05/10/2020

Catamarca: un ataque contra la enseñanza terciaria

Se coloca a los institutos bajo la órbita de la cartera de Ciencia y se achican las carreras, que pasan a ser tecnicaturas.

En la última semana del mes de septiembre, el gobernador catamarqueño Raúl Jalil anunció el pase de los Institutos de Educación Superior (los terciarios) al ámbito del flamante Ministerio de Ciencia e Innovación Tecnológica. La medida va acompañada con una nueva reforma de las carreras, y busca avanzar a fondo con un achique presupuestario en el ámbito de la educación pública.

Los institutos terciarios, bajo el gobierno de los diferentes partidos del régimen, vienen pasando por sucesivas transformaciones en su organización académica. Con el argumento mercantilista de que los egresados saturan la demanda del mercado de trabajo, las carreras se reinventan por otras consideradas con mejor pronóstico para la inserción laboral. Esto produce serios problemas en cuanto a la estabilidad laboral de la docencia, y trae aparejado el achique de la matrícula, pues los estudiantes se encuentran frente a planes de estudios que son alterados sucesivamente o carreras que se cierran o se abren según la discrecionalidad de las autoridades de turno.

Que el pase de los institutos a ministerio significa un achique presupuestario es evidente, pues se reduciría la planta docente, al pasar todas las carreras a ser tecnicaturas, con un lapso de duración de entre 2 a 3 años. Lo expuesto explica que este año, so pretexto de la cuarentena, no se hayan dado altas a los docentes en funciones administrativas (por no considerarse necesarios) y se hayan suprimido horas de investigación y de capacitación. Sin mencionar que luego de la designación de un/a docente, pasan varios meses hasta poder cobrar el primer salario, ya devaluado.

Es importante aclarar que las tecnicaturas no son de gran interés para los estudiantes, dado que en materia de inserción laboral, solo les permite trabajar como ayudantes o dependientes de un profesional de mayor formación. Para emprender un trabajo particular o acceder a un contrato mejor pago, antes deben cursar una carrera complementaria y de grado superior, por lo general con elevados costos, ya que es un ámbito dominado por los institutos y universidades privadas -a lo que, sin embargo, deben apelar muchos jóvenes catamarqueños como puntapié inicial para el comienzo de la formación académica.

El gobierno avala el pase de los institutos al Ministerio de Ciencia e Innovación Tecnológica con el fundamento de que las tecnicaturas son carreras que permiten el acceso al trabajo. Esto enciende las alarmas también en los estudiantes, quienes deberán realizar pasantías como parte de la currícula. El interés en este aspecto explica que se haya dispuesto cambiar el nombre de la cartera por «Ministerio de Ciencia, Innovación y Trabajo», como fuera informado en la página oficial del gobierno.

El gobernador va por todo y lo demuestra a cada paso. Hace un aprovechamiento del contexto de la pandemia para tomar decisiones unilaterales, sin consenso y sin discusión, ni siquiera con los principales actores que serían los docentes, alumnos y egresados. Es un paso más a cuenta de la reforma del Estatuto docente y reforma educativa que se proyecta.

En defensa de la educación pública siempre. No al pase de los terciarios al Ministerio de Ciencia e Innovación Tecnológica. Defendamos la estabilidad laboral de los docentes de los IES. Asamblea en todos los terciarios para decir no a la reforma educativa.

En esta nota

También te puede interesar:

En la Legislatura porteña, docentes y estudiantes exigimos la renuncia de la ministra, a dos años de la sanción de la Unicaba.
La degradación de la educación pública como constante en todos los gobiernos.
La cámara no prescribió la causa.