Cultura

22/2/2022

Thelonius Monk: un genio revolucionario

Imagen: Upaninews.

“Entonces es Pannonica o Blue Monk, tres sombras como espigas rodean al oso investigando las colmenas del teclado, las burdas zarpas bondadosas yendo y viniendo entre abejas desconcertadas y hexágonos de sonido, ha pasado apenas un minuto y ya estamos en la noche fuera del tiempo, la noche primitiva y delicada de Thelonious Monk”. “La vuelta al piano de Thelonious Monk” de Julio Cortázar.

Monk nació el 10 de octubre de 1917 y desde los 6 años vivió en Manhattan -en un vecindario multiétnico, donde era común el enfrentamiento entre comunidades y una segregación muy marcada- donde comenzó tocando el piano viendo a su hermana. Unos años mas tarde se dedicó a acompañar al coro de la iglesia bautista y a tocar en fiestas. Sus influencias fueron Willie Smith, del que tomo clases, y James Johnson, cultores del estilo “stride” que proviene del rag time y se desarrolló en Harlem. El nombre “stride” deriva de los saltos que da la mano izquierda al tocar notas graves y acordes, aprovechando el registro del teclado para marcar el ritmo, siendo las construcciones melódicas y armónicas mas complejas que en el ragtime, pero tan impetuoso y donde había mas lugar para la improvisación. Las figuras sincopadas en la mano derecha se desarrollaron en patrones más variados y complicados.

Pero Monk lo desarrolló creando un estilo personal, único, partiendo de los blues. Fue un arquitecto que nada dejó al azar, añadió notas, modifico intervalos en armonías tradicionales, suprimió otras importantes de los acordes: sus disonancias, delicadeza y silencios son productos de un trabajo de reconstrucción e innovación de la tradición, que le llevo años.

Monk a los 18 años, se fue de gira con un predicador ambulante, acompañando los himnos cuando daba los sermones. Ya tenia un nombre dentro de las competencias de stride en los clubes nocturnos en New York. Así es que en 1941 a través del baterista Kenny Clarke consigue el puesto de pianista estable en el Minton´s Playhouse: ahí fue pionero junto a Parker y Gillespie de la corriente be bop, pero siempre dentro de su propio camino. Tenía una técnica peculiar, percusiva, usando el codo y el antebrazo, dándole una fuerza especial al estilo que adornaba con cascadas de notas como Art Tatum.

En 1944 graba con el cuarteto de Coleman Hawkins -un referente para Monk- y en el 47 como líder de su banda. No le fue tan fácil grabar porque era desconocido para el gran público deslumbrado por Parker, era menos popular frente a las estrellas del bebop, pero valorado por sus colegas. Del 47 al 52 graba para Blue Note: “Misterioso”, “Well You Needn´t”, “Ephistropy” la joya que es “Round Midnight” uno de los temas mas versionados del jazz.

En esta época (1951) fue arrestado por posesión de drogas y se le retira el permiso para tocar en los locales nocturnos de New York, por ello debe tocar en las afueras de la ciudad, o teatros o irse de gira. Ese permiso lo recuperará después de varios años. Entre el 52 y 54 grabó para Prestige: “Blue Monk”, “Nutty”, “Friday 13”. Comienza su asociación con Sonny Rollins -una de las mas fructíferas ya que ambos se compenetraban- y Art Blakey. Colabora con Miles Davis, pero no fueron muy compatibles.

Por ese entonces realizó una gira por Europa, lugar donde muchos músicos de jazz se sentían mas valorados que en su propio país. En ese sentido, fue victima de la ley Mann que permitía que un negro fuera encarcelado si cruzaba la frontera con una mujer blanca en algunos estados: fue golpeado por la policía cuando iba con su amiga la baronesa Pannonica en el auto de ésta y encontraron drogas y Monk se negó a contestar las preguntas, seguramente la posición de la baronesa contribuyó a que anularan el proceso para inculparlo.

Luego comienza su etapa en Riverside Records donde grabó un álbum de versiones de su admirado Ellington, destacándose “It don´t mean a thing”, pero con su sello particular. Otra joya -junto a Rollins- fue “Brilliant Corners”, reconocido por la critica especializada. En 1957 entra en su grupo John Coltrane, habiendo muy buena química entre ellos. En ese momento por problemas contractuales entre los sellos y porque Monk se negaba a grabar para Prestige -sello al que pertenecía Coltrane- las grabaciones tardaron en publicarse, entre ellas, un concierto en el Carnegie Hall. Con Riverside la relación empeoró pues no estaba de acuerdo con el porcentaje que recibía por los derechos de autor y se negó a proporcionar nuevo material.

Finalmente (1962) firma con Columbia, no muy convencido por el maltrato de Riverside y graba “Monks Dreams”, álbum que adquiere popularidad y mayores ventas. Se cimenta su prestigio y Monk es portada de la revista Time (1964). Su última grabación en estudio fue “Monk Blues” con arreglos de Oliver Nelson en el 1968.

En los 70 hizo una gira con los Jazz Giants: Sonny Stitt, Gillespie, Blakey, pensada por un productor mas comercialmente. Finalmente se retira en 1973, con su salud mental empeorada. Monk era considerado excéntrico: era alto, elegante y usaba sombreros distintos en cada concierto y anteojos negros. Solía dejar el piano en el medio de una presentación, contemplaba a sus músicos, caminaba o bailaba, luego se sentaba y tocaba. No se sabe donde terminaba su personalidad estrafalaria y donde empezaban sus problemas mentales que fueron aparentemente mal diagnosticados y medicados y como consecuencia sufrió muchas internaciones. Hacia los 70 comenzó a estar mas retraído y en su última gira casi no podía comunicarse con sus músicos. Pasó sus últimos años cuidado por su esposa Nellie -quien siempre lo apoyó y en muchos períodos fue sostén del hogar y los hijos de ambos- y Pannonica le procura una casa en Nueva Jersey, con un piano que nunca tocaba, cada vez mas aislado y sin poder levantarse. Falleció a los 64 años a causa de un derrame cerebral.

La obra de Monk sigue vigente en el continuo interés de los músicos de jazz y arregladores. Su hijo Tehelonious Jr., junto a otros músicos fundan el “Thelonious Monk Institute of Jazz” (1986) -a partir del 2019 se conoce con el nombre de “Herbie Hancock Institute of Jazz”- cuyo objetivo fue crear un programa de jazz de nivel universitario para que los maestros mas importantes puedan transmitir su experiencia y conocimiento, como Thelonious había hecho entre los años 50 y 60 en su departamento de Manhattan. También el Instituto presenta un concurso internacional anual con becas, premios y contratos de grabación para músicos y compositores de distintos instrumentos con el objetivo de expandir el jazz hacia nuevas direcciones.