01/11/2018

El gobierno le puso fecha a la Unicaba

Procurarían votarla en la Legislatura el 22 de noviembre. Que no pase es nuestra tarea.
Por Sebastián Copello Estudiante del Juan B. Justo

Luego de un año de intensa lucha de los terciarios que ha impedido la votación del proyecto Unicaba –que supone la liquidación de los 29 profesorados actuales-, el gobierno porteño se encuentra dispuesto a utilizar sus últimos cartuchos para lograr su aprobación antes de fin de año, apremiado por la crisis económica y política y para evitar que el conflicto le explote en el año electoral. En este marco, voceros del oficialismo han señalado de manera informal que la fecha sería el 22 de dicho mes.


En la reciente presentación del Presupuesto 2019 para educación, la ministra Soledad Acuña se guardó de mencionar la palabra “Unicaba”, pero habló de “mejorar la calidad” de la formación docente. Tras negarse a responder las preguntas sobre el asunto por parte de los legisladores, se retiró corriendo de la comisión de presupuesto.


 


NO a la UNICABA en vivo: transmisión desde la Legislatura de la Ciudad, Comisión de Educación.


Posted by Gabriel Solano on Friday, November 16, 2018


Para cumplir con sus objetivos, el gobierno todavía tiene que superar el adversario más difícil: las 29 comunidades educativas que están dispuestas a ir fondo en defensa de los profesorados.


El movimiento terciario a lo largo del año ha vivido una escuela de formación política sobre cómo defender la educación pública. Primero superamos el intento por parte del gobierno de confundir a la opinión pública con el falso debate de “Universidades vs terciarios”. Luego tiramos por la borda el discurso de una supuesta “jerarquización” que la Unicaba le otorgaría a la formación docente, mostrando que por el contrario implica una avanzada contra el estatuto docente e incentiva la precarización laboral con trabajo gratuito desde el primer día; en contraposición con nuestra lucha por mejoras salariales, planes de becas y rentas para las prácticas y residencias. Con nuestra lucha y brillantes exposiciones  de docentes, estudiantes y pedagogos, hemos ido enterrado los “fundamentos” del proyecto.


Por último superamos la mayor maniobra del gobierno, la supuesta “coexistencia” entre los profesorados y la Unicaba, con la que coquetearon sectores como la conducción de la gremial UTE y la agrupación Patria Grande. La maduración del movimiento y su compresión de la gravedad del ataque en cuestión permitió desenmascarar que la coexistencia no es más que la muerte “gradual” de los profesorados, ya que la competencia con la universidad y el desguace presupuestario (incentivados por el propio gobierno) los irá desintegrando.


Este intenso proceso de lucha puso en jaque las intenciones del gobierno, pero ante sus propias urgencias se encuentra obligado a seguir adelante cueste lo que cueste.


El gobierno y la Unicaba o las 29 comunidades educativas y los profesorados


Tenemos dos semanas para preparar una intervención histórica que destruya las intenciones del gobierno y entierre definitivamente la Unicaba; oponer la mayoría unánime que tenemos en nuestros institutos, frente a una Legislatura dominada por el oficialismo. Es fundamental el llamamiento a asambleas interclaustros en todos los institutos para discutir cómo afrontar la recta final. Desde la UJS-PO y Tribuna Docente proponemos impulsar un gran acampe que rodee la Legislatura días antes de la votación, acompañado de clases públicas, y un gran paro educativo de todos los niveles y sindicatos en función de garantizar la masividad de la medida.


Abajo la Unicaba, ninguna coexistencia. Defendamos la formación docente.

En esta nota

También te puede interesar:

Con mandato de asamblea organizamos una gran campaña de donaciones.
Declaración conjunta UJS-Terciarios y Tribuna Docente.
La Junta de historia, inmóvil. Vamos a organizarnos para que nadie se quede afuera.
Con estudiantes de las diversas carreras del profesorado, sesionó la asamblea virtual convocada por la Lista Roja-UJS Terciarios.
Una promoción a los atropellos laborales que sufren les traductores a diario.