12/04/2020

El coronavirus en las escuelas de formación artística

Por Corresponsal Vera, estudiante secundaria del Jorge Donn

La llegada del Covid-19 llevó a la suspensión de clases y a poner en práctica de forma exprés el sistema de “educación a distancia” para no interrumpir la cursada. Los primeros resultados reflejan que se trata de una medida improvisada y que no están dadas las condiciones para llevar a cabo la “continuidad pedagógica”, como expresara el ministro de educación Nicolás Trotta.


Los gobiernos y ministerios de Educación jamás indicaron cómo abordar las disciplinas artísticas de forma virtual, lo que demuestra la descalificación educativa y la gran improvisación que se está llevando a cabo en la educación y la imposibilidad de poner en práctica estos métodos.


La Zona Oeste de la Ciudad de Buenos Aires tiene la particularidad de tener muchas escuelas artísticas que no han sido contempladas a la hora de pensar la metodología en el marco del aislamiento social preventivo y obligatorio. Escuelas como la Danzas N°1 "Nelly Ramicone", la Danzas N°2 "Jorge Donn", Cerámica "Fernando Arranz", Bellas Artes "Rogelio Yrurtia" y la Escuela de Teatro "Nini Marshall" cuentan con gran cantidad de materias prácticas, claves en el proceso de aprendizaje, que están lejos de poder ser abordadas de manera teórica y bajo la modalidad virtual.


En el caso de lxs estudiantes de las escuelas de danzas "Nelly Ramicone" y el "Jorge Donn" nos vemos imposibilitadxs a llevar a cabo todas las materias prácticas a través de una clase virtual, algo que además se vuelve peligroso ya que tenemos el riesgo de lesionarnos por realizar mal los movimientos o secuencias. Ante las dificultades que esto representa, la alternativa ha sido llevar estas materias a clases teóricas, algo que no representa una solución si tenemos en cuenta que todos los contenidos deben pasar por nuestro cuerpo.


Algo similar ocurre en la escuela de cerámica "Fernando Arranz". Según un estudiante “es como si estuviéramos estudiando historia del arte de la cerámica en todas las materias que deberían ser prácticas". Sucede que todas las materias prácticas se han convertido a teóricas, transformando los contenidos y objetivos pedagógicos que realmente se deberían aprender en esas materias.


Estos ensayos sólo pueden ser parte de un acompañamiento y contacto entre docentes y estudiantes, pero bajo ningún punto funcionar como un reemplazo de las cursadas presenciales. La continuidad pedagógica debe realizarse en el marco de una actividad institucional, garantizada por el Estado.


La “democratización en el acceso a internet”, una farsa


En gran parte de las escuelas de la CABA podemos encontrar estudiantes con dificultades para poder acceder a las aulas virtuales y desarrollar las tareas solicitadas por sus profesores. El ESEA de danzas N°2 "Jorge Donn" no es ajeno a esta situación, donde se registran numerosos reclamos de estudiantes que no tienen computadoras ni internet en sus casas, teniendo que hacer las tareas y trabajos por el celular y con los datos móviles. Esta situación no solo genera gran incomodidad, sino que además implica un gasto extra, donde los medios para poder estudiar quedan a cargo de lxs estudiantes y familias. En otros casos lxs compañerxs tienen una sola computadora en su casa y deben compartirla con otras personas, dificultando su pleno acceso. También hay quienes no tienen a nadie que lxs acompañe y ayude con sus tareas y lxs que no cuentan con un espacio cómodo en su casa para poder concentrarse.


Estas situaciones ponen de manifiesto que el Estado no garantiza a la comunidad educativa el acceso a las herramientas tecnológicas necesarias para desarrollar el proceso de aprendizaje, ni tampoco promueve herramientas y capacitación para estudiantes y docentes.


Se produce una gran desigualdad en el acceso a la educación, no sólo para lxs estudiantes, sino también para lxs docentes que se ven abrumadxs por la tarea y la carencia del equipamiento necesario, por no contar con el tiempo necesario para adaptar en forma virtual sus cursos presenciales, por apenas poder responder a las demandas de sus estudiantes y al mismo tiempo, por ejemplo, atender a sus vidas personales. Bajo esta modalidad, la mayoría de lxs trabajadorxs de la educación se encuentran expuestxs a mayores presiones de las conducciones, demandas de las familias y jornadas de trabajo interminables, donde no se recibe ni un solo peso extra, dando cuenta de una verdadera precarización y explotación laboral.


En el "Jorge Donn" ya se reflejan las presiones ejercidas hacia lxs docentes para que califiquen a sus alumnxs y desarrollen exámenes de carácter eliminatorio para lxs estudiantes. Se trata de una medida de carácter punitorio e injusta en un contexto donde toda nuestra vida cotidiana está alterada (y el aprendizaje no escapa a eso), donde lxs estudiantes se quedan en el camino por la imposibilidad de realizar las tareas, y donde también lxs docentes expresan que carecen de diagnósticos para calificar y su desacuerdo como parte del proceso pedagógico.


Basta de improvisaciones


Las diferentes resoluciones acerca de la educación en tiempos de pandemia muestran la improvisación, imposición y desprolijidad por parte del Estado, queriendo normalizar un año académico completamente anómalo.


El carácter innovador y de modernización que intentan instalar las plataformas virtuales se contradicen con la realidad que lxs estudiantes vivimos cada día en las escuelas:


Filas interminables para retirar los bolsones de alimentos miserables que se reparten cada 15 días en las escuelas y que componen, en muchos casos, las fuentes de alimento que tienen algunas familias. En varias escuelas ni siquiera alcanzaron a cubrir la totalidad de lxs inscriptxs y están lejos de cubrir nuestras necesidades ya que no alcanzan ni para una semana. A esto se suma la suspensión de la inscripción de las becas que otorga el Gobierno de CABA para lxs estudiantes de la escuela media.


Nos encontramos con condiciones edilicias precarias y peligrosas, que previo a la suspensión de clases no contaban con ningún elemento básico de salubridad e higiene para estudiantes y trabajadores. Sin ir más lejos, se trata de una zona en alerta roja por epidemia de dengue.


En escuelas como el Danzas 2 tenemos problemas de plagas de cucarachas, pisos rotos y goteras. La comunidad educativa de esta escuela viene reclamando desde hace más de 40 años un edificio nuevo en condiciones y todavía no contamos con él. El edificio actual además de las pésimas condiciones edilicias es compartido con la Escuela de Cerámica "Fernando Arranz" y día a día lxs estudiantes de las dos escuelas tenemos problemas a la hora de cursar por la falta de espacio y aulas. Realidades como esta, la atraviesan muchos colegios de la zona, por caso el Yrurtia que viene luchando hace años por la ampliación edilicia y su traslado en el marco de un ajuste a la oferta educativa en orientación artística y de posibles negocios inmobiliarios en la zona.


Nuestro programa


La situación actual en el marco del ajuste y el escaso presupuestario debe impulsarnos a desenvolver un programa por una salida de lxs estudiantes y lxs docentes para intervenir en la crisis actual.


Desde la UJS secundarixs exigimos:


-Que se garantice el acceso a las herramientas tecnológicas necesarias para la efectiva cursada y capacitaciones para docentes y estudiantes en esta nueva modalidad.


-El cese de presiones del gobierno de la Ciudad y los ministerios de educación hacia lxs docentes para que nos evalúen virtualmente sin tener ningún tipo de herramientas. Llamamos la atención del carácter punitorio de las calificaciones. Ningún estudiante puede perder su cursada o desaprobar por no participar de un intercambio virtual.


-La entrega de la cantidad correspondiente de los bolsones alimentarios y las viandas en condiciones, la apertura de la inscripción a las becas para lxs estudiantes secundarixs.


-Inmediato aumento presupuestario para garantizar condiciones dignas de cursada con el retorno a clases presenciales, incluyendo elementos de higiene y salubridad para todxs.


-Reformas edilicias y la entrega inmediata de los nuevos edificios.


Lxs estudiantes y trabajadores de la educación le decimos no a las reformas antieducativas: rechazamos la subordinación de la educación a las necesidades del gran capital y alertamos sobre el avance contra las condiciones laborales de nuestrxs docentes.


Basta de ajuste, despidos, suspensiones y represión a quienes nos organizamos por nuestros derechos en medio de la pandemia. Fuera al FMI, no al pago de la deuda.


En tiempos de crisis, más que nunca debemos defender la educación pública y gratuita.


Sumate y organizate con la UJS, por el triunfo de todas las luchas.



 

En esta nota

También te puede interesar:

Luego de una importante audiencia pública con trabajadores de la salud del Amba.
Basta de cinismo, deben intervenir los trabajadores.
El jefe de gobierno “republicano” violenta la votación de la legislatura del protocolo de Interrupción Legal del Embarazo