28/05/2020

28 de mayo: en el día de la docencia del nivel inicial y de los jardines de infantes reclamemos la implementación de la ESI

La historia del Nivel Inicial del sistema educativo se inseparable de las luchas por los derechos de la primera infancia y de la mujer trabajadora. Entre las protagonistas de la pelea por la creación un nivel educativo especializado con contenidos científicos y la formación de las trabajadoras de la primera infancia están Juana Manso, Sara Eccleston, Hebe S Duprat, junto a tantas otras.


Hoy, en el contexto de la pandemia, cuando crecen las amenazas de cierres de jardines maternales, la organización de les docentes de Nivel Inicial en defensa de sus puestos de trabajo y de la unidad pedagógica es fundamental. La educación en la edad temprana ocupa un rol importante en el desarrollo de un ser humano. La construcción del pensamiento -en constante comunicación con el ambiente histórico, social, político y económico-, los procesos mentales, el arte, entre otros elementos que suceden en las escuelas infantiles en la actualidad, son el eje central cuando se trata de la educación en la primera infancia.


Entre los aspectos clave del Nivel Inicial, se destaca la necesidad la Educación Sexual Integral. Según el programa “las víctimas contra las violencias” del Ministerio de Justicia de la Nación y las cifras actualizadas de Unicef, el 80% de los casos de abuso infantil sucede en el hogar, y a su vez el 80% de les niñes abusades se anima a hablar en el ámbito escolar. En nuestras salas recibimos también a familias con embarazos adolescentes producto de violaciones.


Sin embargo, los materiales pedagógicos y lineamientos curriculares del Ministerio de Educación de la Nación respecto a la ESI son inadaptables a la primera infancia. El cierre de los jardines maternales mientras crece la oferta de los Centros de la Primera Infancia (CPI), regentados de manera casi privada en mayor medida por las iglesias, atenta contra el dictado de una educación sexual científica y libre de prejuicios. Ahora, además, con la virtualización sin garantizar las condiciones para la continuidad pedagógica, genera mucha preocupación entre les docentes del Nivel Inicial, ya que el único contacto que tenemos con les niñes es a través de las familias.


Las docentes del Nivel Inicial sufrimos además la desidia del Estado, que debería dar respuesta ante las denuncias por abuso o violencia de género. En los jardines nos organizamos para estar comunicadas con las redes del barrio por si una niña o su madre desaparece, a menudo víctimas de alguna red de trata, e incluso porque al denunciar una situación de violencia quedamos expuestas y sin protección ante los agresores.


En este cuadro, sufrimos una ofensiva no solo contra nuestros puestos de trabajo sino también contra nuestras condiciones laborales. Semanas atrás, en un Facebook Live, el secretario gremial de Sadop (docentes de educación privada), Jorge Kalinger, junto al ministro de Educación, Nicolás Trotta, pactaban con las patronales la reducción de salario de miles de docentes de jardines privados. Esto mientras atentan contra nuestros convenios colectivos de trabajo al no respetar el límite de la jornada laboral. El único anuncio para hacer frente a la situación es la promesa de implementar una línea de créditos para la compra de computadoras. Eso es lo único que puede ofrecernos la burocracia sindical.


Les docentes del Nivel Inicial tenemos que aprovechar las jornadas de lucha del 28 de mayo en el día por la salud de las mujeres y el 3J en un nuevo aniversario del Ni Una Menos para colocar el reclamos por la implementación de la educación sexual, y por el aborto legal. Es además la oportunidad para debatir un plan de lucha por nuestros salarios, los puestos laborales, por la estatización de las escuelas infantiles de gestión privada, por la construcción de escuelas infantiles y por la verdadera garantía de los derechos de la primera infancia.



 


 


 



 


 


 


 


 


 

En esta nota