03/05/2021
CABA

Presencialidad escolar: la inviabilidad de los protocolos a la luz de la realidad

Según un estudio realizado por la Defensoría del Pueblo de la CABA avalado por el Ministerio de Educación de la ciudad.

La semana se inicia con de un estudio realizado por la Defensoría del Pueblo de CABA avalado por el Ministerio de Educación porteño donde se demuestra la inviabilidad de los protocolos.

El informe de la Defensoría sostiene que sobre 257 escuelas públicas en el 54% se producen tumultos en sus ingresos y en el 30% no se cumple el distanciamiento social. A su vez, analiza que en el 23% de las escuelas no hay mínimos y adecuados espacios al aire libre.

Asimismo, el organismo sostiene que la aplicación del protocolo sanitario escolar se da en el reducido número de un tercio de los 750 edificios escolares del sistema publico. El estudio agrega que uno de cada tres establecimientos tuvieron que aislar una de las supuestas burbujas que no funcionan como tales. Pero esto fue incrementándose semana tras semana, llegando al último período del relevamiento con el 50% de los casos. La mayor proporción de aulas aisladas se producen en el nivel primario, dado que en el 42% de las escuelas relevadas de este nivel tuvieron que aislar al menos una.

Los números son estremecedores y muestran el grado de exposición al que el gobierno de Larreta y su ministra de educación Soledad Acuña exponen la salud y la vida de las comunidades y trabajadores de la educación: el 24% de los establecimientos escolares cuentan con aulas en las que no se respeta el distanciamiento social producto de la falta de espacio físico, y en el 20% de los casos se encuentran habilitados espacios en los que no están aseguradas las condiciones de ventilación cruzada requerida.

Otro punto sensible que señala la Defensoría es el problema del transporte. En el caso del escolar, en aquel puñado de casos en los que se mantuvo, no hay grupo-burbuja que se respete. Los gastos se reducen amontonando estudiantes sin importar a qué grupo-burbuja pertenezcan. Los datos arrojados explicitan lo contrario a lo sostenido por Larreta: una gran cantidad de estudiantes llegan a sus escuelas primarias, de nivel inicial e incluso maternal a través del transporte público, con todos los riesgos que ello implica en términos de contagios y circulación social del virus. Conducciones de escuelas infantiles y maternales negaron demostradamente la infactibilidad en la aplicación de los protocolos.

Este informe se da a conocer en un severo cuadro en el que el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, mantiene su campaña electoral a modo de «cruzada» con la bandera de la presencialidad escolar, negando bajo cualquier punto de vista los datos epidemiológicas rojos que aún en su distrito de gobierno se cobraron la vida de 6 docentes, de lo que se conoce y fue denunciado, y donde se sextuplicaron los contagios en menores de hasta 10 años.

Pese a la negativa a la virtualidad escolar, los aprietes a las familias y a la docencia, las amenazas de la quita de vacantes (con el valor que ello tiene en la ciudad en la que más de 20 mil estudiantes no tienen vacante en la escuela pública), y aún con autoridades (anti) educativas que se niegan a aplicar los puntos factibles de los protocolos abonando al negacionismo bolsonarista de Larreta y cía, las familias mayoritariamente han decidido salvaguardar la salud y la vida de sus hijes y familias de modo tal que no asisten a las escuelas, sin embargo, Larreta-Acuña abonan al vaciamiento educativo sin permitir que docente algune entregue materiales digitalizados y organice clases vinculadas al acompañamiento pedagógico.

Es decir, que tanto el jefe de gobierno como el conjunto de su fuerza política, quienes no han destinado un peso en la presencialidad escolar que dicen defender, por el contrario, cada ítem del presupuesto educativo ha sido recortado sobremanera, han tomado un rumbo con consecuencias impredecibles. Sin embargo, la medida de fuerza sostenida por la docencia contra este avasallamiento directo a la salud y a la vida se sostiene con medidas subsidiarias como semaforazos, abrazos a escuelas y el incesante reclamo de un plan urgente de vacunación para el conjunto de la población.

Merece una reflexión la no intervención del gobierno nacional de Alberto Fernández y su ministro de educación, Nicolás Trotta, quienes luego de idas y vueltas de desautorización política, crisis de gabinete, «fallos y contra fallos» y una importante crisis política mediante, no defienden ni sostienen siquiera sus propias iniciativas cortas, vacías y de costo fiscal igual a cero. Tampoco han emitido dictamen favorable a través del Ministerio de Trabajo contra los descuentos de días de paro docente realizados por Larreta para disciplinar la lucha docente junto a las familias.

Ante este cuadro, la defensa de la salud, la vida y la educación corre por cuenta del pueblo trabajador. La deliberación e intervención directa de la docencia, les estudiantes y las comunidades están planteadas.

 

 

También te puede interesar:

Para Carla Vizzotti no es importante el aumento en las muertes.
“Fuego amigo” de Kicillof y complicidad de Baradel.
El Estado no otorga Certificado Único de Discapacidad, y por ende no estarían contempladas en el plan de vacunación.
Concentración de trabajadores autoconvocados en las puertas de la emblemática sucursal de Belgrano.