13/08/2020

Educación: la vuelta a clases en el pico de los contagios

El sábado 15/8, a las 15h., sumate a la audiencia pública virtual con el legislador del PO-FIT-U, Gabriel Solano.

CABA es la jurisdicción que arroja números diarios de contagios de Covid-19 que ascienden a las 4 cifras.

Las presiones patronales para «legalizar» las actividades no esenciales se multiplican mientras los gobiernos surfean la crisis que, producto de la pandemia se ha agravado, mientras lo que prevalece como prioritario es la honra a la deuda externa.

Sin protocolos adecuados a la virulencia del Covid-19 y a la realidad de los edificios escolares, con sobrecargas laborales, sin reconocimiento salarial, pago en cuotas de aguinaldos, con congelamiento de salarios, solventando los problemas de conectividad, con pibes hambreados o perseguidos por el gatillo fácil y la prepotencia policial, los gobiernos pactan la apertura de escuelas poniendo la vida de miles de estudiantes, docentes y trabajadores de la educación, una vez más, en riesgo de vida.

Escuelas-Ciudad Cromagnón

Las presiones a las que están atentos los gobiernos no son justamente las que se desprenden del pueblo que atraviesa duras situaciones de empobrecimiento, hambre y abandono de condiciones sanitarias y de vida. Por caso los números de la desocupación en CABA ascienden al 14,7% sin contabilizar los docentes cesanteados o sin cargo.

CABA es la jurisdicción que arroja números diarios de contagios de Covid-19 que ascienden a las 4 cifras, con el incesante crecimiento de la ocupación de camas comunes y de las UTI en los hospitales. En este contexto, la semana pasada, el jefe de gabinete, Felipe Miguel, presentó en la Legislatura porteña el retorno a la educación presencial a partir del 7 de septiembre.

El anuncio se enmarca en lo resuelto por el gobierno nacional, el ministerio de educación nacional de Nicolás Trotta junto a la Ctera y al resto de sindicatos docentes nacionales como UDA, Amet y Sadop, quienes establecieron un protocolo impreciso, sin un centavo de inversión ni planes de testeos masivos, fundamentales para retomar una actividad de características masivas como la escolar.

Con presupuesto del 0% se pretende que el conjunto de trabajadores de la educación y estudiantes transiten las escuelas que hemos denunciado hasta el hartazgo como zonas de riesgo. En las escuelas nos exponemos cotidianamente, no solamente al contagio de Covid-19, sino también de hepatitis, tuberculosis, sarampión, enfermedades infecto- respiratorias, dengue, infecciones urinarias, sólo por mencionar algunas. Incluso nos exponemos a los peligros de derrumbe, caídas de mampostería, vidriados por fuera de las normas de seguridad, etc. Todos estos aspectos configuran el cuadro en el que el magisterio viene desarrollando sus tareas y les pibes educándose.

En ninguna escuela hay jabón ni papel higiénico siquiera, en muchos casos no hay agua o no funcionan los depósitos sanitarios, hay problemas cloacales e inundaciones con heces, ni hablar de la presencia de insectos y roedores. La crisis de la infraestructura escolar se ha cobrado vidas en las escuelas-Cromagnon de la ciudad más rica del país.

Los puntos declarados por el gobierno

Según el diario Clarín, se buscará escolarizar en la presencialidad a aquellos estudiantes que han tenido dificultades con la conectividad- calculan alrededor de 5.100 estudiantes (13/8). Pareciera que los números le han quedado cortos a Larreta-Acuña o deben recursar matemática de primer año.

En la Ciudad en la que hay 245.500 estudiantes aproximadamente, un ínfimo porcentaje pareciera que no ha accedido a las nuevas tecnologías o ha tenido algún tipo de problema «individual». Un descaro absoluto y pérfido: sin plataformas gratuitas accesibles, sin conectividad gratuita y sin dispositivos (todo afecta a docentes y estudiantes) el sistema educativo en su conjunto se ve lesionado por esta realidad previa a la pandemia.

Sólo con cinismo y desprecio de un gobierno anti popular se le puede mentir así a la ciudadanía. No hay un protocolo de protección real y tampoco intenciones de invertir en preparar las escuelas para un retorno ordenado y de seguridad sanitaria. Ni hablar del uso del transporte, focos de exposición al contagio, tanto para trabajadores de las escuelas como para les estudiantes que deben utilizar transporte público para llegar a las casas de estudio.

En los países en los que se intenta el retorno a la actividad escolar las tensiones son profundas entre los gobiernos y las organizaciones sindicales como en el caso de New York. O por caso Italia, que supuestamente ha dispuesto compra de pupitres individuales y la realización de 2 millones de pruebas serológicas voluntarias y gratuitas para docentes y personal no docente de todas las escuelas, la distribución gratuita de 11 millones de mascarillas quirúrgicas y al menos 50 mil litros de gel desinfectante por día, impostan cuidados que aquí ni siquiera han sido mencionados.

La teoría del encapsulamiento, la suspensión de clases de un día para desinfectar en caso de detectarse algún contagio, la distancia de metro y medio entre bancos, etc, hablan de funcionarios que jamás han pisado una escuela.

Distritos como Lugano, Soldati, Bajo Flores, La Boca, etc., son barriadas en las que proliferan los contagios y escuelas con superpoblación áulica y donde hay miles de jóvenes, junto a sus familias, que más que nunca necesitan soluciones urgentes a las necesidades que se multiplican y profundizan. Larreta primero intentó hacer de estos barrios ghettos de contagio, ahora pretende lo mismo con las escuelas.

La docencia tiene que intervenir

La política de Larreta que nos lleva a terribles padecimientos no es enfrentada por la conducción docente mayoritaria de la CABA. La celeste PJ-kirchnerista de UTE-Ctera mantiene un lazo de cogobernabilidad basándose en el protocolo firmado por Ctera, de costo fiscal $0. Una vez más pone por delante su integración al gobierno nacional, quien convalida, por acción u omisión, la exposición del conjunto de las comunidades educativas.

Las docencia debe deliberar y resolver la conformación de comités de bioseguridad que permitan poner nuestra labor educativa a la altura de las necesidades que impone la pandemia. No podemos volver a la presencialidad si no es bajo las condiciones de la docencia y las comunidades. Somos nosotros quienes exponemos nuestra integridad física y la de nuestras familias.

Tribuna Docente tiene a disposición un protocolo para apoyar la lucha de los trabajadores de la educación y los estudiantes.

El sábado 15/8, a las 15h., realizaremos una audiencia pública virtual con el legislador del PO-FIT-U Gabriel Solano, con quien encabezamos la pelea para organizar el rechazo a los ataques que venimos denunciando en la educación.

Exigimos:

-Conformación inmediata de comités de bio seguridad integrados por docentes, estudiantes, sindicatos, cooperadoras y familiar.

-Licencias especiales de cuidado de menores de 14 años, adultos mayores, cuidado de personas gestantes de riesgo, cuidado de personas con enfermedades de comorbilidad, para tode docente que la requiera.

-Conectividad gratuita para docentes y estudiantes.

-Distribución de dispositivos digitales.

-Universalización de bolsones de alimentos

-Becas para estudiantes secundarios y terciarios

-Plan de emergencia de infraestructura con control de comisiones de docentes, estudiantes y familias.