02/07/1998 | 591

El ejemplo de Neuquén

Treinta compañeros de tres terciarios discutieron la formación de una precoordinadora de la zona oeste del Gran Buenos Aires. El Centro de estudiantes del conservatorio de Morón, afectado por la ‘reforma educativa’, inició un plan de lucha con una radio abierta y un corte de calles el pasado 18.


La existencia de la EGB plantea, según la Dirección de Educación Artística, la aparición de un nuevo docente: el Profesor especializado en artística. En la actualidad, los alumnos que cursan el ciclo superior poseen una especialización profesional que, con el cursado de las materias pedagógicas, le permiten ejercer la docencia. Existe, además, la carrera de magisterio de la especialidad (música-plástica). Con la reforma habría dos ciclos: uno con orientación docente y otro con orientación en el arte elegido. Conclusión: se pierde la integridad del título aunque … se pueden cursar simultáneamente las dos carreras. La calidad educativa queda por el suelo. El profesor de EGB en artística es un profesor formado en la generalidad de las artes (danzas, teatro, música, pintura, etc.). Cada terciario deberá presentar un PEI (proyecto educativo institucional), que es la integración de cada institución a la reforma y de la cual depende su acreditación ante la autoridad y, por lo tanto, su reconocimiento. Los PEI consagran la existencia de la Red de Formación Docente Continua, lo que permite que un docente posea un título cuestionado, ya que deberá hacer los cursos que esta red crea conveniente o no podrá ejercer, porque sus conocimientos no han sido debidamente actualizados. Los PEI deben prepararse también de acuerdo a la realidad de la comunidad en la que se ‘hayan insertado’ abriendo paso a la integración con las empresas de la zona y el lucro capitalista del espectáculo (caso artístico). La lucha de la educación artística es también de todos los terciarios, pues de la aplicación de las leyes surge la necesidad de los docentes reconvertidos, con sus títulos condicionados y disminuidos, algo común a todos los terciarios de formación docente. La UJS plantea que la salida pasa por la organización masiva de los centros de estudiantes en los terciarios, por la conformación de coordinadoras y la convocatoria a un plan de lucha conjunto para frenar la implementación de las leyes y su anulación. Por el aumento del presupuesto educativo. Por la integridad de la rama, por el respeto de los títulos y la posibilidad de ejercer la docencia, por una educación pública, laica y gratuita, por la libre organización de los estudiantes, por la anulación de las leyes federal y de educación superior. Por la formación de una Federación de Estudiantes Terciarios.

En esta nota

También te puede interesar: