15/08/2013 | 1281

Egipto: Un golpe de estado contrarrevolucionario

"Sisi es Mubarak"

La escalada represiva del gobierno militar egipcio ha pegado un nuevo salto. Al cierre de esta edición, el gobierno ha decretado el estado de emergencia y desalojó salvajemente a los acampantes islamistas que venían organizando una protesta contra la represión del régimen. La acción de las fuerzas de seguridad habría dejado un centenar de muertos y un tendal importantísimo de heridos, en la mayor masacre sufrida por la población musulmana desde el comienzo del golpe.


La represión creciente fue acompañada por la concentración del poder en manos de los militares y el afianzamiento del lugar que viene ocupando el llamado "estado profundo" de Egipto, que identifica la masa de funcionarios, políticos y empresarios que ejercían cargos en la época de Mubarak. Juristas y jueces del viejo régimen son quienes integran mayoritaria mente el grupo de "notables" encargados de elaborar la nueva Constitución. La conducción económica ha quedado en manos de viejos personajes liberales, con una dilatada trayectoria bajo el régimen de Mubarak y en la transición posterior orquestada por las fuerzas armadas. Sisi, el jefe del ejército, se reservó para sí el estratégico cargo de ministro de Defensa, y al mismo tiempo el de vice primer ministro. Mansur, el actual presidente y titular del tribunal constitucional, oficia simplemente como un títere de las fuerzas armadas.


De los 25 gobernadores provinciales nombrados por Mansur, 19 son oficiales generales: 17 del ejército y dos de la policía. De los otros seis civiles, dos de ellos son conocidos partidarios del régimen anterior.


En contrapartida, se ha producido el progresivo desplazamiento de las fuerzas laicas y progresistas que apoyaron el golpe.


Esto ha conducido al creciente desgranamiento de la base- más o menos amplia- de fuerzas que respaldaron el golpe de estado. El hecho último, y posiblemente más relevante, es la renuncia que acaba de presentar Al Baradei, uno de los hombres con mayores vasos comunicantes con Occidente y con Estados Unidos, al gabinete. Baradei es una de las principales cabezas de la oposición burguesa laica contra Morsi. El alejamiento de Baradei viene precedido por la deserción del sector ultraislamista de Al Nour, que, presionado por su propia base, debió tomar distancia de los militares.


El mundo árabe y Estados Unidos


Entre sus principales sostenes, el golpe cuenta con las principales monarquías del mundo árabe, empezando por Arabia Saudita y los Emiratos árabes. Cuando la economía egipcia está virtualmente colapsada, ambos estados han inyectado varios miles de millones de dólares, que le están permitiendo el gobierno egipcio pilotear la crisis económica en curso. Para las monarquías árabes, el aplastamiento de Morsi es un tiro por elevación contra el movimiento musulmán que se desarrolla en sus propios países.


Otro apoyo fundamental ha sido el de Estados Unidos, quien no cortó la asistencia económica hasta el momento actual. Aunque el gobierno de Obama viene amenazando con revisar su actitud sicontinúa la escalada represiva del gobierno egipcio, lo cierto es que la administración norteamericana no ha roto lanzas con aquel. Según ciertos analistas, esta actitud formaría parte de un distanciamiento más general de la política norteamericana respecto de los movimientos musulmanes. Ese giro ya se vendría constatando en Siria: allí, el gobierno yanqui viene retaceando el apoyo militar a los rebeldes, entre los cuales el movimiento islámico tiene un lugar destacado.


Perspectivas


El nuevo gobierno no sólo apunta contra el movimiento musulmán, sino que tiene como principal blanco a la rebelión popular. El estado policial, que en poco tiempo se ha vuelto a poner en pie, está dirigido a poner fin al proceso revolucionario que arrancó dos años y medio atrás. Los militares le soltaron la mano al gobierno de los Hermanos Musulmanes cuando constataron que esa carta de contención era sobrepasada por la marea popular.


Pero entre el dicho y el hecho, hay mucho trecho. Junto a las grietas por arriba, empieza a extenderse una reacción por abajo. La bronca con los militares no sólo se circunscribe a la población musulmana, sino que se extiende a crecientes sectores laicos. Aunque todavía minoritariamente, empiezan a aparecer movimientos que vuelven a ganar las calles. Uno de ellos ha hecho concentraciones laicas al margen de las convocatorias oficiales. Se multiplican, por otra parte, los avisos en las redes sociales que denuncian que "Volvemos a los tiempos de Mubarak", y plantean "Abajo con todos los Mubarak. Sisi es Mubarak", Este clima ha encendido las voces de alarma y es lo que explica las presiones crecientes que las potencias occidentales vienen ejerciendo por un compromiso de las fuerzas armadas y los Hermanos musulmanes. El temor, por supuesto, está plenamente fundado.

También te puede interesar: