30/09/2016

Brasil: metalúrgicos y petroleros protestan contra el ajuste

La clase obrera brasileña protagonizó el jueves 29 una fuerte jornada nacional de lucha contra las reformas provisional y laboral
Por Tomás Eps @tomaseps


La clase obrera brasileña protagonizó el jueves 29 una fuerte jornada nacional de lucha contra las reformas provisional y laboral impulsadas por el gobierno del golpista Temer, como parte de un paquete de ajuste que incluye también un plan masivo de privatizaciones de empresas estatales.


La jornada tuvo como principales partícipes a metalúrgicos y petroleros. En el caso de los primeros, en huelga por 24 horas, la Confederación Nacional (CNTM) informa un total de 600.000 obreros involucrados. Los petroleros se hallan en lucha contra los avances privatistas sobre Petrobras, que vendrían acompañados con una reducción de las horas extras.


También fueron parte de las protestas los trabajadores bancarios, en huelga hace 25 días por aumentos salariales, los operarios de la Construcción Civil y trabajadores estatales de diversos sectores.


Primeros jaques


La reforma laboral impulsada por el Ejecutivo busca imponer la flexibilización del trabajo, mediante una reorganización de la jornada laboral (que podría incluir jornadas de hasta 12 horas), la extensión de las tercerizaciones, la limitación de las negociaciones paritarias y la modificación del esquema de indemnizaciones, que serían cofinanciadas entre las patronales y los propios trabajadores. En el caso de la reforma previsional, se busca el aumento de la edad jubilatoria, una tendencia internacional también presente en la Argentina.


Según informan diferentes medios, Temer habría decidido postergar el debate sobre la reforma jubilatoria y laboral para 2017, en vistas de la resistencia obrera y también de las elecciones municipales por venir.


Perspectivas


La jornada de lucha forma parte de un intenso derrotero de protestas, en un cuadro de aguda crisis económica y política, con la flagrante impopularidad del gobierno ajustador. Decenas de miles de personas se han movilizados en las calles al grito de “Fuera Temer”.


Sin embargo, la Central Única de Trabajadores (CUT), afín al PT, resiste la convocatoria a una huelga general para quebrar el ajuste e intenta restringir las luchas al reclamo de nuevas elecciones. Tanto el PT como la CUT buscan actuar, de este modo, como un factor de gobernabilidad.


La creciente movilización de la clase obrera, en cambio, manifiesta la gran perspectiva de una huelga general para derrotar el ajuste, y de una lucha a fondo por el tan sentido “Fuera Temer”.

También te puede interesar:

Gran desafío para los trabajadores de Latinoamérica.
Se trata de un incremento de la productividad en medio de suspensiones, despidos y desinversión.
Una jornada que involucró a 15 países.