04/01/2021

China: condenan a la periodista que cubrió el coronavirus en Wuhan

Rechazamos y reclamamos su libertad.

La justicia china condenó a cuatro años de prisión a una periodista ciudadana oriunda de ese país, que cubrió el inicio del brote de coronavirus en Wuhan. Fue arrestada en mayo del año pasado bajo las acusaciones de ”provocar disturbios, dar entrevistas a medios extranjeros y tergiversar maliciosamente información sobre el virus Covid-19”.

China se caracteriza por ser un país en donde la censura es moneda corriente. Bajo la dominación del gobierno y el régimen del Partido Comunista liderado por Xi Jinping, controlan los aspectos fundamentales de dicho país. Un ejemplo claro es la restricción sobre lo que se publica o se busca en internet. Tanto es así que no se puede encontrar información directa sobre, por ejemplo, las protestas de 1989 en la Plaza de Tiananmen, donde la dictadura reprimió brutalmente al pueblo chino que reclamaba más libertades y el fin de la corrupción. Actualmente las aplicaciones más populares como Instagram, Facebook, Twitter, etc. se encuentran bloqueadas para las personas originarias.

Zhang Zhan, periodista y exabogada, viajó a Wuhan, ciudad donde se dieron los primeros brotes de coronavirus, en febrero. Allí decidió mostrar lo que estaba sucediendo mediante las redes sociales denunciando la situación de los hospitales, algo que los medios estatales trataban de maquillar. En los artículos, la periodista llegó a denunciar una grave violación a los derechos humanos dado al mal manejo frente a la pandemia. Pero ella no fue la única censurada. Otros tres periodistas, Chen Qiushi, Fang Bin y Li Zehua, también fueron arrestados tras haber cubierto esos acontecimientos.
La periodista mantuvo su inocencia en todo momento. En junio del año pasado se declaró en huelga de hambre y lo ha mantenido desde entonces. “Cuando la vi la semana pasada, dijo: ‘si me imponen una condena fuerte, rechazaré cualquier alimento hasta el final’. Ella cree que morirá en prisión”, explicó Zhang Keke, uno de sus abogados (Página12, 29/12).

El imperialismo nuevamente metió la cola. Claro está que no se iban a quedar atrás si de repudiar a China se trataba. Tanto Estados Unidos como la Unión Europea salieron a repudiar la condena de Zhang Zhan, disfrazado de solidaridad, ambas potencias denunciaron la censura que rige en este país.

“Su juicio apresurado, al que se negó el acceso a observadores extranjeros, muestra cuán temeroso es el PCCh de los ciudadanos chinos que dicen la verdad”, dijo Mike Pompeo, el hasta ahora secretario de Estado de Estados Unidos que aseguró que en su país siempre apoyará el derecho de los ciudadanos chinos a expresarse libremente. (Infobae, 29/12)

De todo esto, algo quedó a la vista: no está en manos de las potencias imperialistas garantizar la libertad de expresión, sino más bien debe ser impulsado por la clase obrera china. Por eso reivindicamos la importancia de la aparición y la irrupción del proletariado y oprimidos chinos ¡Basta de persecuciones y censuras! ¡Libertad para Zhan Zhan y todos los periodistas detenidxs!

 

También te puede interesar:

Manaos se queda sin oxígeno para los pacientes con Covid-19.
La segunda ola ya llegó, gracias a la desidia patronal.
Polémica por el fallo del juez que obligó a profesionales de la salud a administrar la sustancia tóxica.
Editorial. Escribe Eduardo Salas. El gobierno entre la parálisis y la improvisación.