05/05/2020

Plan Fines: un nuevo ataque a la educación de adultos y al salario docente

La Inspección de Educación de Jóvenes, Adultos y Adultos Mayores empezó a enviar la “designación” de comisiones a los docentes del plan Fines inscriptos en el plan Piedas para, en teoría, dar continuidad pedagógica a los estudiantes que deberían terminar sus estudios este cuatrimestre. Sin embargo, se trata de un ataque al salario, al estatuto docente y a la educación de adultos.


De la “continuidad” pedagógica


Veamos cómo se está implementando. En primer lugar, la Inspección de Adultos determina en forma unilateral qué docente se encargará de las comisiones de Fines en base al listado del programa Piedas, dejando fuera a aquellos que venían trabajando años anteriores, pero no cumplían los requisitos. Así, los actos públicos -una conquista de la docencia- han quedado eliminados de hecho.


Luego se nos propone una especie de acompañamiento pedagógico. Dan por sentado que los estudiantes tienen acceso a los cuadernillos del programa Continuamos Educando, cuando en la página web no existe ningún material específico para Fines. Sólo hay unos cuadernillos generales para adultos, pero ni siquiera están todas las materias del programa. Para esos casos la Inspección determina que nosotros debemos elaborar el material de estudio luego de un diagnóstico del grupo. El único “diagnóstico” que tenemos los docentes es una planilla de Excel con los datos de los estudiantes y los teléfonos de algunos. Para finalizar nos proponen que las clases virtuales sean dadas por Google Classroom, WhatsApp, Facebook o correo electrónico.


Tampoco se debe perder de vista que sólo se habilitaron las comisiones del último año de Fines, mientras que el resto de los estudiantes han perdido el cuatrimestre. Esto va en línea con el intento de eliminación del programa por parte del ministro de Educación, Nicolás Trotta, impedido por el fuerte reclamo de la docencia y el acompañamiento de los Suteba Multicolores, logrando la continuidad del plan, aunque con un terrible recorte presupuestario.


Es evidente que al gobierno no le interesa la educación de aquellos adultos que por diferentes motivos no han podido culminar sus estudios secundarios en su adolescencia. La gran mayoría de estos estudiantes son trabajadores del sector informal, madres y padres de familia que hoy tienen a su cargo la educación de sus hijos, sin conectividad, en muchos casos de barrios muy castigados y con posibles pérdidas de sus respectivas fuentes de trabajo. En este escenario, el gobierno pretende continuar con total normalidad el programa. Como estos estudiantes no representan un elemento productivo para el sistema capitalista se les ofrece una educación completamente devaluada.


El ataque al salario y al Estatuto Docente


Los docentes del programa deberán hacer su trabajo por la miserable suma de $10.230 por ocho módulos semanales -muy por debajo de lo que se debe cobrar por esa cantidad de horas- según lo anunciado semanas atrás por el gobernador Axel Kicillof.


Estamos frente a un brutal recorte salarial y un ataque en regla de los derechos más elementales de la docencia. Con el programa Piedas se precariza aún más un programa (Fines) recontra precarizado. Pero además, con el mismo se pretende cubrir todas las vacantes de cargos que en las diferentes modalidades no se ha llegado a designar docentes por la suspensión de los actos públicos.


Los docentes debemos intervenir en este escenario para romper con este pacto entre el gobierno y las burocracias sindicales que recorta salarios y ataca de lleno el Estatuto Docente.


Es fundamental reclamar que se cubran cargos mediante actos públicos virtuales con todas las garantías de transparencia y un salario de emergencia para toda la docencia de $30.000. ¡Defendamos nuestro salario y nuestro estatuto!




 

También te puede interesar:

La burocracia de Uatre negocia con el gobierno y la patronal frutícola sin asambleas ni plan de lucha.
Los trabajadores de transporte pierden un 10% del salario.
Crece la brecha entre ricos y pobres, y continúa el deterioro de los salarios e ingresos populares.