24/02/2000 | 655

El imperialismo ‘cumple’ con la libertad de pinochet

«La pregunta ya no es si Augusto Pinochet regresará a Chile, sino cuando lo hará, poniendo punto final a 15 meses de entuer­tos diplomáticos y batallas legales”, decía el 1/2 la corresponsal de La Nación en Gran Bretaña, “El retorno de Pinochet a Chile pa­rece ineludible”, anunció antes Le Monde (19/1). “Se lo ve partir”, se regodeaba el Fi­nancial Times (1/2). Es claro que el gobierno centroizquierdista inglés, detrás de los yankis y el Vaticano, hace rato que está empe­ñado en torcer el brazo del reclamo democrá­tico que permitió la detención del genocida.


Si los nacionalistas latinoamericanos es­grimieron a favor del chacal la defensa de la ‘soberanía, los ingleses no fueron menos cí­nicos; él “también tiene derechos humanos”, declaró el ministro Straw, tras dar por váli­dos exámenes que dictaminaron la súbita “demencia senil” de Pinochet. Hubo denun­cias, sin embargo, de la comunidad médica inglesa repudiando la falta de publicidad de ese informe y un ‘contra informe’ que delata­ba sus irregularidades, al tiempo que se di­vulgaba “que Pinochet fingió (la enferme­dad)” con “tres o cuatro píldoras para dormir ingeridas camino al hospital” (ídem, 20/1).


Antes Inglaterra había desmontado los reclamos de extradición desde Bélgica/ Francia y Suiza, e incluso España se había “negado a respaldar una eventual apelación” (ídem, 21/1); todos estos países se vie­ron obligados a reclamar la entrega’’ del in­forme médico ante los reclamos populares. Fue entonces, “ante la hipótesis de que la justicia (inglesa) ordenase (su) entrega” -lo que finalmente ocurrió-,’ que “los gobiernos de España y de Chile” prepararon un “golpe” {El País, 18/2). Bajo la presión del Vaticano, que exigió que se “acabe pronto ‘la odisea de Pinochet” (ídem), se montó una deliberada “filtración” (ídem) dando a conocer el infor­me ‘confidencial” no fue una operación im­provisada” (ídem). Ambos gobiernos conta­ban hace tiempo con el informe (ídem). Aun­que el pinochetismo se coloca ahora como ‘víctima, el objetivo de la filtración ha sido acelerar el retorno del chacal. Hace tiempo ya que el “ejército y la derecha (chilenas) aceptan la ‘humillación de que el veterano y orgulloso general sea liberado por compa­sión” (La Nación, 10/10/99),


Las expectativas en las instituciones ‘de­mocráticas’ del imperialismo no se han con­firmado. En Chile, lamentablemente, se ha llevado a los familiares de las víctimas de la dictadura a una “Mesa de Reparación Histó­rica” junto a las FF.AA.


Para el imperialismo inglés, campeón del belicismo y la barbarie durante la guerra- de Yugoslavia, el’ ‘caso Pinochet’ fue funcio­nal a sus fechorías y las de la Otan en los Balcanes. En otra, lo mismo vale pa­ra el ‘demócrata’ Garzón, un cruzado del combate contra el nacionalismo vasco y la ETA, en España y el mundo entero.

También te puede interesar:

En las calles y con la huelga general.
Justicia para Denisse Cortés. El Estado es responsable.
La docuserie de Netflix relata como el pastor Schäfer constituyó en Chile una secta religiosa que colaboró fuertemente con la dictadura de Pinochet.
La suerte de “guerra fría” que propicia el gobierno de Biden alimenta las tendencias a una “guerra caliente”.Escribe Pablo Heller.
Fuera Piñera y todo el régimen corrupto.