07/05/2021
¿Kicillof vs Larreta?

La provincia de Buenos Aires pretende retomar la presencialidad en las escuelas

“Fuego amigo” de Kicillof y complicidad de Baradel.

A menos de una semana del golpe sufrido por el gobierno nacional con el fallo de la Corte, que le da la razón a Horacio Rodríguez Larreta para mantener irresponsablemente abiertas las aulas, el gobierno kirchnerista de Buenos Aires se suma a la ofensiva de la Ciudad de Buenos Aires y abre la presencialidad en las escuelas.

Es el Comunicado 108/21 de la Subsecretaría de Educación de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense que establece que en los distritos donde hay suspensión, la modalidad especial mantiene las clases presenciales y además se implementa el dispositivo “Escuela Abierta» que implica retomar las actividades presenciales para estudiantes sin conectividad, con Trayectorias Educativas Discontinuas, o que deban alcanzar saberes de currículums prioritarios Trayectorias Educativas en Proceso. El comunicado obliga a la docencia a dar clases presenciales a lo que la ministra de Educación, Agustina Vila, categorizó como “matrícula priorizada”.

El gobierno cristinista de Kicillof se ha tragado la cicuta de Larreta y se ha sumado a la acción criminal e irresponsable que le endilga al jefe de gobierno porteño, en medio de los incrementos de los contagios y de las muertes, de la vigencia del DNU presidencial, que prorrogó las clases virtuales en el Amba, y del Comunicado 394/2021 del Consejo Federal de Educación (CFE), que establece que en regiones como Buenos Aires de “Alarma Epidemiológica y Sanitaria”, se deben suspender las clases presenciales “en todos los niveles educativos”

Una ofensiva sostenida por la pasividad de Suteba

La definición de quiénes deben ser asistidos es tan amplia que prácticamente abarca a la mayoría de la matrícula, incluida a aquella que pudo mantener un contacto más sistemático con sus docentes.

Amparados en esta ambigüedad, y en una situación de la cual es exclusivamente responsable el gobierno, que nada hizo en un año y cinco meses para garantizar las condiciones educativas ni presenciales ni virtuales, inspectores y muchos directivos han comenzado una presión ilegal para que los planteles docentes concurran presencialmente a las instituciones e incluso cumplan horario normal, aún cuando no tengan alumnes con estas problemáticas a cargo. Otros lo han planteado como el ensayo para el regreso inmediato a las clases presenciales, al margen del cuadro de alerta epidemiológica que en la provincia avanza, no cede.

El Suteba de Baradel y todo el Frente de Unidad Docente bonaerense ha salido apoyar esta medida, sin consultar a nadie. Sólo solicitan que “se puedan construir acuerdos institucionales, a partir de las necesidades de cada institución educativa, con el fin de elaborar un cronograma de escuelas abiertas que no necesariamente convoque al personal todos los días y en todos los turnos” (FUD Lomas de Zamora). En el mismo sentido se han pronunciado otros comunicados seccionales del FUD.

Ctera pide ayuda a Alberto, pero niega convocar al paro nacional

La burocracia sindical docente, especialmente la dirección de Ctera, no hace más que convalidar todos los atropellos contra la comunidad educativa.

En la Ciudad de Buenos Aires, los docentes han salido al paro para enfrentar al fallo de la Corte, especialmente convocados por el combativo Ademys, que arrastró a la huelga a UTE, el sindicato baradelista de CABA. La respuesta de Larreta ha sido los descuentos masivos, intentando quebrar la lucha por el hambre. Frente a este atropello, la Ctera, de boca de Roberto Baradel, solamente opinó “que el gobierno nacional tiene que intervenir para que los docentes puedan hacer paro, y calificó de ilegales los descuentos realizados por la Ciudad de Buenos Aires” ( Página 12, 7.05). De medidas de fuerza, nada.

La negativa de Ctera a poner en pie al millón y medio de docentes del país tiene una concordancia absoluta con la política de imponer la presencialidad “administrada” a toda costa del ministro de Educación, Nicolás Trotta, y de los gobernadores peronistas, que han mantenido la presencialidad contra la salud de docentes, alumnos y del pueblo en su conjunto en sus jurisdicciones. Esto lo incluye especialmente a Kicillof, que mantiene abiertas las escuelas en 100 distritos de una provincia que está en rojo sanitario.

Repudio de los sindicatos multicolores y jornada nacional de lucha el 12

La situación en el interior es tan grave como en el Amba. Al recrudecimiento de la pandemia, se le suma el frío, en escuelas que funcionan con puertas y ventanas abiertas, y sin condiciones ni edilicias ni sanitarias. El peronista ministro de Educación de Córdoba, exsecretario general de la UEPC-Ctera, mandó a las maestras ¡a dar clase con frazadas!

De una punta a la otra del país, la docencia ha sido golpeada, además, por la desocupación masiva por la falta de cargos, tan necesarios para garantizar la continuidad pedagógica que tanto se esgrime de parte de los gobiernos, la precarización laboral y el atropello a los estatutos docentes, y salarios de pobreza que recibieron un aumento promedio del 32%, ante una inflación prevista por encima del 50.

Para enfrentar el fallo de la Corte, imponer la suspensión temporal de las clases presenciales en todo el país, la vacunación de toda la comunidad educativa y del conjunto de los trabajadores, la defensa de las condiciones laborales, becas para todos los alumnos y un salario que cubra la canasta familiar, conectividad y equipos a cargo de los gobiernos y presupuesto para las escuelas, es decir, un programa integral de salida de la educación en medio de la pandemia, la docencia combativa del país realizará el miércoles 12 de mayo una jornada nacional de lucha con paros y movilizaciones en todas las provincias.

En la provincia de Buenos Aires, los Sutebas Combativos marcharán a la Dirección General de Escuelas, para exigir todos estos reclamos.

También te puede interesar:

Es el segundo departamento con más contagios diarios en la provincia.
Muerte laboral en la Línea 60 fruto de la resolución del gobierno que autoriza la "vuelta al trabajo" del personal dispensado tras recibir la primera dosis.
El Covid 19 destapó la olla y derrumbó el mito del sistema público mostrando que el Partido Socialista, y ahora el PJ, permitieron el copamiento capitalista de la salud.
Justificó una nueva licencia haciendo una defensa del gobierno de Alberto Fernadez y cargó contra Macri.