Educación

28/3/2024

Córdoba: UEPC Capital exige medidas ante el brote de dengue

Busca reducir el impacto de la epidemia en la comunidad educativa.

Dengue.

El miércoles 27 de marzo UEPC Capital (delegación docente) realizó una presentación ante las autoridades del Ministerio de Educación y el Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba, frente al alarmante brote de dengue.

A diario llegan a la delegación reportes de dengue en los diferentes establecimientos educativos. Un caso testigo es el de la escuela Alejandro Carbó, donde los delegados docentes denunciaron que hay alrededor de 32 agentes con dengue, entre docentes, personal de limpieza y preceptores; mientras que se contabilizan aproximadamente 250 estudiantes afectados por el virus que trasmite el mosquito.

 

 

Ante esto, Uepc Capital solicitó una intervención inmediata del Estado provincial, que incluye desmalezamiento y descacharreo de las escuelas, fumigación interna y externa de todos los centros educativos, regularización de la desinfección mensual, provisión de repelentes en cantidad necesaria en las instituciones educativas para estudiantes y personal de las escuelas; al tiempo que exigió que el Estado provincial otorgue cobertura de vacunación para docentes con indicación médica. Se trata de medidas mínimas que deben tomarse para reducir el impacto de la epidemia por dengue en la comunidad educativa.

Al respecto, Franco Boczkowski, Secretario General de UEPC Capital, denunció en diversos medios: “La inacción por parte de las autoridades de la provincia es alarmante en momentos en que diversos especialistas anuncian la llegada de una nueva ola de mosquitos transmisores de la enfermedad. Aunque las escuelas son espacios que concentran centenares de personas a diario, no hay fumigaciones, no se hace un mantenimiento de pastizales en los alrededores de la institución, mucho menos limpieza de terrenos baldíos cercanos, y se demoran las desinfecciones mensuales en algunos establecimientos. La situación ha llevado al colapso de los diferentes centros de salud, poniendo en riesgo al conjunto de la población”.

Y agregó: “Los aportes que los trabajadores estatales y los docentes realizamos mensualmente -que cada vez son más-, que van a un fondo que la Administradora de Salud Provincial (APROSS) descuenta para atender enfermedades catastróficas, deberían ser puestos a disposición para atender este problema, que es un problema de salud pública y está afectando el correcto desenvolvimiento de las tareas en las escuelas”.