19/12/1995 | 478

“Por una UJS de masas”

Los combates de la juventud y la lucha del PO y la UJS por organizar una juventud revolucionaria de masas ocuparon una especial atención en el debate de un Congreso que se caracterizó por la masiva participación de delegados juveniles de todos los rincones del país e, incluso, por el ingreso al Comité Nacional del PO de destacados compañeros organizadores de la UJS en las barriadas, en los colegios y en la universidad. El Congreso aprobó una “Resolución política general sobre la juventud”, que a continuación resumimos. 


“Resolución política general sobre la juventud”


1.- Ascenso de la juventud con alcances revolucionarios


La creciente intervención de la juventud en las múltiples luchas reivindicativas es un elemento clave del actual proceso político. El ascenso del movimiento juvenil, que tiene un carácter muy amplio y alcance nacional, constituye una manifestación inconfundible del carácter pre-revolucionario de la actual etapa de la lucha de clases. 


Este movimiento se manifiesta por medio de la acción directa y el rechazo a la política democratizante. Como parte y expresión de este proceso se constituye y desarrolla la Coordinadora de Estudiantes Secundarios de Capital y Gran Buenos Aires. La Coordinadora se ha constituido en dirección del movimiento estudiantil secundario de Capital y Gran Buenos Aires y es uno de los puntos altos de organización de masas independiente de la juventud. El surgimiento y desarrollo de cuerpos de delegados, las masivas Asambleas en la Universidad, la tendencia de masas a crear una oposición al franjismo en la educación superior, es expresión del mismo fenómeno. Esto último se probó en la convocatoria al “encuentro nacional del movimiento estudiantil” en Córdoba, en julio pasado, cuyas posibilidades fueron abortadas por la política de la izquierda democratizante.


2) La juventud y el movimiento obrero


El centroizquierda y, en general, las corrientes pequeñoburguesas y burguesas, plantean la cuestión de la juventud como un problema generacional y tratan a las movilizaciones juveniles disociadas de la lucha de clases. Se considera, inclusive, a la juventud como un “nuevo movimiento social”, en oposición a la propia lucha de clases.


El movimiento de la juventud no es un movimiento ‘nuevo’; surge como parte del proceso de descomposición capitalista. Con la declinación histórica del capital —donde predominan las crisis económicas catastróficas, el militarismo desenfrenado y las guerras, la violencia estatal y la reacción política sistemática—, las más amplias capas de la juventud pasan a formar parte del ejército de reserva de los desocupados, a ser carne de cañón de las guerras imperialistas, a sufrir de un modo particular el carácter opresivo de la sociedad, etc… Las capas medias de la juventud que crecen en los lugares de estudio, se ven afectadas por la política capitalista de descalificación y destrucción de conquistas educativas. 


El partido revolucionario, en consecuencia, debe abordar la organización de la juventud como un elemento concurrente a la organización independiente de las masas explotadas. 


3) La experiencia histórica


La lucha contra el militarismo burgués y contra la desocupación fueron las principales reivindicaciones que animaron en su momento el desarrollo masivo de las juventudes socialistas… La cuestión de la autonomía de la organización juvenil se convirtió en un problema que separó al ala revolucionaria del oportunismo socialista. Lenin planteó que “sin una total independencia, la juventud no podrá formar de sí misma buenos socialistas, ni prepararse para llevar el socialismo hacia delante” (1916). La juventud debe ser una verdadera ‘escuela de comunismo’: “sólo ligando cada paso de su instrucción, de su educación y de su formación a la lucha incesante de los proletarios y los trabajadores puede la nueva generación aprender el comunismo” (Lenin, 1920). … La Cuarta Internacional y Trotsky retoman la tradición bolchevique sobre la organización de la juventud e impulsan la formación de una organización internacional de la juventud de la Cuarta Internacional. 


4) Nuestro desarrollo reciente


La UJS se desarrolló en el último período como parte del proceso de ascenso de la juventud. En el último año ha habido un crecimiento muy importante de sus filas (duplicación de sus militantes). El ascenso más notorio es en secundarios, donde está acompañado, en la Capital y Gran Buenos Aires, por una conquista muy importante de posiciones en organismos del movimiento estudiantil.


La respuesta que hemos dado a este fenómeno es totalmente insuficiente. Es cierto que ha habido un progreso en la salida del órgano de prensa de la juventud, pero todavía no es regular la salida de ‘La Caldera’ ni el funcionamiento del equipo de edición. Es cierto que pudimos desarrollar una lucha por la Coordinadora, pero no alcanzó las características de un plan de conjunto, ni tampoco permitió un desarrollo claro de actividades masivas, una estructuración de coordinadoras regionales conforme a un plan, instancias de agitación política más allá de las manifestaciones callejeras, etc.


Es cierto que se logró un funcionamiento regular de la “comisión de la juventud”, que actuó, de hecho, como el embrión de una dirección juvenil. Pero no hay un plan de desarrollo, una política de selección de cuadros, una asignacíon clara de tareas en conjunto con los comités del partido, etc… Corresponde, por lo tanto, determinar la política para una nueva etapa de nuestro crecimiento y adoptar todas las resoluciones que correspondan. Es un aspecto clave de las resoluciones que adopte el VIIº Congreso del Partido Obrero.



5) Por una UJS de masas


Esta es la consigna que debe presidir el desarrollo de nuestra organización. Significa, concretamente, que la organización revolucionaria de masas de la juventud pasa hoy por la construcción de la UJS … 


La elaboración concreta de una plataforma de reivindicaciones, que sirva para dar una salida a la verdadera ‘explosión’ de reclamos que existen en la juventud, que incorpore aquellas consignas que representen una alternativa concreta para superar problemas, atropellos, discriminaciones, es una tarea que ya forma parte —en los capítulos respectivos— de la plataforma, que debe ser el eje mismo de reclutamiento y organización de la juventud.


El propósito es construir una organización de agitadores y organizadores, no sólo de ‘explicadores’ ni de ideólogos. La organización de la juventud es análoga a la de un sindicato en lo que se refiere a la integración masiva de los ‘afiliados’ para pelear por sus reclamos fundamentales, para encontrar una vía de resolución a los problemas más acuciantes por medio de la acción directa… Pero la UJS de masas no es una organización sindical sino política, porque se propone dar a la actividad reivindicativa y organizada de la juventud un norte estratégico (la lucha por el gobierno de los trabajadores y el socialismo, por la expropiación del capital y la abolición de la explotación del hombre por el hombre).


6) Plataforma de lucha 


Nuestra consigna es: “organizar las luchas en curso”, es decir, impulsarlas incondicionalmente, traducir positivamente sus reclamos frente al poder y darles los medios para que se expresen con amplitud por todas las vías, por medio de una acción sistemática actos, manifestaciones, festivales, radios abiertas, etc. 


1. Fuera la represión, juicio y castigo a los asesinos de Carrasco y a todos los crímenes impunes contra la juventud. Sigamos el camino del acto-festival de la UJS de Neuquén y el de la Coordinadora Secundaria de la Capital. Libertad para la juventud: basta de ‘razzias’ e intimidación en los barrios y lugares de concentración juveniles. Acción de masas contra la represión. Derogación de los edictos policiales y de toda disposición análoga. Libertad para los trabajadores: Panario fuera de la cárcel, cese de persecución a los delegados sindicales. Por una Navidad sin presos políticos.


2. Ingreso irrestricto a la Universidad. Quebrar el filtro del CPI de Medicina de la UBA. Impedir el limitacionismo cada vez más acentuado en los cursos de ingreso en Córdoba y la UTN de todo el país. No a la implantación de aranceles para el ingreso, como los de Tucumán. Fuera los cupos a la inscripción a materias en las facultades. No a la aplicación de la Ley de Educación Superior del Banco Mundial y el clero: boicot a las asambleas universitarias para imponer el arancel y la privatización.


3. Los estudiantes técnicos de Córdoba se han lanzado a las calles junto a sus padres y docentes, en defensa de sus títulos y carreras (que se quieren abolir con la introducción inmediata de la polimodal y el despido masivo de docentes). Los artísticos vienen movilizándose en el mismo sentido. A la lucha con esta consigna: “no a la destrucción de la enseñanza media, por la defensa de los títulos de las escuelas artísticas y secundarias. Educación laica, pública y gratuita”.


4. El desempleo está haciendo estragos entre la juventud, que inclusive abandona la búsqueda de trabajo por la falta de oportunidades, las filas interminables y humillantes, la superexplotación. Planteamos: seguro al parado desde los 16 años: éste es el reclamo para unificar a la juventud desempleada u ocupada en condiciones de completa precariedad. Por la organización masiva de coordinadoras de la juventud sin trabajo y su manifestación ante los municipios y centros de poder regional y nacional. Por el derecho al trabajo.


7) Convocatoria al Congreso de la UJS 


Sobre la base de esta plataforma, convocamos a la realización del Congreso Nacional de la UJS para la segunda quincena de mayo. La preparación, las campañas que plantea y la movilización por el Congreso es la forma práctica de poner ya en marcha la construcción de la UJS de masas. Se trata de una tarea de carácter proselitista, para organizar en la UJS a centenares de activistas de la juventud estudiantil, barrial y obrera, culminando en el Congreso con una gran movilización nacional. El propósito es, también, el de superar la actual organización de la UJS, dándole un carácter nacional a la misma, y lograr un salto en la intervención política que nos coloque como dirigentes del movimiento de la juventud.

En esta nota