18/12/2021
2001 - 2021

Se reestrena “Argentinazo, comienza la revolución”

A 20 años del 19 y 20 de diciembre de 2001, la versión mejorada del documental del Ojo Obrero será proyectado en Plaza de Mayo.

Al cumplirse 20 años de la rebelión popular de diciembre de 2001, las imágenes, recordatorios y homenajes pululan por doquier, pero no todas las actividades que se están realizando estos días reivindican lo mismo. A dos décadas del Argentinazo está en juego una lucha política por el significado y las continuidades del 19 y 20 de diciembre. Este domingo 19 a las 20:00 se presentará una versión del fim del Ojo Obrero “Argentinazo, comienza la revolución” con la imagen mejorada, que será estrenada en YouTube y proyectada en simultaneo en el acampe/vigilia que se realizará en Plaza de Mayo; una inmejorable oportunidad para revivir y hacer carne esos momentos que no son tan lejanos ni en el tiempo ni en la necesidad e inminencia de su repetición, y para continuar el debate sobre su significado y perspectivas.

“Homenajes”

Hay dos puntos de interpretación de los hechos donde las perspectivas políticas diferentes y hasta antagónicas se expresan con claridad: por un lado están los sectores que presentan al “estallido” como una especie de pozo, de caos, al que no deberíamos volver a caer; por el otro estamos quienes reivindicamos la rebelión y el derecho de los pueblos a la revocatoria de quienes lo hambrean, y luchamos porque los nuevos argentinazos desemboquen en el gobierno de los trabajadores.

Pero incluso dentro del sector que reivindica la rebelión existen dos interpretaciones que también indican posiciones diferentes: quienes ponderan un supuesto espontaneísmo de las masas, y quienes sabemos que esa rebelión popular fue largamente gestada por el movimiento piquetero y la izquierda revolucionaria. El culto a la espontaneidad pretende quitar del medio ese sujeto político que sí existe y se llama clase obrera ocupada y desocupada y que es capaz de accionar para promover y accionar en pos de cambios de fondo.

Estas diferencias seguramente explican que Ojo Obrero y sus films fueran dejados de lado (en un burdo intento estalinista) de ciertas muestras institucionales organizadas desde el Estado (la realizada en el Haroldo Conti) y otras que posan de combativas (la muestra que en estos días realiza la conducción DOCA junto al INCAA). Contrasta con este intento de ninguneo los muchos pedidos que recibimos de distintos canales de TV y productoras nacionales e internacionales para utilizar las imágenes de Argentinazo en informes y documentales que comenzarán a circular en estos días.

Ojo Obrero

La historia del Ojo Obrero y sus producciones desmienten la tesis del “estallido espontaneo”: en mayo de 2001 en el manifiesto fundacional se analiza la crisis del capital, la avanzada catastrófica de la pobreza y la desocupación y se plantea que frente a la incapacidad de los viejos gobiernos y de las nuevas vertientes “progresistas” (las terceras vías), la tarea que se emprendía era «utilizar el arma con la que contamos (la realización audiovisual) para cooperar desde nuestro lugar con el camino que está emprendiendo hoy la clase trabajadora. Las luchas, los cortes de ruta, las ocupaciones, las huelgas, las movilizaciones, las asambleas… ahí vamos a estar”.

Los primeros videos de Ojo Obrero dieron cuenta de este proceso “que está emprendiendo hoy la clase trabajadora”: la creación del Polo Obrero, la actuación de la dirección clasista de la CGT San Lorenzo, la primera Asamblea Nacional Piquetera realizada en la matanza, que finalmente es la que vota un plan de lucha progresivo con piquetes y movilizaciones, que impulsa el “piquete y cacerola la lucha es una sola” y que luego termina convocando una movilización el mismísimo 20 de diciembre.

Argentinazo

“Argentinazo, comienza la revolución” fue uno de los registros más icónicos de esas históricas jornadas. Se trató de un video urgente, que ya en enero de 2002 circulaba entre asambleas populares, comedores piqueteros, escuelas y universidades. El video Argentinazo distribuido por miles y miles en casettes de VHS mano en mano y en mesitas con TV y videocasettera en cada Asamblea interbarrial de Parque Centenario, pasó a ser parte de la rebelión y su continuidad porque permitía en tiempo (casi) real dar cuenta de la profundidad de la movilización de masas y de la aguerrida resistencia a la brutal represión policial desplegada por el aparato represivo. Argentinazo fue exhibido en el Festival de Berlin y posteriormente en distintas proyecciones por todo el mundo, fue proyectado completo para 30.000 espectadores en un recital de La Renga realizado en 2002, y se han encontrado copias “piratas” en los lugares más recónditos del mundo.

El distintivo de la obra audiovisual no es tanto su fresco y potente registro desde adentro de la rebelión y la represión, sino su emocionante montaje que busca y consigue emocionar y conmocionar a un espectador ávido de continuar la lucha. Su distintivo fue el rol organizador y propiciador de debates que jugó esta obra de arte militante, en manos de sus realizadores pero también de todo aquel que conseguía una copia y organizaba proyecciones. También fue una herramienta distintiva, no solo Argentinazo sino todos los videos de Ojo Obrero, en la construcción y consolidación del Polo Obrero en todo el país y de la FUBA Piquetera recientemente recuperada.

En esta nota

También te puede interesar:

Luego de 20 años de lucha contra la impunidad, la Corte Suprema de Justicia rechazó un recurso presentado por la defensa del policía.
Las mejores fotos del Ojo Obrero Fotografía y colaboradores
La necesidad de organizarse en la juventud sobrepasó los límites en la música en los años previos al Argentinazo. 
Se estrenó el film de Alejandro Bercovich y César González sobre el Argentinazo.
Se reivindicó “impulsar una nueva rebelión popular contra el régimen de ajuste y del FMI”.
Preparan las condiciones para la represión de la protesta social.