18/07/1995 | 456

Balance de la Coordinadora Secundaria

El balance del Encuentro Nacional del movimiento estudiantil, realizado en Córdoba, no puede omitir, de manera alguna, el papel que le cupo a la Coordinadora de Estudiantes Secundarios. La Coordinadora concurrió a Córdoba habiendo realizado previamente una asamblea en la cual participaron 40 colegios de Capital y el Gran Buenos Aires. La misma eligió una Comisión de 7 compañeros (6 de los cuales son presidentes de centros de estudiantes) y los mandató para representarla en Córdoba.


Pero el valor de la intervención de la Coordinadora no se limitó al hecho de haber organizado la deliberación democrática de los delegados de los diferentes colegios, sino que la Coordinadora tuvo el método de concurrir con un planteo político definido. En su declaración fechada 1º de julio, se denuncia que el proyecto de Ley de Educación Superior “fue elaborado para que se liquide de hecho el presupuesto para la educación pública y se lo destine al pago de los bancos usureros y como subsidio a los monopolios capitalistas nacionales y extranjeros… por eso, esa ley ha sido enarbolada por el Banco Mundial, que es lo mismo que el FMI”.


Del mismo modo denunciaba el papel del clero en cuanto al padrinazgo de esta ley: “Mientras se quiere acabar con los fondos para la educación pública, se aseguran fondos para la escuela y universidad privadas, donde se prohíbe la organización de estudiantes y docentes y se niega hasta la libertad de pensamiento”.


Como se ve, contrastando con la totalidad de los partidos de la izquierda democratizante, que omitieron por completo la cuestión, la Coordinadora señaló cuáles eran las fuerzas sociales que impulsan esa ley y planteó una salida: “contra esta ley del FMI, el gobierno y la Iglesia que colaboró con Videla y Massera, levantamos nuestro derecho al estudio, a la gratuidad, a un sistema de becas para que todos estudiemos, una escuela pública, laica y única para todos, a nuestro derecho a organizarnos, a impedir la explotación del trabajo juvenil con cualquier pretexto como el de las pasantías”.


Próximamente, la delegación que concurrió a Córdoba informará sobre las conclusiones del Encuentro, e iniciará una campaña contra la injerencia clerical en la educación, actualizada por estos días con la “modificación” de los “convenios básicos comunes” de la “educación general básica”, cuyo contenido es francamente anti-científico y oscurantista.