02/06/2020

Denuncian abusos y torturas en colegios del grupo Fasta

El grupo educativo cuenta con una red en todo el país que recibe subsidios del Estado y hasta cargos en la Coneau.

Este lunes, Página 12 publicó una nota por demás alarmante: un grupo de ex alumnos de colegios del grupo educativo Fasta (Federación de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino), a través de una cuenta de Instagram, recogen denuncias entre las cuales se destacan abusos y torturas a niños y jóvenes (los relatos son horrorosos), además de una formación consustanciada con los peores principios misóginos y homofóbicos, potenciados en la formación de “milicias” fieles a dios y la patria en campamentos extracurriculares.


Si bien se trata de un grupo que incrementó su patrimonio comprando colegios quebrados en los últimos años, es un viejo conocido que no por casualidad inició sus actividades en Tucumán en el año 1978, durante la dictadura de Antonio Domingo Bussi y también en Mar del Plata, donde cuentan con una histórica (y expulsiva) universidad donde se forman camadas de médicos antiabortistas y abogados que ejercen defendiendo a los genocidas de la dictadura militar. La sede de Bariloche, por ejemplo, funcionó en sociedad con una fundación dirigida por el nazi Erich Priebke, algo que no debería sorprender ya que el genocida también era socio del difunto Carlos Soria. La derecha nacional católica tiene profundas redes dentro de la política nacional y popular.


Al día de hoy, cuentan con 22 colegios declarados y varias universidades sólo en Argentina. Pero la gravedad del problema reside en que este grupo cuenta con subsidios del Estado tanto nacional como provinciales que en la mayoría de los casos llega al 100%. El presupuesto educativo se desvía financiando el oscurantismo.


Fray Aníbal Fosbery, fundador y cerebro de Fasta, fue durante mucho tiempo presidente del Consejo de Rectores de Universidades Privadas Argentinas y miembro de la Comisión de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau). De esta gente depende la evaluación del título universitario.


El ministro Nicolás Trotta y todos los gabinetes educativos deben dar urgente respuesta. Exigimos la urgente investigación penal de los abusos y torturas.


Basta de financiar al oscurantismo religioso. Basta de sostener a los curas abusadores.



 

En esta nota

También te puede interesar:

Una carta para encubrir al victimario y amedrentar a las víctimas.
Rocío, exalumna del colegio San Vicente de Paul de La Plata, narra los abusos que sufrió.
Vamos por una ESI laica y científica que contemple a las diversidades sexuales y de género.
Pañuelazo este sábado 8/8 a las 11h frente al Congreso Nacional.
 Raúl Sidders fue trasladado a principios de año a Iguazú, Misiones, donde sigue en contacto con menores y es capellán de Gendarmería.