17/08/2000 | 677

«Arana apunta a liquidar el Sindicato Municipal»

El activismo del gremio municipal de Montevideo está realizando una experiencia política única. Bajo el golpe de los ataques flexibilizadores, de la reducción de salarios y de la privatización de servicios que lleva adelante el gobierno municipal, se han visto obligados a enfrentar al gobierno que la inmensa mayoría de los muncipales votó y consideraba como propio: el gobierno del Frente Amplio-Encuentro Popular.


Esta experiencia política es completa. Han sufrido en carne propia la represión policial, las amenazas de sanciones y el descuento de los días de paro. Han visto cómo el ‘gobierno popular‘ se aliaba con el gobierno nacional para enfrentarlos y cómo la Mesa Política del Frente Amplio repudiaba sus tan elementales reclamos: impedir la flexibilización que lleva al despido de cientos de compañeros y rechazar la rebaja de un salario municipal que aún antes de la rebaja estaba lejos no ya de la canasta familiar sino de la media canasta familiar. Han visto a la burocracia del PIT-CNT rechazar los reclamos de Adeom y respaldar al gobierno municipal del FA-EP, que se niega a recibir a los representantes del sindicato.


Esta experiencia está dando lugar a conclusiones políticas sobre la naturaleza antiobrera de esta ‘izquierda amplia y unitaria’. En la última edición de Prensa Obrera hemos publicado una carta firmada por dos miembros del Comité de Base de Mantenimiento Vial que se preguntaban: «¿Estos son los progresistas? ¿Este es el cambio a la uruguaya?». En esta edición de Prensa Obrera extractamos dos largos reportajes, tomados de Tribuna de los Trabajadores, periódico del Partido de los Trabajadores de Uruguay.

También te puede interesar:

Se cayó la versión trucha de la Bonaerense sobre Chano Charpentier, pero el gobierno sigue avalando el accionar policial.
Sucedió en Plaza de la Intendencia, una nueva agresión de la policía del gobernador Juan Schiaretti.
Cánticos fascistizantes en el entrenamiento de la policía de Chubut.
El ministro de Seguridad bonaerense busca avanzar con un reforzamiento represivo.