30/12/2020
BRASIL

Balance de las elecciones municipales y la integración de la izquierda en las listas del PSOL

Debate con el PTS.

Un reciente artículo del Movimiento Revolucionario de los Trabajadores (MRT) de Brasil -reproducido por el PTS de Argentina- polemiza con nuestro Partido Obrero sobre el balance de las recientes elecciones municipales.

Fuerte electoralismo en el apoyo al PSOL

El MRT-PTS intenta apartar el eje central de la discusión. Maniobra para ocultar que integró las listas frentepopulistas del PSOL, con “candidaturas democráticas” o el nombre que les quiera poner. El PSOL les ha permitido integrar las listas del MTR-PTS dentro del lema común. Los votos de cada lista se suman a los votos de las otras listas del PSOL, acumulándose a favor del lema más votado. Son colectoras. En estas elecciones municipales, el MRT-PTS presentó listas dentro del PSOL solo para concejales (vereadores), pero no se le permitía presentar lista propia para intendente (prefecto). Aparecía objetivamente apoyando a los prefectos. No llamó a votar en blanco contra las candidaturas derechistas de Boulos y Erundina en San Pablo.

¿Es o no es así? Esto ¿ayudó a avanzar en el esclarecimiento del rol frentepopulista de conciliación de clases que juega el PSOL y sus candidatos derechistas?

El MRT-PTS se autojustifica de haber adoptado esta actitud debido… al golpe de 2016 y la nueva institucionalidad golpista, que le da su impronta “autoritaria” al “sistema electoral brasileño”. Pero su política de ser parte del PSOL es anterior al golpe del 2016. El MRT se fundó varios años antes, con una campaña pública de pronunciamientos para que la dirección del PSOL le permita ingresar. Y ya fue candidato “democrático” del PSOL en elecciones anteriores al golpe del 2016. Lo de la “institucionalidad golpista” para justificar su participación y pedido de integración al PSOL, es puro cuento. La del MRT-PTS es, lamentablemente, una política orgánica de sumarse a la construcción de un partido “amplio”, de un “partido de tendencias”, empujado por una fuerte tendencia electoralista.

A fondo

El MRT-PTS nos critica porque en la primera vuelta planteamos el apoyo electoral al PSTU que estaba en condiciones de presentarse. “El PO encubre al ala derecha del PSTU”, nos acusa el artículo del MRT-PTS. Esto, porque el PSTU no se opuso al golpe… del 2016, donde el Senado destituyó a la presidenta Dilma Rousseff. Cosa que tampoco hizo el propio PT de Lula que respeto la “institucionalidad” de la votación del senado golpista.

Embellece por otra parte al “ala izquierda” del PSTU. ¿Cuál es esta “ala izquierda”? La dirigida por Valerio Arcady, que rompió hace unos años con el PSTU, para incorporarse al PSOL con planteos claramente frentepopulistas y oportunistas.

El MRT-PTS desprecia al PSTU, a pesar de que este tiene una inserción minoritaria, pero real, en sectores del movimiento obrero, a diferencia del PSOL que es solo una maquinaria electoral-parlamentaria de pequeños burgueses arribistas. Lo hace porque le pesa una orientación electoralista.

El PO planteó votar al PSTU por su ubicación en la coyuntura actual y por su composición de clase. No ocultamos nuestras diferencias que son muy severas en diferentes planos, entre los cuales, se incluye nuestra crítica frente a la conducta del PSTU en oportunidad del juicio político que concluyó con la destitución de Dilma Roussef. Pero, sin soslayar esta circunstancia, se trata de la única alternativa, de izquierda obrera, que se presentó planteando la lucha por un gobierno de trabajadores.

¿Por qué el MRT-PTS no se anotó con “candidaturas democráticas” en las listas del PSTU y sí lo hizo en las listas del PSOL?

Si el MRT-PTS se desespera por entrar, por estar en las listas, por volcar todo su aparato en apoyo al PSOL electoralista es… porque tiene una profunda tendencia electoralista. Esta se evidencia cada día más como tendencia de toda la corriente en la que militan el MRT de Brasil y el PTS de Argentina, la llamada FT-CI (Fracción Trotskista-Cuarta Internacional).

En Francia, su defensa durante largos años del NPA, otro partido de tendencias, lo llevó también a apoyar el frente electoral -en las últimas elecciones municipales- con Francia Insumisa, una corriente populista nacionalista en Burdeos. Posición que el PTS defendió con uñas y dientes durante mucho tiempo como un logro clasista y que tenía como móvil central rasguñar algún cargo de concejal.

La clase obrera y los explotados de Brasil necesitan de la construcción de un partido revolucionario, independiente del Estado y la burguesía, que intervenga cotidianamente en forma centralizada en la lucha de clases con la estrategia de lucha por un gobierno de trabajadores. Y eso no es el PSOL.

El PSOL ¿impulsa un desarrollo de la lucha de clases y/o canaliza una lucha contra la reacción? De ninguna manera, porque no interviene en la lucha de clases. Tampoco es un canal de la movilización de masas. Es, peligrosamente, una corriente que viene a completar la política de conciliación de clases del frente popular que desarrollan el PT y Lula.

Balanceando los resultados electorales, Boulos, el candidato del PSOL en San Pablo, anunció su objetivo estratégico: “demostramos que la izquierda unida puede derrotar al fascismo”. Llamó a Lula y a Ciro (dirigentes de partidos burgueses centroizquierdistas) a la unidad: “voy a batallar a partir de mañana para que el ejemplo de San Pablo inspire a una construcción unitaria de la izquierda para derrotar al bolsonarismo en Brasil”. Relativamente, hacia su izquierda ya lo logró, porque incluso el “bloque revolucionario” del MRT-PTS -con sus críticas- integró sus listas.

Ningún militante marxista puede estar en contra de que los revolucionarios participen en los procesos electorales para usarlos como tribuna de propaganda revolucionaria y hacer avanzar la conciencia de clase de los trabajadores. Y, fundamental, para ganar posiciones (diputaciones), que permitan desde el parlamento profundizar aún más esta orientación.

La participación del MRT-PTS en las listas del PSOL no favorece esta labor.

Retomar el rumbo de la Conferencia Latinoamericana

El debate iniciado por el MRT-PTS con su artículo vuelve a poner sobre el candelero la divisoria de aguas que quedó expuesta en la Conferencia Latinoamericana en torno a la estrategia de la izquierda: si defendemos la independencia política y la lucha estratégica por un gobierno de trabajadores y por la construcción de partidos revolucionarios o lo que prevalece son las tendencias al electoralismo y la conciliación de clases y como resultado de ello, que la izquierda termine de apéndice de “partidos amplios” o coaliciones con fronteras de clase difusas.

Llamamos a desarrollar la polémica sobre estas cuestiones cruciales pero en el marco del frente único, impulsando la acción común de modo tal de crear un polo político en América Latina que contribuya a llevar las grandes luchas y rebeliones que se avecinan a la victoria. Reiteramos nuestro llamado a la convocatoria de una segunda Conferencia Latinoamericana.

En esta nota

También te puede interesar: