiva, mediante la convocatoria a una asamblea extraordinaria varias veces reclamada y otras tantas negada por la Lista Celeste que dirige Actores.

Pero tenemos plena conciencia que resulta necesaria una acción común, bajo una política de frente único, de todas las agrupaciones y sectores que han surgido o adquirido distintas formas organizativas bajo la pandemia, para recuperar nuestro sindicato y ponerlo al servicio de la defensa de nuestras condiciones laborales, de salud y salariales -que se ven amenazadas ante un avance patronal que pretende barrer con todos nuestros derechos. Vamos, hasta que podamos volver a trabajar, por los $30.000 mensuales y retroactivos de compensación salarial, por la exención del pago de monotributo, por la suspensión de pagos de servicios y alquileres en las viviendas particulares y en los espacios de ensayos, entrenamientos y dictado de clases.

También te puede interesar:

La obra creada para intervenir parques en el 10º aniversario del crimen de Mariano Ferreyra volverá a ocupar territorio el próximo domingo 1 de noviembre a las 18 h, en Parque Centenario.
Al ataque en la casa lírica (la más importante de Estados Unidos) se suma el ajuste en la Filarmónica de esa ciudad y el desguace de la Sinfónica de Maracaibo.
El director y actor participó del ciclo de diálogos en vivo de Prensa Obrera, entrevistado por Santiago Gándara.
Hugo Arana fue un gran actor en todos los terrenos de la actuación, en la comedia, en el drama y en la tragedia.