26/02/2021

Docentes Córdoba: una propuesta salarial de indigencia

La propuesta del gobierno y Uepc equivale a menos de dos kilos de carne por mes. Necesitamos un 45% de aumento, sin cuotas.

Después de negociaciones sin mandato y ocultadas deliberadamente a los docentes y de un acuerdo conjunto con la CGT, la conducción de Uepc ha hecho pública la propuesta del gobierno. La presentan como una mejora de una propuesta anterior que contemplaba un 15% en cuotas, por seis meses. La supuesta “mejora” sería de un 2,5%, siendo que la actual propuesta estaría en el orden en un 17,5% hasta julio (para cobrar en agosto) dividido en tres cuotas: 10% con los salarios de febrero, 4% en mayo y 3,5% en julio. Esta oferta llevaría el cargo testigo, sin contar el incentivo docente, a $37.617, por debajo de la línea de indigencia que en enero en Córdoba se ubicó en los $41.191, según informe del centro de almaceneros, y unos $20.000 por debajo de la línea de pobreza. Cuando cobre en agosto una maestra habrá tenido un aumento total, dividido en cuotas, de $6.529, es decir alrededor de $1.000 por mes, algo menos que un par de kilos de carne.

La propuesta del gobierno para los docentes profundiza la miseria del salario. La inflación en Córdoba en los últimos dos meses ha sido superior incluso a la media nacional y es de considerar que el aumento de los precios en el rubro de alimentos y bebidas fue aún mayor que la inflación y llegó al 6,05% en enero. Esto golpea fuertemente contra los salarios empobrecidos de los docentes que se destinan casi en su totalidad a la satisfacción de las necesidades básicas de la alimentación. La propuesta del gobierno empuja los salarios por debajo de la indigencia y eso es todo un pronunciamiento político: la propuesta asume que es posible educar en la pobreza.

La propuesta del gobierno es un golpe contra la escuela, justo en el momento en el que se juega a abrirlas e iniciar las clases presenciales sin garantizar la más mínima de las condiciones ni sanitarias, ni laborales, ni salariales.

La conducción de Uepc, que negoció a espaldas de los docentes, sin mandato y sin haber convocado a ninguna asamblea para discutir el punto, promueve esta propuesta, arguye que es una mejora y la considera aceptable. Incluso en un plenario de delegados de Capital, la conducción planteó que no se podía hablar de salario porque todavía no había propuesta firme, es decir que quieren dejar a los docentes afuera de toda negociación. El argumento de que habían rechazado una propuesta anterior porque no contemplaba la recuperación de lo que perdió el salario el año pasado, los hunde en su propio fango. El acuerdo conjunto de la CGT de exigir una recomposición de lo perdido, que ubican en el 8%, no duró ni dos reuniones. Esta propuesta del gobierno tampoco resuelve la recuperación del salario perdido durante 2020. Si fuera consecuente con su propio planteo de recuperar lo perdido, la conducción de Monserrat y compañía debería partir del 14% irrenunciable en una sola cuota para comenzar a negociar, es decir el 8% del año pasado más 6% del aumento de los precios en lo que va de 2021. Pero la conducción de Uepc maneja las mismas cartas que el gobierno contra los docentes. Pretenden garantizarle a Schiaretti un inicio tranquilo, sin conflicto, para asegurarle el año electoral, en medio de la pobreza, la precarización y la destrucción de la educación.

Es radicalmente opuesta la orientación que han tomado las escuelas. Con asambleas, mandatos, pronunciamientos y hasta con la paralización de la actividad en muchas escuelas que todavía no están en estado para comenzar las clases, la docencia está enfrentando esta iniciativa del gobierno de mandar a los docentes y estudiantes a iniciar sin las más mínimas condiciones y contagiarse en las escuelas.

Un plenario de la docencia que reúne a delegados y activistas de la oposición e independientes de la conducción Celeste de Uepc movilizó el pasado miércoles 24 hacia el Ministerio de Educación de la provincia, llama al paro activo y no inicio el día 1º de marzo y convoca a una acción callejera y conferencia de prensa ese mismo día por la tarde. Para direccionar toda esta intervención y darle una perspectiva de conjunto, desde Tribuna Docente convocamos a un Plenario Educativo junto a estudiantes, padres, auxiliares y a toda la comunidad educativa para este sábado 27 de febrero.

 

 

El mandato de las escuelas está en el rechazo a esta propuesta de hambre del gobierno y la conducción sindical y en el establecimiento de un programa que parta de la exigencia de un aumento del 45% necesario para sacar a la docencia de la pobreza. Esa es una perspectiva de defensa de la escuela, la educación y los educadores.