04/06/1998 | 587

Triunfa la huelga estudiantil

Como dijimos la semana pasada (PO 586), la resolución del Consejo Provincial de Educación (CPE) de suspender la aplicación de la resolución 597/98 es un gran triunfo de la movilización estudiantil-docente-popular. Esa resolución ponía en marcha la reforma de los programas de formación docente, antesala de la primarización de la escuela media (7º y 8º) y de la transformación en ‘polimodales’ de los 3º, 4º y 5º años secundarios.


El CPE suspendió la aplicación de la resolución antieducativa y privatista bajo la presión de las 3 semanas de ocupaciones de los Institutos Terciarios, de los colegios secundarios y facultades; por las masivas marchas y cortes de calles; por los paros solidarios de la docencia.


La suspensión del CPE fue concebida como una maniobra para desactivar el gran movimiento de lucha, para reintentar su aplicación más adelante. El reclamo de «suspensión de la resolución 597» fue emitido por «unanimidad» por la Comisión de Educación de la Legislatura Provincial y tenía por «objeto someter a discusión la aplicación de la Ley Federal y descomprimir el conflicto que ya lleva 21 días con varios institutos, colegios y facultades tomados por sus alumnos» (La Mañana del Sur, 20/5). La Alianza votó en esa comisión junto al Movimiento Popular Neuquino y al PJ, oponiéndose al reclamo de las masas en lucha por la derogación de la 597.


Este pronunciamiento «tuvo una acogida favorable en el gobierno que lo consideró como ‘solicitud legítima y respetuosa’ porque viene de los verdaderos representantes del pueblo» (ídem). ¡La movilizaación de los estudiantes y el pueblo no lo son!


El gobierno dictó entonces la suspensión para desmovilizar y dividir la lucha. La burocracia del sindicato docente (Aten) fue la primera en anotarse en la maniobra. Primero tardó 10 días en darse por‘enterada’ del conflicto. Luego el apoyo fue a cuentagotas. Y apenas salió la resolución del CPE con la suspensión «en un gesto que se corresponde con la decisión oficial… el gremio de los maestros … interrumpió el programa de huelgas que llevó adelante durante dos semanas» (Río Negro, 23/5).


Sin embargo, la maniobra le fracasó por completo al gobierno antiobrero y a la ‘oposición’ aliancista. Los estudiantes, impulsados por la Coordinadora de Estudiantes Terciarios (CET) votaron en Asambleas seguir la lucha hasta que la resolución 597 fuera derogada. También la Coordinadora de Secundaria (CES) realizó un plenario de 19 colegios ocupados que, con mandatos de asamblea, tomó la misma resolución. En las facultades ocupadas, asambleas votaron mantener las mismas —a pesar de las promesas de Sapag de que se les reconocería sus títulos para ejercer la docencia en la provincia.


La lucha en el gremio docente


Las directivas de Aten (Capital y provincial) entraron a la lucha con gran retraso, presionadas por la amplia movilización estudiantil, por las simpatías que despertaba en la base docente y por la agitación que desde el primer día realizó la agrupación Tribuna Docente y otros sectores combativos. Esa actitud de desgano y de desmovilización no sólo fue denunciada por Tribuna. La agrupación «Docentes en Marcha» (ligada al Mst) declaró que «la directiva no ha salido a recorrer las escuelas para discutir con los compañeros y se ha negado en la semana pasada a convocar asambleas…» y que «las medidas lanzadas por el gremio son el resultado de la presión de los estudiantes y la base docente».


La directiva de Aten Capital realizó el sábado 23/5 un «Encuentro Nacional» para «luchar contra la Ley Federal de Educación». Qué muestra de hipocresía, convocar a luchar contra la ley educativa menemista en el mismo momento que esa directiva renunciaba a la lucha contra la implementación de esta ley.


Los docentes de Tribuna lo denunciaron en una carta distruibuida en dicho ‘encuentro’ y llamaron, junto a otros sectores, a una autoconvocatoria (ver recuadro) para retomar el plan de lucha.


La continuidad de la lucha estudiantil y la presión en la base obligó a la CTA local a convocar a un paro activo (al que adhirió Aten) para el viernes 29. Esto dio lugar a una movilización de 3000 personas y a un nuevo paro y movilización para el martes 2 de junio frente al CPE.


Marchar a la huelga general educativa


El gobierno trata de quebrar la lucha. Ora amenaza con cerrar los colegios, ora con aplicar sanciones masivas a los huelguistas. La CES y otras organizaciones se han pronunciado por incorporar al programa de lucha, también la anulación de la circular 0/11, con la que se pretende dejar libre ‘por faltas’ a los alumnos en huelga. El gobierno al suspender la resolución 97/98 reconoce la justeza del reclamo. ¿Por qué entonces va a descontar salarios a los docentes o imponer faltas y dejar libres a los alumnos?


Para vencer hay que volcar todo el peso de la ‘comunidad educativa’, es decir, del pueblo trabajador. Las vacilaciones en extender el conflicto a la masa estudiantil y docente es lo que da aire al sapagismo para mantener su ‘intransigencia’. Hay que marchar no a la ocupación de tres facultades, sino de toda la universidad. La FUC debe convocar a una Asamblea General Interfacultades para declarar la huelga y la ocupación general de las facultades. Los docentes también tienen que dar este paso. En las barriadas de Neuquén, los padres de alumnos primarios han comenzado a realizar ocupaciones simbólicas en los contraturnos. La huelga general educativa está a la orden del día, para derrotar la resolución 597/98, la circular 0/11 y toda sanción. Para dar un golpe a la ley menemo-sapagista de educación.


La CTA neuquina está ocupada en las trenzas electoralistas dentro de la Alianza regional, en la búsqueda de candidaturas ‘sociales’. El Partido Obrero ha llamado a romper esta subordinación a los partidos patronales y ha reclamado un plan de lucha continuado en apoyo a la lucha estudiantil, en defensa de la educación estatal, laica y gratuita.

En esta nota