30/03/2021
juventud del polo

Córdoba: lxs pibes salimos a las calles en defensa de la educación

Este miércoles 31 marcharemos porque “con hambre y sin conectividad” no se puede estudiar.

La juventud del Polo Obrero y la UJS salen a las calles por un conjunto de reclamos para que se garantice el derecho a la educación. En ese sentido, este miércoles 31 marcharán por conectividad, por alimentos y becas para todxs. La convocatoria partirá a las 10.30 desde Colón y Cañada.

La movilización fue precedida de una deliberación. En ese cuadro, el pasado lunes se desarrolló una gran asamblea de la Juventud del Polo Obrero de la que participaron más de 70 delegados, de todos los barrios de la ciudad. Además, los cuerpos de delegados están empadronando para garantizar lo necesario para que nadie se quede sin estudiar.

De esta manera, el Polo Obrero, a los que ya viene impulsando como el de trabajo genuino, por la tierra y vivienda, suma más reclamos para organizar a la juventud de las barriadas populares, poniendo en la agenda todos los reclamos de la juventud trabajadora.

Cabe recordar que dicha asamblea se realizó en el marco de un plan de lucha nacional  que resolvió movilizar en defensa de la educación, y en ese sentido activar por el derecho a la conectividad de todxs lxs estudiantes.

Resulta que luego de un año de pandemia que nos condujo a una virtualidad remota miles de pibes quedaron sin acceso a la educación, dejando un saldo de más del 60% de estudiantes que abandonaron la educación en la provincia de Córdoba por falta de acceso a un celular, una computadora o conectividad.

Ante esta situación las respuestas del gobierno fueron nulas. Lejos de esto en el 2021 nos llevaron a una vuelta a clases sin condiciones: con burbujas saturadas, con instituciones en pésimas condiciones sanitarias y de infraestructura y sin garantizar el Paicor (Programa de Asistencia Integral de Córdoba). Sucede que tras la cuarentena el gobierno provincial cerró la posibilidad de comer en los establecimientos escolares, y empezó a entregar módulos alimentarios insuficientes. Puesto que con esa mercadería tienen que comer más de un estudiante. Ahora, tras la vuelta a clases, se pretende continuar con la misma modalidad. Es claro que con esta modalidad el gobierno invierte menos en educación.

Con la movilización reclamaremos que el Paicor también sea presencial. Porque con “hambre y sin conectividad no se puede estudiar”, así lo resumió en el plenario, Emanuel Berardo.

¿Cómo se estudia cuando no está garantizado el plato de comida? ¿Cómo se estudia, en el 2021, si no tenemos recursos para acceder a Wi-Fi y computadora? ¿Cómo continuamos los estudios universitarios o terciarios si nos echan del laburo y no tenemos con qué pagarlos y los gobiernos dan (con suerte) becas miserables?

En un marco donde se agrava la crisis económica y sanitaria, 6 de cada 10 pibes son pobres, los trabajos a los que puede acceder la juventud son con salarios de miseria que se encuentran por debajo de la línea de indigencia. Esta realidad es inaceptable.

Es por eso que desde la Juventud del Polo Obrero nos estamos organizando con el armado de un cuerpo de delegados de todos los barrios para poder debatir con los pibes la importancia de organizarnos en defensa de la educación y todos nuestros derechos. Invitamos a sumarse a la juventud ¡Sumate vos también!

También te puede interesar:

El ejecutivo y diversos concejales otorgaron permiso de factibilidad para garantizar la megaobra de la autovía en una sesión secreta.
La presentación la realizó la Concejala Cintia Frencia y la abogada Soledad Díaz García.
Participaron estudiantes de todos los niveles educativas y compañerxs precarizadxs que se pronunciaron por un congreso del FITU.
El Sitram logró el pase a planta de decenas de compañerxs.
Tenía 41 años, y fue uno de los primeros compañeros en sumarse a la asamblea de Rosedal.