13/04/2021

Les secundaries nos organizamos frente a la crisis educativa y sanitaria

Resoluciones del plenario de secundaries de este sábado.

El sábado pasado se realizó un plenario virtual de secundaries, que contó con la participación de más de 40 compañeros y compañeras, para discutir cómo nos organizamos frente a las precarias condiciones en las que nuestra educación hace frente a esta segunda ola. Participaron compañeres de los colegios Rodolfo Walsh, Nacional de Buenos Aires, Danzas N°2 «Jorge Donn», Lengüitas, Liceo Naval, EEM N°1 D.E. 2, Justo José de Urquiza DE 12, entre otros.

Tras la apertura de los colegios desde fines de febrero y principios de marzo, la crisis sanitaria avanzó rápidamente, escalando de un promedio de 6 mil casos diarios (primera semana de marzo) a el pico de 24 mil casos que alcanzamos la semana pasada.

Desde la primera semana de apertura se notifican casos de Covid-19 en los colegios, donde el incumplimiento de los protocolos es la regla en vez de la excepción. A más de dos meses de arrancadas las clases, es claro para el conjunto de la sociedad que les integrantes de comunidad educativa porteña teníamos razón al denunciar la falta de recursos para afrontar la presencialidad sin condiciones epidemiológicas.

Hoy ese recorte presupuestario en materia educativa se cristaliza en la exposición de estudiantes, trabajadores de la educación y familias; mientras el sistema sanitario en todo el país está al borde del colapso. Ya tenemos más de 10 docentes muertos en todo el país por contagios en las escuelas, cómo fue el caso de Jorge Langone en la Escuela Técnica N°19 en Lugano. Tanto Nicolás Trotta cómo Soledad Acuña son responsables de esta desidia que expone a la comunidad educativa al virus constantemente.

Por otra parte todavía no hay un calendario de vacunación para les docentes de los colegios secundarios, terciarios y universidades que quedaron relegados en el último orden de prioridad. Mientras el laboratorio mAbxcience produce millones de vacunas para Oxford- AstraZeneca en su planta de Garín y las envía a México para su envasado, todavía no llego ni una al país en medio de la crisis por la escasez de las dosis. A esto se le suma la decisión del gobierno de Alberto Fernández de no tomar ninguna medida restrictiva que verdaderamente afecte la circulación del virus cuando día a día se crecen los casos, algo que no puede hacer por su compromiso con las empresas y las patronales.

En este escenario, quienes defendemos la educación pública entendemos que va de la mano con la lucha por la salud y la vida de quienes estudiamos y trabajan en los colegios. La suspensión temporal de las clases presenciales mientras se atraviesa la escalada de contagios resulta una conclusión lógica, sobre todo después de analizar que todos los días hay divisiones enteras que quedan aisladas. Hoy por hoy existe una presencialidad precaria y sin condiciones que nos expone al contagio. Pero a un año de la pandemia, los limites de la virtualidad siguen presentes ya que tampoco los gobiernos garantizaron que haya un plan de distribución de computadoras ni becas para revertir la situación los millones de estudiantes que se quedaron afuera el año pasado.

El camino que marcó la movilización inmensa de estudiantes de los barrios populares y las villas que tomó pacíficamente el Ministerio de Educación el 31/3 para que esta realidad llegue y nos den una respuesta, expresa la necesidad de reforzar un plan de acción para visibilizar la situación en nuestros colegios ante toda la sociedad. Por eso desde la UJS y la Juventud del Polo Obrero en secundaries impulsaremos una campaña de empadronamiento para todes les estudiantes que tengan estos problemas para salir a luchar, fundar más centros de estudiantes y ganar nuestros reclamos junto a nuestres docentes, de forma independiente a las autoridades y los gobiernos de Trotta y Acuña. ¡El momento es ahora!