06/06/2021

Santa Cruz: el programa de becas es tres empanadas para dos personas

La lógica del sistema de becas santacruceño.

El 26 de mayo pasado, el Consejo Provincial de Educación de Santa Cruz informaba que se abría la inscripción al programa “Beca 60 Años, Santa Cruz es Provincia”. El programa fue creado en el marco de políticas públicas generadas por el 60º Aniversario de nuestra provincialización, y por el Acuerdo Social Santacruceño. Cuando avanzamos en la lectura del texto periodístico nos encontramos con la real dimensión y alcance del anuncio.

50 becas para 12 mil alumnos

El programa establece un cupo de 50 becas para jóvenes destinado a jóvenes estudiantes egresados de la educación secundaria, y que cursen carreras determinadas como prioritarias para el desarrollo provincial por parte de las autoridades gubernamentales (Tiempo Sur, 26/5).

Según los últimos datos del Indec sobre la matrícula 2019, los estudiantes superiores no universitarios alcanzaban en la provincia de Santa Cruz a los 4.151 estudiantes, a los cuales debemos sumarles alrededor de 4 mil egresados secundarios en 2020 y los estudiantes universitarios no contemplados de manera desagregada por provincias en la estadísticas del Indec.

Para el gobierno y la prensa adepta, seguramente se aplicará el famoso argumento de que esto “es lo posible, no lo deseable”, y que “es mejor esto que nada”. Aun así, ante todo el arsenal de la justificación sistemática, la primera reflexión que surge es la absoluta desconexión entre la necesidades de miles y la solución para solamente unas decenas de jóvenes.

El programa es insuficiente para atender a la necesidad de miles de estudiantes santacruceños que sufren los efectos del avance desenfrenado de la pobreza y la indigencia, desde antes de la pandemia y ahora como consecuencia de ella. Ya hemos mencionado el crecimiento de la pobreza para Santa Cruz tal cual se muestra en la Encuesta Permanente de Hogares del Indec sobre el segundo semestre de 2020 en diversos artículos.

Además de poco…

Otro aspecto del programa de beca “Santa Cruz es Provincia” es el tipo de carreras y áreas de la ciencia que intenta alentar, porque, como se expresa, son aquellas que el gobierno de Santa Cruz considera “prioritarias y excluyentes para la provincia”. En este sentido son llamativas algunas ausencias u omisiones que muestran el norte del gobierno y los intereses a proteger y desarrollar.

Las carreras consideradas en la beca son: ingenierías (Ingeniería de Minas, Ingeniería Ambiental, Ingeniería en Energía, Geología, Ingeniería en Petróleo y Gas, Ingeniería Hidráulica, Ingeniería Química, Ingeniería Electromecánica, Ingeniería en Sistemas); tecnicaturas prioritarias (Técnico Superior en Mantenimiento Industrial, Técnico Superior en Geología, Técnico Superior en Energías Renovables, Técnico Universitario en Perforación), Medicina y Ciencias Económicas.

Permítasenos advertir algunas carreras ausentes en este listado establecido por el gobierno santacruceño. En primer lugar, en este contexto de pandemia que ya lleva más de un año y que ha dejado al desnudo la falta de personal médico y de enfermería para atender las necesidades de la población, es llamativo no considerar primordial la formación de enfermeros y no dar especial relieve a las carreras asociadas a la salud de la población. El Covid mostró una necesidad que el gobierno no quiere ver y muchos no quieren atender.

En segundo lugar, está más que clara la apuesta a profundizar un futuro extractivista, basado en la minería metalífera e hidrocarburífera. Aquí por ejemplo no se apuesta a carreras como la paleontología o la arqueología, primordiales para evaluar el impacto de todos los negocios mineros sobre el registro paleontológico y arqueológico en Santa Cruz. Varios emprendimientos mineros se desarrollan en cercanías del sitio Cuevas de las Manos, yacimiento arqueológico declarado Patrimonio de la Humanidad.

En tercer término, cabe señalar la ausencia de carreras sociales y humanísticas, las grandes ausentes de este listado. ¿Cómo será la sociedad santacruceña del futuro sino se alienta la formación de cientistas sociales que puedan dar cuenta y explicar los por qué de la sociedad, sus problemas, sus conflictos? Científicos que puedan ayudar a desentrañar y comprender los diversos intereses en la sociedad pasada, presente y futura. El progresismo que pregona la memoria no cree importante becar a estudiantes que estudien para mantenerla viva. Todo un botón de muestra.

Cuarto, y aun teniendo en cuenta la pandemia, entristece pensar en un gobierno que no considera importante becar a sus jóvenes que apuestan por desarrollar toda su creatividad, que no financia a aquellos que deciden dedicar su vida a la danza, la música, el teatro, el cine, la literatura, en fin, vaya futuro gris proyecta el gobierno de Alicia Kirchner.

Si el programa de becas es una intención de construcción de un futuro, está claro que el gobierno del Frente de Todos ha dejado y dejará miles de excluidos.

¿Adónde está mi amiga?

Las trompetas del anuncio no llegan a los oídos y mucho menos los bolsillos de todos. Lamentamos profundamente que la provincia de Santa Cruz, una de las principales exportadoras y la primera productora y exportadora de la minería metalífera, no presente un programa de becas masivas que atienda a los miles de estudiantes golpeados por la crisis, la pandemia y la cada vez más creciente desigualdad en la sociedad santacruceña.

Consideremos que la recaudación provincial de impuestos viene creciendo en los últimos meses con un pico en abril, donde respecto del mismo mes de 2020 sube 116 % la coparticipación nacional, 110% las regalías y 65 % la recaudación provincial y la provincia no tiene deuda en dólares sino solo una deuda en pesos que tiende a licuarse. En este cuadro es claro que hay recursos y el gobierno solo entrega migajas.

El silencio no ayuda a reflexionar ni rectificar estas posiciones al clan gobernante, por eso los trabajadores y estudiantes debemos tomar en nuestras manos el reclamo por becas masivas, debemos exigir al gobierno de las mineras que ponga los recursos necesarios para el desarrollo de la juventud santacruceña.