08/11/2017

El rechazo al Operativo Aprender se hizo sentir

Paros docentes y acciones estudiantiles en la provincia de Buenos Aires, CABA, Neuquén, Santa Cruz, Chaco, Rosario y Tierra del Fuego.
@tomaseps


La gran lucha desplegada por estudiantes, docentes y familias contra la segunda edición del Operativo Aprender mostró que existen reservas de lucha para quebrar la reforma antieducativa del gobierno que –en línea con la reforma laboral– busca destruir las conquistas de la docencia y poner a los estudiantes como mano de obra gratuita para las empresas.


 


En provincia de Buenos Aires, CABA, Neuquén, Santa Cruz, Chaco, Rosario y Tierra del Fuego, allí donde tienen un peso dirigente los sectores combativos, tuvieron lugar paros, mientras que los estudiantes protagonizaron tomas, asambleas y boicots a las evaluaciones, cuyo fin es culpar a la docencia por la crisis y el vaciamiento educativo gestado por los sucesivos gobiernos.


 


 


En Provincia de Buenos Aires, el paro docente fue convocado por la combativa Lista Multicolor de la gremial Suteba (opositora a la dirección provincial de Roberto Baradel), logrando una adhesión que promedia el 75% en las seccionales dirigidas por esta: Ensenada, Quilmes, Berazategui, Bahía Blanca, Tigre, Escobar, General Madariaga, Marcos Paz y La Matanza (en esta última, del orden del 85%). La huelga fue también destacada entre docentes de otros gremios que no llamaron a parar, así como en La Plata (50%). Entre otras actividades, la Multicolor acompañó el paro con radios abiertas en 20 distritos; entre ellos en Escobar y Almirante Brown. De esta última participó el centro de estudiantes del Nacional de Adrogué; mientras que, en Lomas de Zamora, los jóvenes de la ENAM de Banfield tomaron el edificio contra el operativo.


 


En la mayoría de los distritos, las direcciones kirchneristas de Ctera y Suteba, que se declararon en "estado de alerta y movilización”, boicotearon las medidas de lucha y emitieron comunicados atacando al paro. El accionar se desprende del objetivo de Ctera de “participar” de la reforma antieducativa, en lugar de quebrarla (con el mismo espíritu, la conducción K  de la Coordinadora de Estudiantes de Base porteña trabajó tenazmente por el levantamiento de las tomas en septiembre).


 


 


En la Capital Federal, Ademys organizó la oposición al operativo. Cerca de un 50% de alumnos no realizaron los exámenes, con un importante apoyo de las familias a la causa. En los colegios Julio Cortázar, Mariano Acosta y Rodolfo Walsh (muy activos en el estudiantazo de meses atrás contra la reforma educativa en la Ciudad) resolvieron en asamblea el rechazo al Aprender.


 


El operativo sufrió un fracaso rotundo en Rosario, donde el paro fue acompañado con una movilización de 1.000 docentes y 300 estudiantes. La acción fue precedida allí por una campaña de la seccional local del gremio Amsafe (conducida por la izquierda) impulsada por un plenario departamental de delegados. También hubo acciones de rechazo en otras localidades de Santa Fe, como San Lorenzo y la ciudad capital; estudiantes protagonizaron sentadas contra el operativo en colegios de Rosario y La Capital.


 


También naufragó en la provincia de Neuquén, donde el paro votado por las asambleas de ATEN concitó la adhesión del 90% de los docentes pese a las amenazas del gobierno provincial.


 


Hubo huelga docente en la convulsionada Santa Cruz, donde también pararon por sus reivindicaciones los profesionales de la salud, estatales y judiciales. La jornada convocada por Adosac contó con movilizaciones en localidades como Río Gallegos y 28 de noviembre.


 


Tanto el Sutef de Tierra del Fuego como Sitech Federación, de Chaco, también llamaron a parar.


 


Plan de lucha


 


Todas estas acciones vienen precedidas por el fuerte rechazo que se vio a fines de octubre contra el Operativo Enseñar, con afines propósitos de ajuste educativo en los terciarios.


 


Entre las bases docentes y estudiantiles se palpita el impulso a la lucha, incluso con los pelotazos en contra de las direcciones conciliadoras.


 


Este panorama muestra la pertinencia del planteo de un plan de lucha nacional, hasta derrotar la reforma antieducativa del gobierno.


 


 


 

También te puede interesar: