27/07/1994 | 424

Que la muerte de Gustavo Velázquez no quede impune

Por Gustavo

EL 18 de julio se produjo el atentado a la AMIA. En él murió Gustavo Velázquez, ex compañero del Pellegrini y ex compañero mío de división. Además de él, ha muerto numerosa cantidad de jóvenes y trabajadores, lo que muestra que esto fue un atentado en contra de la juventud, los trabajadores y el pueblo todo.


Ante todo esto, desde la lista 1 del Pellegrini estamos impulsando distintas iniciativas. Una es hacer una colecta para ayudar a los familiares de Gustavo, que quedaron en la calle. También estamos organizando charlas-debate que ayuden a esclarecer el carácter discriminatorio y antipopular del atentado. Pero esto no puede quedar aquí, ya que el gobierno junto, con el SIDE, la CIA y el Mossad, están armando todo un operativo de encubrimiento para que esta masacre quede impune. Es más que obvio que detrás de este atentado hay intereses políticos y económicos que los gobiernos de Argentina, Israel y EE.UU. no quieren que se descubran, y es por eso que estos organismos no quieren que se encuentre a los culpables.


Pero para peor, aprovechando esta situación, el gobierno ha metido por la ventana la supersecretaría, la cual tendrá la función de reprimir a los trabajadores y a la juventud que se están movilizando.


Es por eso que es fundamental reclamar una comisión independiente del gobierno que investigue este atentado y otros que han afectado al pueblo como el asesinato de Omar Carrasco y las agresiones a los periodistas. No queremos que se cree ningún organismo para reprimir al pueblo, no a la supersecretaría. Que se encuentre a los culpables de la muerte de Gustavo Velázquez y de todas las demás víctimas del atentado.

También te puede interesar:

La suerte de “guerra fría” que propicia el gobierno de Biden alimenta las tendencias a una “guerra caliente”.Escribe Pablo Heller.
Sobre el llamado a un acuerdo de consenso en el Council of the Americas y una contrapropuesta de ocho puntos de Juntos por el Cambio.
120 aniversario de una ignominia yanqui.
La encrucijada de Macron en el norte de África.