09/06/2020

50 años después, el mensaje de las Panteras Negras sigue teniendo un impacto enorme

Su mensaje se viraliza en medio de la rebelión popular en curso

A partir de los asesinatos de George Floyd, Breonna Taylor, y tantos otrxs en manos de la policía estadounidense, la población del país del norte, y en otras partes del mundo, se ha levantado contra la violencia policial hacia la comunidad negra.


Efectivamente, hay una rebelión en curso en el imperio.


Entre tantas noticias sobre este levantamiento, aparece una novedad interesante: en Atlanta, un grupo local que emula a las Panteras Negras marcharon y formaron una línea de defensa armada entre la policía y lxs manifestantes.


En este mismo sentido, frases y contenido de militantes del Partido de las Panteras Negras, se han difundido ampliamente en las redes.


Pero, ¿Quiénes fueron las Panteras Negras?


El Partido de las Panteras Negras fue fundado por dos estudiantes, Huey Newton y Bobby Seal, en 1966 a partir de las condiciones de extrema pobreza en las que vivía la comunidad negra en ese entonces, así como también para luchar contra la brutalidad policial. Las Panteras Negras le dieron un canal político organizado a la radicalización de la comunidad negra que venía de la intensa lucha contra la segregación en el sur de Estados Unidos y empezaba a explotar en rebeliones en las ciudades del norte en la segunda mitad de la década.


De esta manera, agarrándose de la 2da enmienda de la Constitución (que permite a los civiles la portación de armas), las Panteras Negras formaron patrullas armadas que seguían a los policías en Oakland para evitar la violencia institucional. A medida que el Partido fue creciendo, también creció su intervención desarrollando actividades barriales como comedores y merenderos para los sectores más pobres de la comunidad.


Sin embargo, lejos de realizar un trabajo meramente asistencial, el Partido caracterizaba al capitalismo como el principal opresor de la comunidad negra. En su programa exigía educación, trabajo, tierra, vivienda, así como juicios justos con jurados de la comunidad ya que la mayor parte de la población carcelaria era negra.


En 1968 el FBI empezó una serie de operaciones contra “grupos negros de odio”, y declaró a las Panteras Negras como la mayor amenaza interna de los Estados Unidos. Sus miembros fueron sistemáticamente asesinados y encarcelados. Fueron infiltrados para promover divisiones. A principios de los años 70 la organización implosionó, bajo el efecto de esta embestida, dando lugar a una disgregación en grupos políticos divergentes, muchos de ellos esencialmente locales. Al día de hoy, 54 presos políticos de las Panteras Negras y otras organizaciones de la época, como Mumia Abu-Jamal, siguen en las cárceles de Estados Unidos.



El impacto de las Panteras, 50 años después


Más allá de los límites que tuvo la experiencia del Partido de las Panteras Negras, la rebelión popular actual del pueblo estadounidense, busca en esa experiencia, y en otras, la continuidad de un hilo de lucha revolucionaria en el país. Angela Davis, profesora universitaria y ex militante de las Panteras Negras, aparece en un video señalando que “producto de cómo está organizada la sociedad actualmente, y por la violencia que sufren los oprimidos, las explosiones son esperables”. En este mismo sentido, también se difunde un video de Fred Hampton, militante de las Panteras Negras asesinado por el FBI y la policía, donde se dirige a la comunidad negra, a la población blanca pobre y a los latinoamericanos diciendo “no vamos a combatir el fuego con fuego, vamos a combatirlo con agua. No vamos a combatir al capitalismo con capitalismo negro, vamos a combatirlo con socialismo. No vamos a combatir a los cerdos reaccionarios con reacción, vamos a combatirlos con una revolución proletaria internacional”. En ese mismo discurso, Hampton explica cómo el racismo es impulsado por la clase dominante para dividir a la clase obrera y que esta no saque la conclusión de que es ella el verdadero enemigo.



La salida está en las calles


La población estadounidense en lucha levanta las consignas “Black Lives Matter” (Las Vidas Negras Importan), desmantelamiento de la policía, abolición de la policía, y denuncia que el racismo policial no es cuestión de una “manzana podrida”, sino que es un problema intrínseco del sistema.


El Partido Demócrata busca canalizar, en vísperas de las elecciones, el descontento de una gran parte de la población estadounidense en la candidatura de Biden como oposición a Trump. Pero la frase de “la policía debe disparar en el pie en vez de en el corazón” salida de la boca de Biden, ha generado furia en los sectores más radicalizados del movimiento.


Siendo efectivamente un problema de régimen, ni Biden ni el Partido Demócrata darán una salida real a los reclamos del movimiento. Para desmantelar la policía y para terminar con la opresión a la comunidad negra, es fundamental arribar a la conclusión de “combatir al capitalismo con socialismo”. Para ello es necesario la formación de un partido revolucionario que vaya a fondo con los planteos de la comunidad negra, de la mano de la clase obrera estadounidense en su conjunto.


¡Viva la rebelión en Estados Unidos!