17/09/1999 | 642

Fuera el régimen de la impunidad

El próximo 16 de septiembre se cumple un nuevo aniversario de la «Noche de los lápices», cuando en plena dictadura militar se secuestró, torturó y asesinó a un grupo de estudiantes secundarios de La Plata que se movilizaba por el boleto estudiantil.


Hoy, 23 años después, conmemoraremos la noche de los lápices en medio de una bancarrota generalizada del actual régimen político.


La clase social que hace 23 años financió el golpe de estado, es la que hoy nos somete a los mayores índices de desocupación de la historia, nos destruye la salud y la educación para convertirla en un nuevo negociado capitalista.


La represión, hoy como ayer, es la respuesta que da el régimen para poder descargar la crisis sobre el conjunto de los explotados. Si queda alguna duda basta con ver la publicidad de De la Rúa con su equipo Swat o las declaraciones de Ruckauf llamando «a meter bala» a los delincuentes.


Es que con el verso de combatir la delincuencia, revitalizan a la ‘maldita policía’ y se aprestan a otorgar facultades a las empresas privadas de seguridad, la mano de obra ‘desocupada’ del régimen de la dictadura.


Esto es lo único que puede ofrecer este régimen. Frente al hambre, la desocupación y la miseria, una misma respuesta: represión, represión y más represión.


Con este plan político concurrió la UJS a la reunión de colegios secundarios del sábado 4. Con la presencia de unos 70 representantes de 30 colegios se votó la realización de la marcha y las campañas previas de charlas, actos y murales hacia el 16 de septiembre.


En la misma asamblea se fijaron dos posturas tan claras como encontradas: los que pretendían imponer un carácter puramente testimonial y los que queríamos convertir la marcha en una jornada de lucha contra el régimen de Duhalde y De la Rúa.


Los primeros (Pc, Patria Libre, Mas) plantearon realizar una marcha desde la casa de Etchecolatz al Pizzurno bajo ‘consignas’ democratizantes como «los lápices seguimos escribiendo» o «por siempre libertad». La UJS planteó movilizarse de Congreso a Plaza de Mayo bajo las consignas de «Castigo a los asesinos de ayer y de hoy», «Por la disolución del aparato represivo», «Anulación de la Ley federal de Educación» y «Libertad a Raúl Castells». Finalmente la asamblea votó lo planteado por la UJS, menos la consigna de libertad a Raúl Castells, a la que el PC se opuso enérgicamente (ver nota).


La UJS realizará una vasta campaña para que todos los secundarios y el conjunto de la juventud se movilice el jueves 16, para terminar con el régimen podrido de la impunidad y la represión. Hay que ganar las calles con pancartas y banderas, exigiendo la inmediata libertad a Castells y a todos los luchadores populares perseguidos por la justicia patronal.

También te puede interesar:

El comienzo de la crisis terminal de la centroizquierda argentina. Escribe Néstor Pitrola.
Defienden los negocios de las patronales del transporte
Necrológica de un ajustador y represor que gobernó apoyado en el progresismo argentino