29/04/1999 | 624

EE.UU: No a la ejecución de Mumia

Los siete jueces de la Corte Suprema de Pennsylvania rechazaron por unanimidad la apelación de Mumia Abu-Jamal por un nuevo juicio. Esta decisión significa que Mumia sería ejecutado porque nada de todo el proceso completamente fraudulento será siquiera revisado. En los EE.UU., desde 1996, rige por voto del Congreso, el «Acta de Pena de Muerte Efectiva», por la cual la decisión de las cortes estaduales son definitivas. La Asociación Nacional de Abogados de la Defensa denuncia que esta ley «crea obstáculos arbitrarios y virtualmente insuperables para los prisioneros».


El juicio contra Mumia se basa, de punta a punta, en una mentira. Se lo acusa de matar a un policía sin que nunca se comprobara que la bala asesina partiera del arma que portaba Mumia. Todos los testigos presentados contra Mumia declararon tiempo después haberlo hecho bajo amenaza policial, porque ni siquiera estuvieron allí. El que sí estuvo, dice que el tiro salió de otro lado. Se inventó una declaración autoinculpatoria de Mumia que nunca existió. Todos los jueces de la corte de Pennsylvania son pagados por la Orden Fraternal de la Policía. El juez Sabo, presidente de la Corte, es denunciado por ser el juez que más penas de muerte firmó en todo el país. EE.UU. tiene el mayor porcentaje de presos de todo el mundo, entre ellos, los jóvenes negros y latinos son mayoría.


Apenas se conoció la decisión de la Corte, en noviembre pasado, la campaña contra el asesinato de Mumia se reforzó. Durante los meses de enero y febrero se organizaron actos y movilizaciones en grandes ciudades de todo el país. El 24 de abril pasado, por el cumpleaños de Mumia se organizaron actos en California y Philadelphia.


Lo único que puede frenar la ejecución de Mumia, dirigente de los trabajadores negros, es la movilización internacional por la libertad de Mumia, contra los asesinos que pretenden hundir al mundo en la barbarie.

En esta nota

También te puede interesar:

Un triunfo del activismo y los trabajadores contra la regimentación de la protesta.
El 5 de agosto nos movilizamos a Tribunales.
Crece la lucha por la absolución de Vibares, Oñate y Armoa