18/06/2021
Provincia de Buenos Aires

En Vicente López la vuelta a clases que no fue

la pandemia pone de relieve años de vaciamiento educativo.

Mientras Kicillof promueve la vuelta a clases presenciales en el medio de la mayor crisis epidemiológica, queda en evidencia las condiciones de infraestructura de los establecimientos educativos de la provincia de Buenos Aires luego de años de vaciamiento.

Sin el total del personal vacunado y con edificios en pésimas condiciones la vuelta a la presencialidad administrada solo provocará nuevos contagios.

La vuelta a clases presenciales en Vicente López que no pudo ser

A raíz de la falta de gas e incluso agua, varias escuelas no dictaron clases en los establecimientos. Esto de debe a que, según el plan jurisdiccional, aquellos establecimientos que no cuenten con calefacción en tanto las temperaturas sean menores a 10° pueden suspender las clases presenciales. Situación que se repitió en numerosas escuelas del distrito, que se encuentran hace años sin gas. En otros casos, las escuelas abrieron pero solo con algunas aulas en funcionamiento.

En 2019, desde Tribuna Docente junto a la Multicolor de Vicente López denunciamos que más de 15 escuelas se encontraban sin gas. Esta situación se expresó luego de la masacre de Sandra y Rubén, trabajadores de la educación que perdieron la vida a raíz de la precariedad de las instalaciones de las escuelas en las que trabajamos día a día. Las pruebas de hermeticidad realizadas en las escuelas del distrito mostraron fugas de gas en gran parte de los edificios, a los que se suman otros problemas de infraestructura. Incluso, las soluciones improvisadas en el año 2019, como la colocación de estufas eléctricas, fracasaron debido a las conexiones eléctricas deficientes que presentan la mayoría de los establecimientos.

La presencialidad sin condiciones pone en riesgo nuestras vidas

Dos años después, la situación sigue siendo la misma en el distrito. Es el caso de la EEST 2, la EP 19, EP 5, EES 6 (donde también funciona el ISFD 39), EES 8 y EES 5 con apenas algunas aulas calefaccionadas. En otros casos, las estufas aún no fueron encendidas por el Consejo Escolar, como la EES 9 y la EP 18. A su vez, hubo establecimientos como el Jardín 910 donde las clases se dictaron sin gas.
Esto generó un gran revuelo en padres y docentes, dejando al descubierto las condiciones en las que enseñamos y aprendemos.

El problema de las condiciones de las escuelas es producto de una política de ajuste educativo que se expresó en las últimas décadas. Los sucesivos gobiernos abandonaron las obras de infraestructura, incluyendo a la actual gestión de Kicillof. La falta de gas es solo una muestra de la falta de condiciones en la que se encuentran nuestras escuelas. Tanto el gobernador Kicillof como el intendente Jorge Macri ponen en riesgo la vida de docentes y estudiantes exponiéndonos a contagios masivos de Covid-19, mientras al mismo tiempo nos obligan a pasar frío.

Los y las docentes del distrito debemos organizarnos de forma independiente, frente a la integración del Fudb y del Suteba celeste al gobierno nacional y provincial.

Por eso reclamamos la suspensión de la presencialidad administrada sin condiciones, para esto necesitamos presupuesto para infraestructura y gas en todos los establecimientos educativos. Conectividad gratuita y dispositivos para estudiantes y docentes y vacunación de todo el personal educativo.

 

 

También te puede interesar:

Contra la presencialidad irrestricta y sin condiciones, por salario, infraestructura: a la docencia nos sobran los motivos.
Los gobiernos y el capital solo ofrecen respuestas coercitivas.
Al borde de la circulación comunitaria.
Llamó a sus militantes a tragarse el sapo. Escribe Daniel Rapanelli.
El jueves 5. El gobierno no garantiza las 100 mil notebooks que anunció, tampoco la educación virtual ni presencial.