12/07/2001 | 713

Del Centro Socialista Balcanico «Christian Rakovsky»

Por Editor

¡Fuera los títeres de la Otan en Belgrado! ¡Abajo la Corte imperialista de La Haya! ¡Libertad a Milosevic! ¡Fuera la Otan de los Balcanes! ¡Libertad para todos los pueblos balcánicos contra la intervención imperialista y el chovinismo!


¡Por una Federación Socialista Balcánica!


El Centro Socialista Balcánico «Christian Rakovsky» condena con desprecio y rabia la llamada ‘extradición’ del ex presidente de Yugoslavia Slobodan Milosevic por los títeres de los Estados Unidos y la Otan en Belgrado, la DOS (coalición gobernante), a la llamada Corte Internacional de La Haya. Este acto de gangsterismo pagado con dólares norteamericanos no tiene nada que ver ni con la justicia ni con las masacres cometidas durante las guerras de desintegración de Yugoslavia, alimentadas por el imperialismo. Sólo los pueblos de Yugoslavia tienen el derecho y la obligación de juzgar los actos de todos los dirigentes de su país. Todos estos dirigentes de los países de la Otan culpables de la bárbara destrucción de toda la región durante la última agresión contra Yugoslavia, todos esos gángsters que ahora saludan la ‘extradición’ de Milosevic, no dicen ni hacen nada frente a criminales de guerra tales como Ariel Sharon, su hombre en Israel. El secuestro del dirigente serbio es un paso calculado hacia una mayor desintegración y desestabilización en los Balcanes. Está relacionado con la intervención de la Otan en Macedonia, los movimientos hacia la secesión de Montenegro, la preparación de una nueva serie de guerras de exterminio en el área de los Balcanes instigadas por el imperialismo para imponer su control a toda esta estratégica región y debilitar mutuamente a todos los pueblos balcánicos.


La única salida al caos y a la catástrofe que amenaza a los Balcanes es la unidad por abajo de todos sus pueblos, bajo el liderazgo de la clase obrera, por una lucha común, sobre una base socialista, para expulsar del área a todas las fuerzas imperialistas y sus mercenarios, para derrocar todos los regímenes títeres del capital, para unificar los Balcanes en una poderosa Federación independiente y socialista.

En esta nota