12/07/2021

El gobierno impulsa proyectos de reforma en la formación docente

En Buenos Aires quieren convalidar con leyes lo que realizan de hecho.
Profesor de I.S.F.D.yT. 103.

La profunda crisis económica y el aumento incesante de la carestía, golpean de lleno en los profesorados de la provincia de Buenos Aires. En un cuadro general de aumento de la desocupación y la pobreza, para una franja importante del alumnado en los institutos de formación docente se le hizo y hace imposible seguir con la cursada. Ante esta difícil situación, la política del gobierno provincial se caracteriza por un sálvese quien pueda.

Desde la virtualización forzada producto de la pandemia, la situación no hizo más que agravarse. El gobierno no acompañó con medidas a la altura para cubrir la modalidad virtual, no hubo una política general para generar las condiciones mínimas de cursada no presencial, lo cual evidentemente desembocó en una caída más pronunciada de las matrículas. No hubo distribución de equipos ni liberación de datos, ni para alumnos/as ni para docentes. No se extendió el servicio alimentario escolar al nivel terciario. No se universalizaron las becas Progresar y se continuaron con requisitos restrictivos que dejan, de a miles, afuera de la magra asistencia. Mucho menos, se subió el monto de dicha beca a un nivel que realmente ayude a seguir estudiando (hoy en día se sitúa entre $ 3.600 y $4.600).

Ante este abandono total del gobierno de Axel Kicillof, que se autodenomina «nacional y popular», las únicas muestras de empatía y solidaridad las dieron parte de la comunidad educativa, haciendo ollas en las puertas de los establecimientos, apadrinando alumnos/as para cargar datos en sus celulares, entregando las pocas computadoras que se contaban, ayuda entre colegas para la capacitación virtual, etc. Sólo la comunidad educativa puso el hombro para sostener la continuidad pedagógica, es destacable mencionar que lo hizo y hace en situaciones totalmente desfavorables.

Una reforma de hecho

El gobierno se valió de este cuadro general, para implementar lo que el régimen viene anhelando desde hace años, reformas en las condiciones de trabajo y pedagógicas. Por un lado, tenemos sobrecarga laboral como nunca antes vista, donde se multiplica en forma exponencial las horas de trabajo para los mismos cursos y en donde se borra del escenario la cantidad de horas pagas en relación a las horas que realmente demanda la labor. Los docentes siempre nos hemos llevado trabajo a la casa, cosa que está mal, pero ahora ha sido llevado a una escala insostenible.

Por otro lado, se profundiza la degradación de los contenidos, pasando a llamarse prioritarios, uniones de materias en espacios pedagógicos y liquidación de los espacios de las prácticas con los ATR, que no son otra cosa que flexibilización laboral del estudiantado tratando de vincular a los/as alumnos/as de los niveles primario y medio que el propio sistema expulsa.

Sobre llovido, mojado

La propia directora del INFOD, María Inés Vollmer y artículos periodísticos (Clarín, 14/6) anuncian reformas en la Formación Docente a nivel nacional. No se trata de otra cosa que legalizar a nivel nacional lo que ya vienen realizando en los hechos. Con cantos de sirena tratarán de convalidar el ajuste laboral, salarial y pedagógico. Por un lado dicen que «llamarán al consenso»: la pregunta es de quiénes. Ya que se cocina distintos proyectos a espalda de los y las docentes y estudiantes.

Se plantean reformas en la formación docente cuando la inmensa mayoría de la planta no es titular, solo analizar ese dato es terrible, debido a que no se cuenta con estabilidad laboral. En plena pandemia se observaron carreras (posibles cierres), como por ejemplo los Profesorados Tecnológicos con orientación en Electromecánica (con la falta que hacen profesores/as en los talleres de las Escuelas Técnicas y una perspectiva de industrializar el país), Fonoaudiología, Portugués…. Teniendo en cuenta que, sin dicha estabilidad laboral, los profesorados que cierren los docentes perderán su trabajo. Evidentemente con las reformas en curso y sin titularizaciones, pende sobre las cabezas de la planta docente la espada de Damocles.

Un planteo de salida

El escenario descripto, es sólo una parte de las distintas problemáticas que se viven en los profesorados de la provincia de Buenos Aires.

Semejante nivel de ajustes de distinta índole solo pudo ser llevada adelante, por los distintos gobiernos de turno, por la complicidad de las burocracias sindicales del FUDB con el Suteba Celeste a la cabeza. Al mismo tiempo las agrupaciones estudiantiles vinculadas al gobierno hacen su aporte neutralizando al movimiento estudiantil, que es un gigante dormido. Es necesario poner en alerta a la comunidad educativa informando lo que se está en juego.

Organizarnos y construir un gran movimiento en los profesorados desde un punto de vista independiente a los gobiernos ajustadores, tendiendo puentes entre los Institutos y coordinando por zona. Impulsar la unidad docente estudiantil para ponerle freno al ajuste sin fin e ir por cada una de nuestras reivindicaciones.

 

También te puede interesar:

Sobre el relato “militante” del kirchnerismo. Escribe Néstor Pitrola.
En un distrito castigado por la pobreza, la desocupación y el déficit habitacional vamos con el Frente de Izquierda Unidad.
2.500 compañerxs participaron de enormes jornadas en todo el distrito.
Justicia por Ailén. El Estado es responsable.
Destrucción del suelo, contaminación del agua y concentración de la producción.