30/09/2020

Mendoza: el rechazo popular a la ley de educación

Madres, padres, alumnos y docentes en los barrios dicen no a la ley de educación

Las distintas acciones de lucha en apoyo a los docentes contra la ley de educación, del gobernador Suárez, que comenzaron con caravanazos este viernes comienzan a crecer en iniciativas y movilización.

Los grupos de whastapp de padres, docentes y alumnos han sido un hervidero este fin de semana planificando reuniones en distintas puertas de colegios para explicar el rechazo a la ley privatista de la educación y debatir como tomar medidas de lucha para colaborar con los y las trabajadoras.

En la población en general comienza a madurar la idea que si una reforma educativa es impulsada por el Gobierno, significa un ataque (y tienen razón). Por eso la participación de padres, madres, alumnos y docentes en reuniones hoy en distintos departamento fue importante.

La acción coordinada en distintos colegios confluyó con caravanazos autoconvocados de docentes planteando de nuevo un rechazo a los planes de Suárez y que no logró ser bloqueada por los directivos y coordinadores que hicieron circular audios de whastapp en los grupos de padres llamando a no ir a esas reuniones.

La intervención de las madres y padres ligadas al Polo Obrero y de sus vecinos, amigos/as, etc comienza a jugar un rol importante ya que las reuniones votaron avanzar en abrazos solidarios a los colegios, planificar más reuniones en otros  establecimientos, concentraciones y potenciar todas las iniciativas de lucha de los y las docentes.

El debate popular está gestando un proceso de ascenso de una lucha que promete ser masiva. Esto recién está comenzando y tiene el desafío de poder anular todas las maniobras de las organizaciones afines a la tregua y las políticas de este Gobierno.

Sigamos este camino, abajo la ley privatista de Suárez, arriba los salarios y la educación.

También te puede interesar:

Se realizó este sábado 24. Los trabajadores denuncian que cobran sueldos de miseria de $8.400.
Hagámoslo activo para derrotar la ofensiva del gobierno de Omar Gutiérrez y de Alberto Fernández.
En la reunión con los sindicatos, el gobierno se refirió a la crisis de deuda para justificar el congelamiento salarial.