Educación

14/3/2023

Las condiciones edilicias de las escuelas frente a la ola de calor y el ajuste

El recorte de presupuesto educativo tiene de rehén a toda la comunidad educativa. 

Carencias en infraestructura escolar.

Las altas temperaturas de estas semanas de marzo dejaron en evidencia (una vez más) las condiciones de infraestructura escolar y la falta de inversión en el suministro eléctrico.

Se pierden días de clase por el simple hecho de que así los chicxs no rinden,. Esto, que es sentido común en la docencia, acaba de ser confirmado por un estudio de la Universidad de Harvard que indica que las temperaturas deben ser de 22º mínimos en invierno y 24º en verano.

Las comunidades educativas que se organizan, suspenden las clases y se movilizan, tienen en sus manos un reclamo que no se agota en ventiladores. Es que ante la alerta roja, la DGCyE bonaerense que dirige Alberto Sileoni y el Ministerio de Educación porteño con Soledad Acuña como titular lanzaron medidas tales como: recomendar mojarse la cabeza, o repartir algunas botellas de agua. No se les escapó un peso para mejorar la ventilación o el suministro de energía y agua.

La ejecución de un sistema de ventilación artificial para los establecimientos educativos es un primer paso muy importante, para este y todos los meses que restan del año, porque luego luego vendrá el invierno con temperaturas bajo cero y en los meses de noviembre-diciembre (40 días de clase como mínimo) nuevamente tendremos que sufrir el calor. Son días y días de clase que se pierden por no estar las escuelas en condiciones. El ajuste educativo tiene de rehén a toda la comunidad educativa.

Además de la ventilación artificial, los edificios escolares necesitan un sistema de ventilación natural (que corra el aire). Luego de la pandemia se ha determinado como prioritario la necesidad de que los espacios cuenten con circulación cruzada, y una regulación del aire, humedad, condensación, etc. Pero tenemos aulas, preceptorías y secretarías improvisadas en los pasillos, y ventanas selladas.

En este mismo sentido deben ser valorados los árboles que puedan rodear un establecimiento -se estima que reducen la temperatura hasta en 10º. Nada de esto se tiene en cuenta; los patios o pulmones verdes fueron arrasados por la construcción de edificios sobre edificios, principalmente escuelas secundarias en los espacios que quedaban de las primarias.

Por último, existen nuevas tecnologías de construcción que mejoran el aislamiento termoacústico (reducen el calor de 5 a más de 10º y conservan en invierno). Estos materiales también se pueden utilizar para mejorar la calidad de las viejas construcciones.

La reducción del Presupuesto en Educación en un 15,5% o el incumplimiento de la Ley de Financiamiento (que dejó una deuda de USD 26.009 millones con la educación a 2022) tienen como contracara las exenciones impositivas a las empresas o el subsidio por 5.000 millones de pesos de Kicillof al campo, fomentando los agronegocios que agravan la depredación ambiental capitalista, que origina estas olas de calor.

La actual conducción de Ctera, Suteba y UTE prioriza la reelección del Frente de Todos y encolumnarse detrás de Cristina, a cambio de entregar los reclamos de la docencia. La lucha que dan las comunidades educativas en los distritos, seccionales Multicolor de Suteba y el paro de Ademys marcan un rumbo para enfrentar un profundo ajuste educativo.